Gantz Club


    Avatar la Lyenda de Burai capítulo 22

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1574 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Avatar la Lyenda de Burai capítulo 22

    Mensaje  Diogo Rangel el Dom Ene 08, 2017 11:16 pm

    Capítulo 22 Siniestra promesa
    -no puedes ir Burai- reclamó el señor Kuri por enésima vez sobre la decisión de Burai de ir a enfrentar al avatar oscuro-el ya dominó los cuatro elementos y tú apenas has dominado uno y eso no al cien por ciento-
    -¿de qué habla yo ya domino tres de cuatro?-preguntó Burai en forma de réplica.
    -disculpa aún no terminas tu entrenamiento de fuego, tu entrenamiento de aire no va ni a la mitad de la mitad y no tienes un entrenamiento formal de tierra de eso hablo-
    -supongo yo que el si lo tiene, que el sí domina esos elementos- respondió Burai en forma de desafío, estaba harto de cómo lo encadenaban o si hacía algo significativo tenía que hacerlo bajo ciertas limitaciones.
    -atraparlo no fue fácil, aunque ha estado fuera de práctica él ha usado su poder para que los espíritus le ayuden a dominarlo-
    -¿y qué?, los espíritus también me han ayudado, con ellos de mi lado puedo vencerlo-
    -eso fue por pura suerte-
    Se encontraban en la sala del trono del emperador, desde que el espíritu de Osai le dio el mensaje, se habían llevado a Burai casi como prisionero para que no intentará ir por su cuenta al mundo de los espíritus a combatir a su contra parte maligna, desde entonces habían permanecido discutiendo.
    -¡va a matar a los soldados y a muchos civiles!-
    -esa no es excusa para intentar suicidarte Burai- el señor Kuri hablaba caminando de un lado a otro para calmar su enojo hacia Burai.-mira son solo soldados-
    -¡han estado meses frente a Ba-Sing-Se!- intervino Burai levantando más la voz después de horas ya no podía contener el enojo.-¡ya no les falta nada para recuperar la primera gran ciudad del reino tierra!- Burai respiraba rápida y entrecortadamente, como era posible que no lo entendieran porqué los adultos nunca veían bien las cosas-¡es la primera oportunidad en años de vencer a los igualitarios!, si perdemos a esas tropas, no recuperaremos Ba-Sing-Se, los igualitarios se recuperaran e invadirán la nación del fuego otra vez-
    -¡Burai por favor!-
    El señor Kuri ya tuvo suficiente agarró al chic por los hombros en un movimiento que Burai apenas pudo ver, el chico ahora estaba contra la pared, completamente inmóvil sostenido por los gruesos brazos del Kohama Kuri.
    -Burai entiende en la guerra, siempre se tienen que arriesgar batallas para poder ganar la guerra, los soldados viene y van no son indispensables-
    -¿entonces yo no soy indispensable?-preguntó Burai
    Era una pregunta muy sincera, está guerra de maestros y no maestros llevaba años y en muy contadas ocasiones Burai había de verdad intervenido en ella, entonces si el moría, la rebelión podría seguir luchando sin él y de todas formas ganarían.
    -contésteme, si lo que dice es cierto, entonces déjeme ir yo puedo morir y los soldados sobrevivirán y tomaran la capital del reino tierra, será un sacrificio que valdrá la pena, pero si mueren ellos, nos tomará años volver a llegar a este punto dónde por fin tenemos la ventaja…
    -¡claro que eres indispensable!-gritó el señor Kohama, su voz se elevó tanto que incluso los guardias que esperaban en la calle escucharon su grito y enseguida entraron a la habitación listos para atacar ya que pensaron que el emperador se encontraba en peligro.
    El emperador que se había quedado como pieza gris en ese tablero de ajedrez, neutro sin intervenir, levantó la mano estirando la palma y cerrando el puño para indicarles a sus guardias que no ataque y que extinguieran el fuego que estuvieron a punto de lanzar contra el señor Kuri.
    -señor Kuri por favor baje su tono de voz e intente contenerse-le aconsejó el emperador dando varios pasos hacia el señor Kohama- y tu también Burai
    El señor Kuri que ya estaba rojo de furia a tal punto en que la vena de la cien se le marcaba y hasta palpitaba, volteó levemente a ver al emperador, sin dejar agarrar a Burai por las solapas.
    -si esos soldados mueren y no voy, usará a más gente como rehén, no lo ve me tiene bien sujeto por los cuernos-
    -Burai mira no puedes enfrentarlo, no ahora, tienes que entrenar- el señor Kohama bajo a Burai al piso, cuando Burai quedó libre ese se sacudió un poco la ropa, llevaba la ropa tradicional de los aprendices de los nómadas aire.
    -tienes que entrenar, dominar los elementos te llevará años lo sé, ese es un proceso largo, se puede acelerar pero no mucho, si quieres vencerlo de verdad necesitas dominar los cuatro elementos, no me interrumpas- añadió al ver como Burai abría la boca para reclamar- aceleraremos tu entrenamiento lo más posible, mira tú entrena fuego y aire aquí con los guerreros del sol, con Tenoch y con Luten el aire, durante un mes , después de ese mes,en unos días te traeré de la nación del fuego al mejor maestro agua y al mejor maestro tierra que encuentre, entrena los cuatro elementos a la vez durante unos tres meses, cuando esos tres meses terminen, te saco de aquí te llevó- el señor Kuri hablaba mientras caminaba alrededor de Burai moviendo los brazos en el aire señal de su desesperación-al reino tierra, a pueblos y pequeñas ciudades para que ganes experiencia, liberando esos pueblos y liberando prisioneros, y regresamos a entrenar por otros tres meses, y así cuando tengas bien dominados los cuatro elementos personalmente te llevo al palacio de gobierno dónde vive el presidente de las naciones unidas para que lo derroques, si no te basta y estás enfurecido por todas muertes que habrá en la rebelión del reino tierra, y por esos juicios arbitrarios, te dejaré asesinar a sangre fría a cada bloqueador de chi que te encuentres o a cualquiera que los haya ayudado incluso si solo se dedican a limpiar el piso por dónde caminan, si toman la nación del fuego o la tribu agua del norte, más adelante te dejaré reconquistarla o reconquistarlas una vez que termines de entrenar… te conseguiré tu propio ejército, tendrá cuatro veces más personas que las que se van a perder en Ba-Sing-Se, una vez que termine todo, moveré los hilos para que ejecutes públicamente a los representantes de ese partido, meterás a la prisión a cada soldado igualitario que quede con vida, entonces podrás ir a pelear contra Satoshi para que lo derrotes si lo logras y te construiré una estatua, si ves que destruir a todos los bloqueadores de chi no te basta, incluso si destruyendo al avatar oscuro para saciar tu furia, si vez que la paz es aburrida, te dejo provocar una guerra, te convierto en un súper héroe, si quieres dejar de combatir te meto a una escuelas privada y te pago la universidad…
    Burai nunca había escuchado hablar de esa forma al señor Kohama, sonaba como las suplicas de un padre que no dejaría ir a su hijo a la guerra y aunque esas palabras sonaban más para Tenoch que para el eran como una apuñalada que entraba en Burai, además de que por la actitud de Burai seguramente el señor Kohama sabía muy bien que Burai enfurecería si alguna otra nación perdiera ante el ejército igualitario, además aunque el chico no sabía nada de detectar mentiras con tierra control, pero sabía que el señor Kuri mentía, ni cuadruplicando su sueldo de diez años no tendría nunca suficiente dinero como para hacer todo lo que acaba de decir, estaba claro que no lo dejarían provocar una guerra y que tampoco le darían su propio ejército y en caso de tenerlo serían maestros mediocres, débiles seguro vagabundos mal alimentados o criminales que traicionarían a Burai en la primera oportunidad.
    Burai negó con la cabeza sin poder evitarlo los latidos de su corazón se aceleraron a un ritmo tan alarmante que incluso el chico notó como las venas de sus manos y muñecas resaltaban, cosa que ni entrenando pasaba.
    -señor Kuri, la última vez que me dijo que se iba por unos días me abandonó aquí por meses, de no ser por… -a Burai s ele salió una lágrima no de tristeza si no de enojo, esa lágrima que salía de su ojo derecho y resbaló por su mejilla antes de llegar a la punta de su barba donde segundos después su lágrima caía al suelo-… por que invadieron la nación del fuego yo seguiría aquí por mucho tiempo después y… no…. No…-no podía hablar las palabras no podían salir de su garganta o si podían pero estás salían con mucho dolor-no… sé que no iba a regresar hasta mucho tiempo después, todo eso que me prometió, no se lo… no se lo creo, me habla de permitir, que yo permita que se pierdan vidas y a cambio que me ofrece más violencia y más pérdida de vidas…un ejército en serio, no quiero un ejército, a lo mucho necesito un equipo de cuatro personas en quien confiar…
    -no me dejas de otra-
    Sabiendo lo que iba a pasar el señor Kuri volvió a golpear a Burai con toda su fuerza en el estómago provocando que el chico se desmayara y cayera al suelo
    Burai despertó increíblemente no había tenido sueños extraños otra vez, de hecho no soñó nada, tanto que el chico creyó que se había caído solo un instante y se había vuelto a levantar.
    Pero Burai se dio cuenta de que no era verdad, ya no se encontraba en la sala del trono si no en la enfermería de la tribu, si se le podía llamar así.
    Estaba acostado boca arriba viendo el techo, la luz del día todavía iluminaba la tribu, y por la posición de la luz principal, Burai sabía que aún no llegaba la tarde, el chico se puso de pie, dio un golpe con el pie derecho para sentir las vibraciones, no había nadie quería decir que no tenía guardias que lo vigilaran.
    El chico se puso los zapatos y salió corriendo de la habitación tan rápido como podía tenía que encontrar a Argus e ir juntos a pelear contra Satoshi, cuando el chico escuchó la charla de dos guardias este uso tierra control para esconderse debajo del piso, una vez que se alejaron siguió corriendo pasando entre calles, se subió a los techo para ir brincando de uno en uno, hasta salir de la ciudad directo al establo donde estaba Argus descansando acostado en el suave césped.
    Burai acarició al animal y este levantó la cabeza volteando a ver al chico, Burai acarició la trompa del animal viendo directamente a los iris verdes en los ojos de su mejor amigo.
    -Argus amigo tu y yo tenemos que irnos de paseo, puede que no volvamos, pero no dejaré que mueras-
    Burai abrió la reja del corral para que el animal saliera caminando por ella y Burai la cerró una vez que el animal estuvo fuera.
    Burai agarró de las estanterías la silla de montar y se la colocó a Argus, tratando de no ajustar demasiado el cinturón una vez bien asegurada Burai subió un pie en ella para montar en Argus, sería la primera misión dónde Burai estaría completamente solo desde el principio hasta el final, el chico podría considerar misión lo que hizo durante la invasión pero estuvo acompañado casi todo el tiempo, pero ahora solo él y Argus.
    -¿a dónde crees que vas?-preguntó Seiya
    Burai reaccionó casi de inmediato, el chico más joven de la clase se encontraba a un costado con una maleta llena de cosas esa maleta se veía muy voluminosa y bastante pesada.
    El chico, Burai, no pudo evitar dar un respiro, sabía que Seiya era muy fuerte y valiente mucho más que Luten y Tenoch juntos, pero no podía arriesgarlo.
    -Luten… por favor no puedes venir no estoy en condiciones de proteger a nadie luchando contra el avatar oscuro-
    Burai esperaba una queja por parte de Seiya pero este no dijo nada en su lugar mostró su infantil sonrisa mientras que le pasaba el pesado bulto.
    -escuché tu discusión, te quité de encima a los guardias y te traje cosas para el viaje, comida, tu uniforme de los guerreros del sol, las ropas que traías del reino tierra cuando llegaste tú nueva cinta de guardia, un planeador, tus veladoras, tus libros y el uniforme militar del ejército igualitario que te regalaron los soldados, lo necesitaras- dijo sin dejar de sonreír.
    Burai quedó impactado por un lado no esperaba que se le fueran a olvidar las cosas importantes para ir de viaje y que Seiya se molestará en llevársela.
    -Seiya… gracias-
    Hubo un incómodo silencio, Burai intentó dibujar una sonrisa real en su cara, cosa que no pasaba desde hace semanas, pero esa sonrisa no podía dibujarse en el rostro de Burai quizás la guerra debía acabar de manera definitiva antes de que eso pasara.
    -ya sabes verdad que iré a una batalla, contra alguien mucho más fuerte que yo, puede que no vuelva-comenzó a explicar Burai una vez que bajo de Argus, agarró la maleta y la colocó en el lomo del animal.
    -claro que volverás eres el avatar y una buena persona, tienes que llegar a ser sabio del sol y si tengo hijos quiero que seas su maestro- respondió Seiya sin dejar de sonreír.
    No sabía de qué forma tomar las cosas, si quizás fuera así de alegre como Seiya, sería mucho mejor avatar, si tan solo toda la gente fuera como Seiya quizás no habría guerras.
    Burai se subió en Argus de nuevo azotó las riendas y el animal comenzó a correr por la isla alejándose de la tribu.
    Tan pronto Burai llegó al borde la isla uso el pasaje que los conduciría a la otra isla, después elevo una plataforma de tierra control sobre el mar para seguir avanzando, paso hacia otra isla dónde paso la noche en una cabaña improvisada de roca.
    Al día siguiente después del desayuna y de entrenar con sus controles volvió a ponerse en marcha, pasó hacia el este usando su tierra control hasta llegar a la costa del reino tierra, una vez ahí tomo rumbo al norte para dirigirse hacia el portal, tenía el mapa dónde le indicaban hacia donde debía dirigirse, paso bajo tierra la frontera con las naciones unidas por debajo durante el cambio de turno de vigilancia y llegó al edificio que cubría el portal.
    Burai durmió afuera del edificio al aire libre, al amanecer se dirigió hacia la entrada donde dejó inconscientes a los guardias.
    Ahora por fin Argus y Burai se encontraban frente a ese portal, la luz que emitía era verde muy intensa, como Burai ya conocía la vibración espiritual ese portal la emanaba con mucha potencia.
    -y pensar que yo logre crearlo, gracias Korra-
    Burai caminó junto a Argus y comenzó a andar hacia el mundo de los espíritus, no se sentía nada que sorpresa, el lugar era esa hermosa pradera muy iluminada rodeada por árboles que Burai nunca había visto y que en el resto del mundo no existían.
    -bien Argus busquemos a Ihro y a los demás puede que los necesitemos-
    -no definitivamente no los necesitas- dijo una voz cercana.
    Burai volteó hacia un lado hacia él se acercaba un espíritu de una mujer, la dama pintada que caminaba grácilmente hacia Burai.
    -El espíritu de Osai me mandó a mandarte un mensaje, el combate será uno a uno así que no te molestes en llevar a más espíritus-
    -¿espera porqué le ayudas?—le pregunto Burai
    -no lo estoy ayudando a el te estoy ayudando a ti, ahora ve rápido alguien más acaba de entrar hace varias horas a pelear contra el avatar oscuro-
    -¿Quién?-
    Burai no necesito que le dijeran la respuesta sabía muy bien quien había ido a enfrentar al avatar oscuro, los Kuri y Luten quizás acompañados por el emperador del sol.
    -¿podrías guiarme?-
    La mujer asintió con la cabeza y se dio la vuelta mientras que Burai le hacía indicaciones golpeándole suavemente la cabeza con las manos a su animal para que la siguiera, pasaron a través de ríos, valles y montañas hasta llegar a esa extrañas zona rocosa dónde en medio estaba aquel árbol rojo con un agujero en su centro donde Satoshi esperaba impaciente y de bajo de él estaba el señor Kohama inconsciente boca abajo sus deportivas ropas estaban rasgadas y presentaban quemaduras, mientras que el en toda su cara tenía moretones.
    -estoy aquí, tal como querías- dijo Burai intentando levantar la voz para mostrar seguridad ante su enemigo
    Satoshi se puso de pie tomando una postura a la que Burai ambos contendientes se miraron fijamente durante un segundo que pareció casi eterno finalmente Burai comenzó a hablar.
    -¡déjalo ir!-
    -lo dejare aquí si sobrevive podrá irse- respondió Satoshi abandonando su postura de pelea para caminar hacia Burai luego hizo salir de la tierra una pared de roca que los separaba del señor Kuri.
    -eso nos dejara pelear a nuestras anchas sin temor a hacerle daño-Satoshi dibujo una sonrisa en su cara- deberías darme las gracias- añadió volviendo a su postura de combate mientras que continuaba hablando- bien algún deseo antes de morir-
    -antes de morir ninguno- respondió Burai-solo quiero preguntarte ¿porqué haces esto?-
    -porqué te odio, está en mi naturaleza, tu y yo somos opuestos, tu traes paz y yo la guerra-
    Sonaba lógica la respuesta de Satoshi, como era que no la había visto antes, ambos hombres, espíritus, mentes y corazones con el mismo poder, habiendo tomado caminos más o menos iguales pero con metas diferentes tendrían que estar destinados a pelear de esa forma.
    -¿Qué harás después de que me mates?, si es que logras hacerlo-
    Satoshi sin dejar de sonreír le respondió.
    -simple pero difícil a la vez, nuestro destino es mantener el balance del mundo, el avatar oscuro anterior a mí, creía que el balance es cuando hay un exceso de paz y que alguien debía mantener la guerra, mientras que todas tus vidas pasadas creyeron que el balance es cuando el mundo está envuelto en guerra y alguien trae la paz, ambas están equivocadas, el verdadera balance es cuando la oscuridad se apodera del mundo, es la luz quien tiene que balancearla, el enviado de la luz y cuando la luz se apodera del mundo es el enviado de la oscuridad quien tiene que balancearlo, un ejemplo más fácil es cuando Korra trajo paz había demasiada paz así que yo traigo la guerra, misma guerra que continua hasta ahora-
    Burai sintió como un frio viento le recorría todo el cuerpo, entonces había sido el quien trajo la guerra entre los maestros y los no maestros y quien había destrozado al mundo.
    -entonces tu provocaste la guerra, fundaste el partido igualitarios e hiciste que las naciones unidas, los templos del aire y el reino tierra cayeran-
    -por favor no me des tanta gloria que me avergüenzo, yo solo hice dos cosas, la primera si yo provoqué al partido igualitario para que resurgiera del polvo, el como hicieron su guerra tan violenta no fue cosa mía, tus vidas anteriores y los maestros fueron quienes comenzaron- soltó una leve risa irónica-yo solo di el empujón y la segunda es que yo te asesine, ¡asesine a Korra!-
    Fue como si una bomba explotará en Burai entonces aquel hombre había sido el causante de todo, su muerte, la muerte de millones de personas en todo el mundo.
    Burai comenzó a respirar rápidamente, en verdad no esperaba una cosa así de grave, aunque siempre tuvo curiosidad en saber cómo murió Korra.
    -una vez que te acabe iré a debilitar a la tribu agua del norte para que el ejército igualitario se haga más fuerte y así enviar más tropas a todas las facciones rebeldes, una vez que haga eso destruiré al partido igualitario para liberar a las naciones unidas y al reino tierra, dejaré que las tribus del agua se liberen en una guerra que durara diez años cada una, haré que el señor del fuego trate mal a los maestros tierra, agua y aire que se refugiaron en su país, haré que los nuevos gobernantes de las naciones unidas se nieguen a regresar sus territorios al reino tierra, pero los civiles estarán a favor de regresarlas y así provocaré una guerra civil- continuó hablando sin dejar de reírse.
    Burai se quedó en su postura ya había escuchado suficiente de aquel loco, así que sin previo aviso dio un salto junto con dos golpes en el aire para lanzar fuego control verde contra Satoshi, Satoshi apenas tuvo tiempo de bloquear esas dos ráfagas de fuego
    -bien que comience nuestro duelo-
    Satoshi también comenzó a lanzar fuego, pero sus llamas era normales no tenían ningún color en particular, entre ambos avatares se lanzaron fragatas de fuego uno contra el otro, Satoshi bloqueaba una y otra vez las llamas de Burai que lanzaba con cada golpe y patada.
    Satoshi dio un salto contra el piso y le lanzó una roca plata a Burai de medio metro de diámetro a la cuál Burai detuvo dándole un puñetazo con los nudillos rompiéndola.
    Burai dio una patada giratoria y luego un salto acompañado de una patada giratoria para lanzar dos fragatas de fuego control verde, ambas fragatas una a cinco centímetros del suelo y otra a medio metro del suelo volaron hacia Satoshi.
    Satoshi hizo levantar una pared de tierra control con la cuál detuvo las fragatas de fuego, esa era su oportunidad, Burai concentró su energía en el piso para sentir las vibraciones, hizo salir también dos columnas de tierra en forma diagonal , ambas columnas se cruzaban una contra la otra para hacer una barrera doble que lo protegiera entonces Burai respiró profundamente y usando tierra control se impulsó hacia arriba en el aire mientras que movía los brazos, hundiéndolos hacia abajo y levantándolos en un movimiento circular y luego extendiendo el brazo derecho para dar el golpe y lanzar un relámpago contra la pared de tierra que sacó Satoshi que al momento del impacto se destrozó.
    Burai lanzó una ráfaga de fuego control verde golpeando con la mano izquierda y después golpeando con la mano derecha lanzó un ráfaga de aire control para potenciar el fuego dándole más fuerza y velocidad.
    Satoshi intentó bloquear ese ataque usando una llamarada de fuego control, pero el ataque de Burai fue tan potente que derrotó al fuego de Satoshi atravesándolo y con la velocidad que ganó las llamarada de Bura acompañada de aire impacto contra el cuerpo de Satoshi golpeándolo y lanzándolo dos metros de distancia atrás antes de impactarse contra el piso mientras que Burai aterrizaba sobre las duras rocas del suelo como si fueran hechas de almohadas.
    Satoshi comenzó a reírse con fuerza mientras se levantaba lentamente de dónde había aterrizado con fuerza una vez que estuvo a punto de levantarse dio un fuerte tosido, señal de debilidad o de dolor.
    -experiencia y juventud, aunque tienes poca de la primera, lo compensas con talento innato avatar luminoso además de poderes, fuego control verde nunca he soñado con tenerlo y fuego control blanco, además de metal control-
    Volvió a toser pero está vez se tapo la boca.
    -se nota tu entrenamiento y eres buen estratega, aves aunque tengo más experiencia que tú y que ya dominó todos los elementos, esos años atado de pies a cabeza en prisión y sin entrenar me han tenido, como se dice…oxidado incluso con varias semanas de entrenamiento no he podido fortalecer este cuerpo, solo tengo un uno por cierto de posibilidad de ganar-
    -¿significa que te rindes?-preguntó Burai apresuradamente
    -no exactamente, solo tendré que ser más agresivo ya que me niego a dejarte ganar.
    Satoshi volvió a ponerse en posición de combate hizo un movimiento y del suelo salió una plataforma de tierra de un metro de diámetro, Burai lo imito.
    Desde esas plataformas de tierra que entre ambos avatares hacían volar entre toda esa área, que estaba oscurecida haciendo que las rocas tuvieran un color azul pálido, Burai y Satoshi se lanzaban ráfagas de fuego y aire, aunque Satoshi podía usar agua control, Burai tenía la ventaja de que sus controles fuera más desarrollados y podía hacer levitar alrededor de la plataforma de tierra que el usaba, unas doce rocas de un metr5o de altura que Burai usaba para cubrirse de los ataques de agua control.
    Burai volvió a repetir el mismo truco del fuego control potenciado con aire para que las llamas verdes de Burai pudieran empatar con un ataque de agua control potenciado con el aire control de Satoshi.
    Burai detuvo las rocas en el aire un segundo mientras que Satoshi se detenía frente a el y le lanzaba un relámpago.
    Burai junto sus brazos e hizo que las rocas que volaban alrededor de él se juntaran y lo protegieran, una vez que el relámpago de Satoshi, Burai tomó impulso lanzando aire control de los pies y luego lanzó fuego control por los pies dándose impulso mientras que con las manos hizo que las rocas se pegara a su cuerpo como si fueran una armadura.
    Satoshi lanzó un ráfaga de fuego potenciada con aire control para atacar a Burai la armadura de roca no resistió impacto pero alcanzó para proteger a Burai por completo, el chico estiró el brazo izquierdo y le dio un fuerte puñetazo a Satoshi justo con el cachete izquierdo y al aterrizar en la roca, Satoshi perdió el equilibrio, Burai dio un fuerte puñetazo para lanzar una ráfaga de aire control justo en la nariz de Satoshi con la que lo tiró del plataforma de tierra control y este cayó al piso desde una altura de doce metros de alto, lastimándose seriamente.
    Satoshi está vez enfurecido se puso de pie casi enseguida para ver como el avatar se regocijaba mientras que hacía aterrizar la roca en el piso a pocos metros de el.
    Satoshi paso su muñeca por su cachete que quedó inflamado después revisó su fosa nasal izquierda que fue dónde le golpeó la ráfaga de aire control, al retirar su mano vio que de su fosa nasal salía sangre, líquido que hacía mucho tiempo nunca había visto desde antes de asesinar a Korra.
    Satoshi dio un grito de furia muy fuerte como era posible que un niño lo venciera así de fácil.
    -¡te mataré!- Satoshi respiraba entrecortadamente-¡lo haré! ¡No perderé contra ti!-
    Los ojos de Satoshi comienzan adquirir un brillo negro y el color del iris de sus ojos se vuelve de un naranja oscuro, Burai comprendía lo que iba a hacer en automático, dio un salto hacia atrás para alejarse de el, ahora se había vuelto realmente peligroso.
    Satoshi levantó la mirada de una manera brusca y dio una golpe de frente contra Burai de sus manos salió una potente ráfaga de aire que golpeó con fuerza a Burai lanzándolo a tres metros de altura sobre el piso, el ataque fue tan veloz que el chico no pudo tan siquiera responder o intentar defenderse.
    Burai sintió un fuerte dolor en el abdomen debido al impacto de la tremenda caída, el chico aterrizó boca abajo, apoyándose en ambos brazos, Burai levantó la mirada para ver a Satoshi que estaba de pie, sus ojos aún brillaban con gran intensidad incluso a esa distancia.
    -¡¿Qué esperas?!-preguntó Satoshi pero su voz ahora sonaba diferente, era como si hubiese hablado una voz a través de un disco rayado.
    -¡vamos!,¡ pide ayuda a tus idas anteriores, entra en estado avatar!- volvió a decir con esa voz extraña y desafinada.
    Estado avatar, Burai nunca había intentado entrar en ese estado, ni si quiera sabía en que consistía o para que necesitarlo hasta el momento siempre había salido victorioso sin el, mentira en la invasión de la nación del fuego si lo había necesitado para combatir a los soldados de no ser por eso hubiera muerto, pero como entrar en ese estado.
    -entiendo así que no puedes entrar- dijo mientras que de un solo paso se apareció frente a Burai cosa que asustó al chico, francamente el mundo de los espíritus era algo muy ilógico.
    El chico estando todavía en el suelo, lanzó un puñetazo con el brazo derecho de fuego control, Satoshi abandonando el estado avatar, hizo un movimiento y la tierra debajo de Burai se movió desviando la llamarada de fuego verde.
    En otro movimiento Satoshi lanzó un brazalete de roca contra la muñeca derecha de Burai y la dirigió hacia el suelo, enterrando la mano derecha de Burai en el piso, lo primero que pensó Burai fue en zafarse pero antes de reaccionar, Satoshi aprisiono la otra mano de Burai en el piso.
    Burai concentró su chi para liberarse del piso del mundo espiritual, había perdido valiosos segundos, ya que Satoshi se preparaba para lanzarle un relámpago.
    En ese momento se escuchó un fuerte disparo y fue Satoshi quien lo recibió, de su boca salió un chorro de sangre y este cayó al piso dando un giro hacia atrás quedando boca arriba en el suelo viendo hacia el cielo más quedando boca arriba en el suelo viendo hacia el cielo muerto.



    Mi condición:




    Alianza:



    Mi número:


      Fecha y hora actual: Jue Dic 13, 2018 7:31 am