Gantz Club


    Avatar la leyenda de Burai capítulo 24 parte 2

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1571 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Avatar la leyenda de Burai capítulo 24 parte 2

    Mensaje  Diogo Rangel el Dom Ene 08, 2017 11:28 pm

    Burai saltó a un lado cubriéndose detrás de una de las barricadas, pese al frío invierno que azotaba la ciudad el chico estaba empapado en un fuerte sudor que le recorría todo el cuerpo estaba empapado en sudor, su respiración era muy profunda, de su patilla derecha corría un hilo de sangre, su propia sangre tenía también la parte superior derecha de los labios hinchado, una pierna le temblaba, alrededor de la entrada del centro de detención se encontraba lleno de policías y bloqueadores de chi, cientos de ellos, quizás más unos mil acostados boca abajo y boca arriba la mayoría inconscientes, los demás inmovilizados, alrededor de ellos estaban decenas y decenas de patrullas, camiones y robo tanques.
    La policía había creado un perímetro de seguridad para evitar que los civiles salieran heridos o muertos, los reporteros de los principales medios de comunicación, intentaban acercarse, de alguna manera ya habían averiguado que quien estaba causando ese escándalo era el avatar, nadie sabía con certeza como consiguieron esa información pero si querían una historia.
    Burai se quedó agachado detrás del bloque de concreto las balas chocaban contra el una y otra vez, por fin se le acabaron las balas al policía y ya no tenía ningún repuesto, no le quedaba opción debía enfrentar al avatar frente a frente.
    El enemigo dio un ágil salto en el aire mientras que corría a velocidad directo hacia el muro donde el avatar se cubría, este dio un salto ágil y escalo el muro usando solo sus pies paso detrás de el pero el avatar ya no estaba ahí.
    -¿Cómo?-
    Una corriente muy fuerte de aire golpeo al policía directo contra el bloque de concreto, el hombre choco de cara con gran fuerza dejándolo inconsciente.
    Burai se dio la vuelta se escuchaban más patrullas en camino, en ese momento Burai logro escuchar como la radio del hombre inconsciente.
    -hay una balacera en la sucursal del primer banco nacional, refuerzos necesito refuerzos, tenemos un total de veinte agresores fuertemente armados repito…
    Burai se quedó perplejo no podía ser toda la policía estaba siendo enviada para enfrentar a una sola persona que buscaba la libertad de los maestros pero no enviaron refuerzos para encarar a verdaderos criminales.
    -avatar en unos segundos una camioneta pasara a dónde estás-comunicaron a través de un altavoz- sacaran una pantalla de televisión micrófonos y bocinas para emitirte un mensaje
    Burai se quedó en posición de combate mientras que la camioneta blanca con el logotipo de la televisora pintado al lado que tenía una antena en el techo, pasaba al frente del chico el personal, cuatro personas, bajaron de la camioneta y comenzaron a conectar una pantalla una televisión a los equipos de transmisión que tenía la camioneta en su interior.
    Burai desviaba la mirada en caso de que alguien intentara algo, no sabía cuánto faltaba para que si improvisado ejército tomara el palacio y al presidente Vasco, no había tenido oportunidad de comprobar el progreso en las radios que había tomado
    Por fin terminaron de conectar todos los equipos, los encendieron, se trataba de una televisión la más grande que Burai haya visto alguna vez en su vida, el chico avanzó solo un paso mientras que el personal de la televisora, invadidos por el pánico se lanzaron corriendo fuera del alcance de cualquier ataque que Burai pudiera realizar.
    El chico concentró su chi y atrajo el micrófono hasta su mano con el metal control, sabiendo lo que probablemente iba a pasar.
    En la pantalla apareció una podio dónde un hombre viejo de cabello medio largo, las canas que cubrían en su totalidad su cabello y más de la mitad de su barba rubia parecían indicar su larga edad.
    -Buenos días mi joven avatar, sonríe a la cámara-
    Burai desvió la vista ni se había dado cuenta de que el equipo de la televisora había dejado una cámara filmando justo arriba del televisor, Burai siguió desviando la mirada de un lado a otro listo para reaccionaren caso de que fueran a atacarlo mientras lo distraían.
    -tranquilo he dado órdenes de no atacar si lo hacen el o los responsables serán ejecutados junto con sus familias y sus amigos además de que te liberare en seguida-
    Burai no creía en nada de lo que decía peor no le dijo nada solo se quedó en posición de combate listo para lo que sea.
    -bien sigues sin confiar, bueno entonces iré al grano, detente ahora, entrégate pacíficamente y detendremos esta ola de violencia que azota al mundo entero-
    Burai se acercó el micrófono a su boca para hablar, tenía que ganar tiempo para que lo quiten de su precioso altar.
    -si eso es lo que quiere, ordene la retirada de sus tropas de la tribu agua del sur y del pantano , libere los templos del aire y a todos los estados del reino tierra, quite esa estúpida ley de ilegalización de controles y después renuncie a su cargo- le dijo Burai
    La expresión del presidente no cambió está parecía seria pero era una seriedad extraña en su cara sus labios parecían agradecerse sin hacer ninguna mueca que mostrara expresión alguna como si estuviese haciendo un mortal esfuerzo por contener las carcajadas.
    -oh no avatar, eso está muy por encima de mí, incluso si renuncio a mi cargo no podría hacer que quiten esa ley, además de que yo no gobierno el reino tierra ni las tribus del agua, además de que peleare por mi puesto.
    -usted y todos los que le hacen caso son unos monstruos, no tiene sentimiento al ver como su partido solo…-Burai no sabía que palabras usar, tendría que improvisar y rápido como avatar debía mostrarse seguro-…inculca el odio y la indiferencia por todo el mundo, separa familias y mete a inocentes en lugar de culpables, hace unos minutos hubo una alarma porque asaltaron un banco y que hace toda la policía nada prefieren atrapar a alguien que quiere ayudar a otro
    Por fin sonrió, el presidente sonrió de verdad estaba a punto de echarse a reír de algo, Burai ya no podía contenerse más, de verdad deseaba romperle la cara con un puñetazo de aire control enfrente de todo el mundo mientras que firmaba su renuncia.
    -como usted debe saber en estos momentos, la capital del reino tierra ha sido tomada por todos esos grupos de delincuentes que dicen oponerse a mí-
    -¡la mayoría son no maestros a los que ustedes les han quitado sus vidas y a sus familias!-gritó Burai
    -bien no quería llegar a esto pero me ha obligado joven avatar, en estos momentos-el presidente saco un maletín y lo abrió, volteó el maletín mostrando su contenido, eran o parecían ser los controles de alguna especie de computadoras especial pero con una pantalla que encendida solo mostraba algo verde.
    -esto es un control externo, con este control, yo controlo al pacificador una bomba de plutonio de unas quince kilo toneladas de peso, su intensidad es inminente es casi imparable podría destruir las naciones unidas con está bomba, pero que pasaría si la dejo caer en Ba-Sing-Se, mataría a toda esa gente inocente, soldados igualitarios soldados resurgistas, rebeldes y de la nación del fuego, si no te entregas la haré caer sobre ellos, pero si te entregas les perdonaré la vida a todos incluso a tus amigos que están intentando entrar a la fuerza al palacio del consejo.-
    -no le hagas caso- dijo Tenoch de pronto y sin previo aviso.
    Burai volteo a un lado a ver a su amigo que había llegado seguramente por los túneles pero como sabía dónde encontrarlo, quizás los había seguido desde el portal, bonito momento escoge para aparecer.
    -si de verdad fuera a dejar caer esa bomba, lo hubiera hecho mientras que iniciabas el asalto final, incluso si te entregas, la vana detonar pero si lo hacen habría manifestaciones y lo quitarían de su puesto y no pueden matar a toda la población-
    Burai abrió con más fuerza sus ojos, en verdad no lo había visto de esa manera en verdad no harían eso no pueden matarlos a todos.
    -tiene razón no puedes- respondió Burai por el micrófono- no puede matar a toda la población solo por una ley de discriminación, incluso si solo hay no maestros, siempre encontraran una forma de someter a la gen y de arruinar vidas-
    El presidente Vasco dejó atrás toda formalidad y comenzó a reírse con mucha fuerza y a todo volumen quizás se volvió loco o quizás…
    -que…- risas- que ingenuo eres niño- hubo más risas el presidente apenas podía sostenerse de debido a la energía que usaba en reírse.
    -bien si eso quieres entonces dejaré caer la bomba..-. le dio la vuelta al maletín y comenzó a presionar los botones.
    En ese momento se escucharon disparos, pero no venían de la calle, Burai ya se había puesto en guardia listo para defender, pasaron segundos antes de que Burai se diera cuenta de que era del otro lado, ya que el presidente dejó de teclear en el maletín, mientras que a su lado apareció uno de sus guarda espaldas que comenzó a moverlo hacia atrás alejándolo del podio y de la cámara que lo filmaba.
    Burai volteó a ver a Tenoch dudando de que debiera hacer, sabía que acaban de entrar al palco de emisiones y que dentro de poco tomarían al presidente.
    -dame el micrófono- le ordenó Tenoch arrebatándole el micrófono de un tirón y acercándolo a su boca para hablar por el
    -si hay alguien ahí que me escuche, apague ese maletín, no lo destruya solo apáguelo retire la llave y después destruya el maletín.
    Nadie contesto en la pantalla se podía distinguir como unas figuras humanas corrían de un lado a otro disparando con armas de fuego.
    -¿Cómo llegaste aquí?-preguntó Burai viendo de reojo a Tenoch tratando de no descuidar su guardia, pero cansado y con tanto en la cabeza ya era difícil.
    -eso para después-
    En ese momento apareció frente a la pantalla la única persona o una de las únicas personas a las que Burai no esperaba ver en ese momento, aquel anciano de cabello café y canas, sus ropas negras y sus lentes ovalados de color negro.
    -¿Guideon? ¡Tu!-
    -Guideon no respondió este comenzó a teclear en el maletín durante un minuto parecía hacer de una manera muy cuidadosa y muy lenta, como si estuviera siguiendo instrucciones.
    Por fin después de un minuto Guideon por fin terminó de teclear y retiró por fin la llave, este se guardó la llave en su cuello antes de agarrar el maletín completo y azotarlo agresivamente contra el piso muchas veces hasta que termino por romperla.
    Guideon se quedó mirando directamente a la cámara, Burai podía sentir su mirada como si estuviese ahí enfrente de el.
    -No tengo palabras para ti, solo que has llegado muy lejos por eso te felicito Burai, prácticamente tomaste la ciudad por tu cuenta, pero has llegado muy lejos y tus actos tendrán consecuencias, ahora ve al domicilio del comandante Kameo Curbage y ahí te enterarás de la primera verdad, tranquilo nos encargamos de todo, ah si él vive en las afueras al norte de la ciudad, es fácil llegar volando.
    Burai respiraba profundamente no sabía ni que pensar, hasta el momento solo había visto a Guideon en el mundo espiritual, pero nunca en el mundo físico y si rompió aquel computador debía tener cuerpo físico, entonces el era real pero si era una de sus vidas pasadas, eso era imposible.
    -¡espera tu eres una de mis vidas pasadas!- gritó Burai a través del micrófono que se lo arrebató a Tenoch
    Guideon no respondió se quedó callado frente a él con una cara de seriedad, no negó ni asintió con la cabeza ni hizo mueca alguna.
    -¡contesta!-gritó Burai a través del micrófono
    Guideon se dio media vuelta y comenzó a caminar para retirarse y segundos después apareció uno de los primeros reos a los que Burai convenció de ayudarlo junto con otros dos a los que Burai no conocía, los tres sostenían al presidente Vasco
    -a partir de este momento- comenzó a decir el presidente Vasco a través del micrófono puesto en su podio-… hago legal el control en la capital igualitaria, que volverá a hacer llamada la ciudad república de las naciones unidas-
    El presidente atado de manos y piernas, le soltaron la mano derecha, la izquierda desde la perspectiva de Burai y obligado, lo hicieron firmar el acta.
    -tranquilo lo están emitiendo en todo el mundo-le informó Tenoch.
    En esos momentos centenas de miles de personas que miraban sus televisores desde sus casa, oficinas y tiendas comenzaron a aplaudir con fuerza estaban de verdad alegres por recibir esa noticia, por fin estaban a solo unos días de recuperar su libertad, mientras que el presidente vasco seguía informando de decretos y más decretos y firmando y firmando actas.
    La policía que quedaba que acaba de llegar al lugar dónde se encontraban Burai y Tenoch para arrestarlos, bajaron sus armas y comenzaron a ayudar a sus amigos caídos en la peleas.

    La ciudad de Ba-Sing-Se también había sido tomada, quien dirigía los ejércitos, el antiguo general cuatro estrellas del reino tierra se asomaba al balcón con un acta, dicha acta contenía escrita en unas siete páginas a espacio sencillo, una ley en que el uso de controles estaba permitido en Ba-Sing-Se y en todas las ciudades del reino tierra afiliadas a está además de que la policía y el ejército ya no estarían compuestas por bloqueadores de chi, ambos puestos serían compartidos por maestros y por no maestros, en esos momento cerca de dos millones de habitantes comenzaron a aplaudir alegremente mientras que unos estandartes con la bandera del reino tierra se desenrollaban en las paredes frontales del castillo.
    Una vez terminados los aplausos los generales de los ejércitos tanto civiles como rebeldes, esperaron de pie, los líderes habían entrado al interior y ahora se estaban reuniendo, se supone que debían empezar con un acuerdo dónde se legalizaban los controles en el reino tierra y se ordenaba la disolución del partido igualitario y de todo el poder que tenían los bloqueadores de chi.
    Pasaron más de horas en las que todo el mundo permaneció frente a al castillo, la mayoría sentados dónde podían, claro que a los heridos estaban siendo transferidos a los hospitales de la ciudad, el resto de la población estaba atenta a sus televisores, cuando por fin el vocero salió al palco del palacio real, este abrió la carpeta dónde se mostraban las actas ya firmadas y toda la ciudad estalló en aplausos.
    En esos momento también se anunció que el gobierno quedaría provisionalmente manos de un pequeño consejo de siete personas en lo que se organizaban elecciones públicas que serían al iniciar el verano.
    En esos momentos llegó alguien corriendo abriéndose paso entre la multitud tenía demasiada prisa, paso empujando a la gente y malhumorándola, cuando estaba a la mitad del gentío uso tierra control perdió la paciencia se detuvo en medio de la gente y so tierra control para deslizarse por debajo de toda esa gente y salir justo enfrente d ela entrada del palacio dónde dos guardias cruzaron sus armas frente a el formando una equis gigante cuando este dio varios pasos hacia la entrada.
    -no s ele permitirá pasar joven-
    -tengo que daré un mensaje- informó el chico
    -tendrá que esperar- ordenaron ambos guardias.
    -¡no entienden debo informar de esto!-gritó el chico desesperado.
    -tendrá que esperar-
    -un segundo ¿Qué mensaje es?-
    -Bato-le interrumpió el otro guardia.
    -podríamos entregarlo nosotros- intervino el otro guardia.
    El joven ya perdiendo la paciencia quería pasar mientras que los dos guardias comenzaban a pelearse sobre si hacerle caso al chico o no.
    -¡es urgente!-grito con todas sus fuerzas deteniendo la pela entre ambos guardias y llamando la atención de otra docena de guardias que se aproximaban para ver que ocurría, pero el chico no se detuvo y volvió a gritar.
    -¡el presidente Vasco ha sido tomado prisionero y acaba de firmar una ley de legali8zación de controles en las naciones Unidas seguido de su renuncia!- gritó con más fuerza sintiendo como se desgarraba su garganta.
    Los guardias, los catorce guardias, se acercaron más al chico de verdad impactados por lo que acaban de oír.
    -¿¡estás seguro!?-
    -¡y eso no es todo el ejército igualitario de la capital y del reino tierra van hacia la ciudad ya que la tomaron unos reclusos si no me creen enciendan los televisores sintonicen el canal de noticias internacionales!-
    Fue más que obvio que tuvieron que pedir que se sintonizaran los televisores, una vez hecho eso uno de los guardias entro corriendo sin permiso a la sala de guerra dónde estaban los generales y líderes.
    Al principio vieron de mala manera al guardia pero después de que corroboraron la información comenzaron a discutir.
    -no hay tiempo de esto si tenemos que enviar tropas de inmediato a la ciudad, si atrapan o eliminan al avatar el juego acaba- propuso el general de la nación del fuego.
    -el problema es que el ejército que tenemos aquí no llegará a tiempo- intervino el líder rebelde del reino tierra
    -a la ciudad no, pero si podremos intervenir en las tropas del reino tierra que van en camino- opinó el general del reino tierra-
    -hay que llamar al señor del fuego que envié una flota de naves para auxiliar al avatar y gracias a los cielo que tengo varios escuadrones en descanso en la ciudad me comunicaré con ellos de inmediato- intervino Sybilla
    -yo llamaré al señor del fuego tu envía a tus tropas-

    Un bisonte volador pasaba por encima del cielo del atardecer, su jinete Tenoch azotaba con fuerza las cuerdas del bisonte para que este incrementara la velocidad.
    -vamos Lec tu puedes no quieres ver a mi padre el es tu dueño-
    Burai abría los ojos, él se encontraba acostado boca arriba viendo las nubes, habían pasado horas desde que se anunció la renuncia de Vasco que en esos momentos se encontraba prisionero y el palacio estaba resguardado por los prisioneros que fueron liberados cerca de unos sesenta mil, sumados a varias decenas de miles de civiles maestros que aún se encontraban en libertad, si llegaban a ser atacados ellos resistirían el ataque.
    En esos momentos se dirigían a toda prisa hacia la casa del comandante Kameo, dónde habían deducido que estaba el señor Kohama ya que después de revisar la computadora principal de las oficinas del presidente no encontraron rastro de a dónde había sido llevado, no había prisión, reclusorio centro de detención o base militar que dijera que lo tuvieran vivo.
    Pero como habían escuchado que lo tenía un militar supusieron que debía estar en su casa o al menos podrían interrogarlo.
    -¿ya despertaste?-preguntó Tenoch
    -bueno, no estoy del todo bien, ¿Cuánto tiempo he dormido?-preguntó Burai
    El chico no había dormido y en especial en esa noche que estuvo combatiendo sin descanso y sin tregua y si necesitó echarse una pequeña siesta.
    -una hora, ¿estás seguro de esto Burai?-preguntó Tenoch sin molestarse en voltear mostrando un rostro preocupado
    -es lo único que se me ocurre-respondió el chico tratando de calmar al chico aunque su respuesta no era tranquilizadora, sabía el afecto que le tenía Tenoch a su padre y que si este moría Tenoch se deprimiría mucho, pero de ese plan a nada, era mejor ese plan.
    -por lo que nos dijeron ese hombre al que vamos a atacar, es el que casi te mata durante la invasión-informó Tenoch
    Revisaron la computadora y vieron la información de ese hombre y al final las fotografías Burai sabían que era cierto, lo reconoció por las fotos y no pudo evitar sentir una sensación de nervios que le recorrió todo el cuerpo
    -eso no importa, me está vez será diferente, ya soy mucho más fuerte y está vez no iré solo-Minutos después el bisonte volador aterrizó en la zona del centro de la ciudad, ambos chicos bajaron al suelo dejando al animal en la calle.
    -mantente escondida Lec-le ordenó Tenoch.
    El bisonte volador tomó impulso con sus patas y comenzó a volar mientras que rugia, señal de que estaba tranquila o al menos eso entendía Burai.
    -deberíamos estar en el palacio del consejo, quizás el presidente ya firmo el acta y lo que quieras, pero el ejército igualitario, seguirán las órdenes del senado y de muchos otro no lo van a dejar así, puede que ya vayan en camino.
    -tu dijiste Tenoch, pueden pero no lo harán no pueden bombardear la capital-
    Ambos chicos avanzaban por la calle hasta llegar a una enorme casa de tres pisos, era la casa más seria y tenebrosa que Burai había visto incluso de día, estaba pintada de colores oscuros, desde fuera en la calle el chico no podía distinguir la suciedad del interior de las ventanas, era como si la casa no hubiese estado habitada en años.
    Burai con un movimiento de muñeca abrió la puerta de entrada al jardín delantero, no parecía haber nada que los atacara en un descuido, por ahora.
    Burai cerró los ojos y golpeo el piso con los pies para ver las vibraciones de la tierra, la casa no mostraba nada fuera de lo común.
    -andando.
    Ambos chicos entraron al interior de la casa, el estacionamiento estaba al lado, Burai uso sus poderes para abrir la puerta y pasar al interior que parecía estar más que limpio, el piso era de un café oscuro junto con las paredes que tenían mosaicos cuadrados pintados del mismo color café y el techo que era idéntico al piso, le hizo pensar a Burai que acababa de entrar dentro de un gigantesco chocolate.
    Los muebles también ayudaban al tener un tono más o menos igual, lo que ayudo a los chicos a diferenciarlos de la pared, eran otros utensilios de otros materiales que se encontraban por toda la casa.
    Burai volvió a golpear el piso para volver a sentir las vibraciones, una vez más no encontró nada, solo sirvió para darse cuenta de la chimenea tenía menos espacio interior de lo que parecía tenerla por fuera.
    -Burai ira esto- le grito Tenoch que había subido por las escaleras
    El chico se dirigió hacia las escaleras , que también parecían ser de chocolate, y comenzó a subirlas, ya en el segundo piso vio a Tenoch al final del pasillo haciéndole señas para que fuera.
    El chico caminó hacia él y subieron al tercer piso dónde solo había una habitación, pero la diferencia era que está habitación tenía su puerta pintada de blanco.
    -bueno es obvio que está aquí adentro-susurró Burai.
    El chico abrió la puerta con sus poderes y entraron en esa habitación cosa que también sorprendió a ambos chicos, debía tratarse de la única habitación en esa casa que no parecía un chocolate, la pintura verde usada para pintar las paredes estaba casi por completo tapada por cuadros, repisas un librero y hasta armas tanto medievales, espadas, hachas, escudos, como de fuego, rifles y escopetas, incluso tenía un enorme cuadro mucho más grande que todos los demás, que parecía ser un pintura fresca de un militar montado en su caballo sosteniendo una espada en lo alto.
    -mira esto son todos libros de guerra y biografías de soldados- murmuraba Tenoch sosteniendo un sonrisa que indicaba una próxima burla.
    Su burla se detuvo en seco mientras que Burai volvía a golpear el piso para sentir las vibraciones ahora vio como detrás de una de las paredes había una escalera metálica que descendía.
    Tenoch se detuvo a ver uno de los libros no era de guerra ni de historia era un libro infantil, lo conocía su madre se lo había leído cuando era niño, la nostalgia lo invadió y este agarró el libro para examinarlo podría echarle un vistazo, nadie se daría cuenta así que lo abrió.
    El libro no contenía páginas solo un agujero con una llave.
    -mira Burai la llave-
    -Y ya sé dónde entra-repitió Burai-ayúdame con esto- le dijo Burai dirigiéndose al cuadro del jinete.
    Tenoch obedeció y entre ambos comenzaron a cargar el cuadro para quitarlo revelando una puerta, los chicos dejaron el cuadro a un la doy antes de que Burai la forzara Tenoch introdujo la llave en su interior.
    Detrás de esa puerta se encontraban las escaleras metálicas de caracol que descendían y entre ambos comenzaron a bajar uno a la vez.
    Cuando bajaron llegaron a un sótano sumido en la oscuridad dónde solo había una luz muy brillante de color azul, desde la posición de Burai y Tenoch se podía ver una figura en su interior.
    Burai levantó la mano para hacer salir fuego control verde para poder iluminarse mejor.
    -tranquilo no hay nada ni nadie dentro.- le informó Burai a Tenoch mientras que ste comenzaba a caminar acercándose más a esa luz azul.
    Los pasos de Burai y de Tenoch resonaron en la casi absoluta oscuridad de aquel lugar hasta llegar al punto en que podían tocar el contendor de esa luz.
    Burai pensaba que era un foco de luz gigante y que algo estaban fabricando en ese lugar, entonces fue cuando vio la figura que estaba dentro, era una personas, Burai extendió la mano para tocar el vidrió esperando que estuviera caliente pero no estaba prácticamente frio.
    -¿esto es lo que Guideon quería que vieras?-preguntó Tenoch- prosiguió antes de que Burai contestara- una persona congelada, ¿Quién será?-
    La mente de Burai estaba en blanco esa fue la razón por la cual no pudo contestar, su mente se apagó por completo, no tenía ideas de quien era, pero su corazón se aceleró, sería su padre, no imposible, ese comandante no podía saber quiénes eran los familiares de Burai además de que su padre llevaba muerto una década y si lo hubiese averiguado porque no fueron a arrestarlo desde hace mucho.
    La mirada de Burai se fijo en unas escaleras que estaban al lado, Burai las subió y se dirigió hacia arriba del contenedor dónde lo abrió con su metal control.
    -usa estos-intervino Tenoch antes de que Burai metiera las manos en el agua helada.
    Burai volteó mientras que Tenoch le paso unos guantes que había encontrado en una escritorio al lado, el chico se los puso y metió sus manos al agua.
    Tenoch dio un salto hacia arriba usando su aire control colocándose al lado de Burai mientras que el chico sacaba a la persona que estaba dentro. Cuando el cuerpo quedó a fuera por completo entre ambos lo bajaron al piso, ese cuerpo estaba muy rígido.
    Lo pusieron en el suelo y Burai uso ambas manos para darse más luz con fuego control mientras que Burai le daba la vuelta al cuerpo que resultó ser el de una mujer
    -¡no puede ser!-exclamaron los dos al mismo tiempo
    Burai no se lo esperaba esto era mucho, ahora entendía porqué tenía que verlo, era el cadáver de Korra, conservado en hielo después de la muerte
    -¿entonces este sujeto mató a Korra?-preguntó Tenoch
    -seguramente-
    -Burai dejémosla dónde la encontramos y vayámonos, habrá tiempo de pensar en esto después-
    Burai se negó a dejar a Korra en ese lugar así que decidió llevarla con ellos, quizás podría hacer una mejor sepultura para ella, no era por ser su vida pasada si no porqué Korra lo merecía, el chico la cargo en sus espaldas mientras que Tenoch lo seguía por detrás cuando salieron de la casa a la calle, vieron como una docena de soldados los rodeaban apuntándoles con sus armas.
    -avatar Burai suelte a esa persona y entréguese con las manos en alto- dijeron por el altavoz.
    -Tenoch cuida a Korra- dijo Burai dejando a Korra en el piso.
    -de eso nada yo peleo contigo-
    -es mi batalla-.
    -somos amigos no-
    Burai piso levemente el piso con su pie y enfrente de ellos salió una pared de tierra que los cubrió a ambos protegiéndolos a ambos de la ráfaga de balas.
    -¡basta!-gritó alguien entre la multitud
    El fuego y los disparos cesaron mientras que alguien se adelantaba al resto de los soldados.
    -pero comandante…-
    -¡silencio soldado de esto yo me encargo!-
    Burai al escuchar la palabra comandante supo de inmediato quien era el comandante Kameo Curbage, entonces ese sujeto debió haber ido de regreso a su casa en lugar de ir al palacio sabiendo que Burai había ido a buscar a Korra.
    -bien avatar Burai, ya te imaginarás la verdad yo asesine a Korra, te asesiné a ti es hora de tu revancha, vamos uno a uno como la otra vez, si tu ganas todos los militares que están a mi mando se retiran de las naciones unidas, es algo simples.
    -no lo hagas Burai- intervino Tenoch poniendo su mano en el hombro de Burai cuyo cuerpo había comenzado a temblar.
    -vamos has tenido meses desde la última vez que combatimos, debiste haber mejorado mucho, hagámoslo de una vez luchemos uno a uno-
    -pero señor…-
    -es una orden soldado-
    Burai se quitó de encima la mano de Tenoch mientras que alía por detrás de la pared de piedra que saco de la tierra, el chico hizo un movimiento mientras que del pisos salía una barrera de concreto de cuatro metros de alto que separó al comandante Kameo de sus soldados y después hizo otra que lo separó de Tenoch.
    -bien entonces aceptas-
    El comandante que estaba completamente desarmado se quitó el pesado y enorme chaleco de combate junto con el cinturón que en conjunto de ese chaleco hacían un traje de combate completo muy pesado, después bajo el cierre de su chamarra militar para quitarse la camisa negra de mangas largas quedándose sin camisa mostrando el musculoso torso lleno de cicatrices y quemaduras.
    -bien ya estás listo-
    -¿no te da frío?, te puedes enfermar-
    Parece que ese hombre ni escuchó a Burai ya que comenzó a correr hacia Burai listo para golpearlo, el chico se lanzó hacia un lado para alejarse del primer puñetazo de ese hombre, la experiencia le había dejado claro que no debía dejarse tocar por ese sujeto, su fuerza y su técnica fueron casi mortales la vez anterior.
    Las huellas de ese sujeto se enteraban en la nieve casi sin ningún esfuerzo, si tan solo pudiera hacer agua control el combate ya estaría ganado el escenario era perfecto.
    Burai hundió la mano en el nieve para sacar un poco de concreto y lanzárselo al comandante, este al igual que la vez anterior ni intentó esquivarlo si no que lo recibió el golpe de frente.
    El hombre volvió a atacarlo tratando de embestirlo, está vez Burai dio un salto usando aire control aterrizando sobre la muralla que el mismo chico levantó entonces se preguntaba cómo era que ese tipo tenía semejante fuerza bruta.
    El comandante volvió a atacar está vez embistiendo la muralla dónde Burai estaba recargado, el chico volvió a saltar usando aire control para esquivar el ataque, al momento del impacto, la muralla cayó al piso, mientras que Burai aterrizó en la muralla del otro lado, no aterrizó encima de el si no enfrente, cuando el comandante se dio la vuelta, Burai concentro su energía, cuando el hombre volvió a tomar vuelo para embestir al chico.
    Burai saco de la barrera una nube muy grande polvo y la dirigió hacia el comandante, la densa nube de humo cubrió toda el área mientras que Burai esquivo el ataque saltando con su aire control.
    El chico cerró los ojos y golpeó el piso para sentir las vibraciones, no necesitaba los ojos para ver, aquel hombre si, necesitaba una forma de vencerlo, pero un golpe de aire no lo detendría, lanzarle un ráfaga de fuego potenciada con aire control, no serviría de nada, pero que más hacer además Burai todavía estaba cansado, y por su fuerza se notaba que era el tipo que no permitiría un contra ataque o una serie de muchos ataques, en otras palabras habría que derrotarlo de un solo golpe, quizás un relámpago.
    Burai volvió a saltar para esquivar otro golpe, durante el salto abrió los ojos y al aterrizar los volvió a cerrar los ojos y levantando los brazos hacia arriba hizo salir pequeñas y delgadas columnas de concreto que se hacían más gruesas y altas conforme avanzaban hacia el enemigo, Kameo tomo un leve impulso para saltar por encima de ella, Burai concentró más energía en la tierra para hacer que estás se elevaran más y y aprisionar al comandante.
    El chico se dio la vuelta y con un movimiento hizo que aparecieran dos columnas de tierra control detrás de él que se cruzaban una contra la otra como si fueran las partes del techo de una casa, que le servía como escudo a Burai.
    -¡Tenoch necesito vencerlo de un solo golpe!-le gritó a su amigo- ¿alguna idea?-
    Tenoch no respondió este se acercó a su mochila a la cuál Burai no le había prestado atención y de ahí sacó unas rocas negras del tamaño de sus ano y se las paso a Burai, el chico casi se le caen al piso pero que se suponía que hiciera con esas rocas.

    Burai Comenzó a examinarla, sabía lo que era piedra volcánica, pero que hacer con ella, sinceramente dudaba que hubiera forma de hacer que esas piedras pudieran hacerle daño a Kameo
    ¬-el emperador me dijo que las usaras, haz la cata del dragón pero en lugar de usarla con fuego haz levitar esas rocas con tierra control mientras las haces vibrar con toda tu fuerza y a toda velocidad mientras que te concentrar en el calor del fuego-
    -¿¡que!?-
    -solo hazlo-
    Burai sin comprender lo que hacía colocó las piedras en sus manos y las hizo levitar una piedra en cada mano y usando su tierra control comenzó a hacerlas vibrar a toda velocidad mientras que el chico comenzaba a hacer la cata del dragón.
    No era tan fácil Burai había hecho esa cata cientos de veces usando fuego control pero nunca usando tierra control o algún otro elemento.
    Burai cerró los ojos, era algo muy difícil, aun con los ojos cerrados que facilitaba en parte el algún ejercicio muy difícil, no ayudaba en nada.
    Las rocas vibraban en la manos de Burai estás vibraciones se hacían más potentes y el calor que emanaban de estás se hicieron más fuertes.
    Cuando Burai termino de hacer la cata este abrió los ojos sin dejar de hacer vibrar las rocas, esperando ver esas rocas en sus manos se dio cuenta de que había algo rojo flotando apenas centímetros de las palmas de sus manos, al principio Burai pensó que era fuego normal, pero ese fuego era más líquido y tenía rastros de tierra entonces esa cosa debía ser…
    -¿¡Lava control!?-
    -Burai necesitas más-
    Tenoch le paso otras dos rocas más directo hacia Burai el chico sin dejar de concentrarse aproximo esas rocas volaron hacia él y comenzó a hacerlas vibrar, mientras que el comandante se liberaba de su prisión de tierra.
    Las rocas nuevas que Tenoch ya eran de lava y los cuatro fragmentos de lava se juntaron en uno solo, Kameo ya estaba listo para atacar y se preparaba para atacar al chico.
    -¡Burai ahora!-
    Burai se dio la vuelta con un veloz giro de cadera y piernas con todas sus fuerzas lanzó el charco de lava que ya tenía un diámetro de medio metro.
    La lava se hundió sobre el cuerpo de Kameo de lava haciéndolo retroceder un par de pasos en eso Burai no espero a que Kameo se recuperara el chico empujo la roca de lava con toda su fuerza.
    El cuerpo del comandante salió volando por los aires hasta que aterrizó con gran fuerza contra el último muro que Burai levantó, al momento del impacto la roca se cuarteo antes de romperse por completo dejando caer al hombre al piso.
    Burai respiraba profundamente todo había acabado este se dio la vuelta y se dirigió hacia el cuerpo de Korra y se puso el cuerpo en la espada
    Burai dio arios pasos hacia Tenoch mientras que escuchaba como los soldados levantaban sus armas.
    -¡bajen sus armas!-ordenó el hombre-si has ganado a…no Burai pero solo lo estás retrasando lo inevitable y nada de lo que hagas lo impedirá hay muchos por encima del presidente-
    Burai se dio la vuelta para ver a Kameo levantarse del piso y le respondió de manera firme y asertiva
    -pues luchare otra eso incluso si esto me toma el resto de mi vida



    Mi condición:




    Alianza:



    Mi número:


      Fecha y hora actual: Dom Sep 24, 2017 5:40 am