Gantz Club


    Avatar la leyendas de Burai capítulo 21

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1574 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Avatar la leyendas de Burai capítulo 21

    Mensaje  Diogo Rangel el Dom Ene 08, 2017 11:01 pm

    Capítulo 21 El Sueño

    Burai se encontraba tirado de bruces en el piso boca arriba mientras que el sudor empapaba su cara, su cabello y su ropa, el cansado chico respiraba entrecortadamente, claro después de todo el entrenamiento que Luten y los Kuri exigían a diario, la rutina era la siguiente, despertar mucho antes del amanecer, meditación, en ayunas, desayuno, entrenamiento de katas de fuego control, la danza del dragón guardián, entrenamiento de ataque y defensa de fuego control, entrenamiento de golpes de aire control, almuerzo, la mejor parte de la mañana, entrenamiento de aire control para mantener el equilibrio, entrenamiento levantando pesas, el señor Kuri apareció con pedazos de metal los cuales Burai tuvo que darles forma para que se puedan cargar como pesas, en la barra para entrenar pecho Luten le podía poner un disco de veinte kilogramos de cada lado a la barra, Tenoch pudo ponerle un disco de veinte kilogramos y un disco de diez kilogramos, el señor Kuri podía levantar esa barra con tres discos de veinte kilogramos de cada lado y el aseguraba que podía añadirle más peso, y al final Burai tenía que cargar esa barra sin ponerle nada de peso, cosa que el señor Kuri desaprobaba mucho ya que según el avatar debía mostrar más músculo ya que eso reflejaba actitud y carácter.
    Después estaba la comida, seguido de entrenamiento de aire control y al final entrenamiento en solitario obligatorio de tierra control, después de tan duro entrenamiento, Burai se preguntaba cuanto tiempo pasaría antes de morir por sobre exceso de ejercicio.
    Después seguía una merienda, seguida de volar en el bisonte volador varias horas sin que le dijeran a donde se dirigían y al final aterrizaban para cenar e irse a dormir y eso eran los días de Burai claro que en el caso de entrenar pesar los ejercicios variaban de acuerdo a l día.
    Shiori y sus familiares se habían separado del grupo, no sin antes despedirse una vez que llegaron al reino tierra, Zeb también se fue con ellos, automáticamente la primera idea de Burai fue ir a reencontrarse con su familia, cosa que el señor Kuri desaprobó de manera firme, añadiendo que Burai se estaba distrayendo mucho y que no estaba progresando, seguramente la razón por la cual lo mantenían entrenando duro todo el día.
    Burai también propuso ir a investigar sobre la muerte de Korra y sobre Guideon, para eso propuso ir al mundo de los espíritus cosa que el señor Kuri desaprobó también, otra cosa que uso para tomar el mando, Burai preguntó a donde iban pero no le daban una respuesta, el chico preguntó a Luten a quien tampoco le decían nada.
    -… un pasillo de paredes de color amarillo, o quizás era iluminación de los focos naranja lo que le daban ese color a la pared, el chico seguía a tres hombres adultos volteó hacia atrás para ver a otros cinco hombres detrás del mientras que era agarrado de las manos por dos más , todos los hombres tenían uniformes militares.
    -lo sacaron de una zona en problemas de guerrillas, de entre los escombros de una casa-
    -¿los padres?-
    -el padre está ebrio tiene muchos más antecedentes criminales que todos los reos de la prisión federal juntos y la madre está drogada y seriamente herida-
    Burai se encontraba sentado esperando en un sillón cómodo mientras que un hombre vestido con una bata blanca ponía en una mesita frente a él una pequeña colección de cuatro juguetes y le pedía que escogiera uno, Burai selección uno, repitió el ejercicio varias veces y al final tenía cuatro juguetes muy divertidos.
    -reconoció las cuatro reliquias del avatar, lo pusimos en hipnosis y pude distinguir recuerdos de avatar Korra, no hay duda es él-
    -¿Qué hacemos ahora avisamos al general y a los ministros o a los políticos?-
    -avisemos a los secretarios de defensa, pero esperen una media hora primero debemos poner presentable a este niño antes de presentarlo, ah y díganle a los padres que el niño falleció así nos evitaremos problemas-
    Le cortaron el cabello, lo bañaron y lo vistieron con un uniforme militar tamaño infantil que habían conseguido de último minuto.
    Se encontraba sentado frente a una docena de personas todos mirando seriamente al chico,
    -bien se ha decidido que el avatar será apartado de su familia biológica, será trasladado a un frente militar donde tendrá una educación escolar completamente militar-
    -solo enseñar a un niño eso sería demasiado peligroso señor- propongo tenerlo frente a observación científica durante la niñez y que comience su entrenamiento una vez alcanzada la pubertad y comenzar un entrenamiento militar una vez llegada a la adolescencia.
    -esa no es opción en especial con los igualitarios a punto de atacar-
    -propongo que el avatar será puesto en adopción del militar que lo encontró- el capitán Abiko.
    -el mejor plan que ha diseñado este comité es que se formarán varios grupos de niños que recibirán educación escolar completamente militarizada, dichos niños serán escogidos de orfanatos
    -también los daremos en adopciones arregladas a militares para garantizar un buen desarrollo de esos niños-
    Burai se encontraba siendo transportado en una camión blindado junto con soldados y otros niños de aproximadamente su edad
    Cuatro hombres rodearon al chico se encontraban en círculos frente a una fogata justo a la mitad de la noche mientras que Burai lloraba con mucha fuerza
    -… sacrificamos las vidas de treinta de nosotros por esto-
    -es el avatar-
    -es un bebé llorón-
    Burai seguía llorando con todas sus fuerzas sin dejar dormir al resto de la tropa.
    -¡ya cállenlo!-gritaron algunos.
    -no le grites así además es el espíritu de Korra debemos protegerlo-
    -somos sus guardianes no sus niñeras-
    Burai abrió los ojos de golpe se encontraba acostado boca arriba, el cielo estrellado de la noche lo iluminaba, se habían quedado a acampar en un clero no muy grande rodeado por árboles, se encontraba en una zona boscosa muy lejos de cualquier base militar, provincia, ciudad o pueblo, lo que les garantizaba seguridad a los cuatro.
    Burai se levantó de golpe, solo levantó la cabeza, seguido del cuello, la espalda, se recargo en el césped, sobre sus brazos, llevaba semanas soñando lo mismo desde que intentó rescatar a Rin, no entendía ese sueño, unos militares hablaban de que rescataron al avatar y que planeaban darle educación militar pero el niño acaba en un equipo militar diferente, pero que sueño tan ridículo, era prácticamente imposible que fuera real, Burai tenía el mal habito de su madre al crujir los huesos al estirarse y era casi idéntico a su padre.
    -¿otra vez ese sueño cierto?-preguntó Tenoch
    Tenoch acababa de aparecer de entre los árboles, la luz de la luna y las estrellas iluminaban bien y le permitieron ver a Tenoch en la noche.
    -¿despierto a esta hora?-preguntó Burai.
    -muerto der sueño pero tuve que ir a orinar-respondió Tenoch mientras se sentaba y se acostaba en su saco de dormir.
    -otra vez el mismo sueño una y otra vez, me estoy volviendo loco-
    -pues si sueñas que eres adoptado es imposible, vi las fotos de tu padre en tu cara y eres igualito a el-dijo Tenoch volteándose a ver a la luz de la luna llena que entraba esa noche.
    -si es una idea muy tonta…-añadió Burai, pero había algo ene se sueño que podría ser verdad, su padre que aunque se ofreció voluntario para ir a la guerra, y fue el primero en apuntarse, fue un militar y era coincidencia en el sueño, pero estaba la parte dónde un comando armado lo rescató del ejército y hablaron daban a entender por lo que decían que eran los aprendices de Korra, pero donde estaban esos aprendices, de hecho Burai no sabía nada de Korra.
    -¿Tenoch dime la verdad a dónde vamos?-le preguntó Burai
    -no lo sé y mi padre no lo revelará, puede que no haya ningún plan desde hace días tengo la sensación de que solo estamos andando en círculos y sin rumbo-respondió Tenoch
    Burai que seguía recargado en sus brazos se puso a pensar si de verdad no tenían un rumbo a donde ir porqué no desviarse.
    -Tenoch tengo que ir a un lado, debo ir a la ciudad república, a buscar a uno de los soldados- le explicó Burai a Tenoch
    -¿el grandote que me mencionaste?-
    -si el comandante Kameo Curbage, él sabe algo y yo averiguare que es.- respondió Burai poniéndose de pie
    -no puedes Burai, la última vez que luchaste contra él te derrotó con facilidad, ese día tuviste suerte- intervino Tenoch, levantándose-déjame hablar con papá lo convenceré de que vayamos todos juntos-
    -no lo creo Tenoch, tu padre no está haciendo nada además, ya hemos estado así tres semanas y fracción , estamos en Diciembre, a pocos días de que inicie el invierno ya he mejorado, puedo lanzar relámpagos ya dominé la kata del dragón guardian, si estuviera en la tribu los maestros podrían darme el segundo poder y ya aprendí a usar aire control con el planeador-
    Tenoch se puso de pie la verdad no podía permitir que Burai se pusiera en peligro mortal otra vez.
    -no tienes la fuerza que se necesita y aún no aprendes a volar con el planeador-
    -porqué no empezamos con el entrenamiento y después comprobamos si ya estás capacitado para mostrar tu capacidad ante los maestros- intervino el señor Kuri.
    -se despertaron justo a tiempo para empezar-
    Burai puso mala cara, aquí iniciaba el entrenamiento y no haría nada más hasta que terminara horas después.
    -y al final hablaremos sobre el viaje a la tribu del sol y de la excursión a la ciudad república-
    Burai sonrió al parecer por fin entrarían en acción, eso sí era una buena noticia.
    -saben siento que debimos habernos quedado en el templo, si de verdad terminamos regresando a la tribu- intervino Luten.
    -bueno el viaje no fue en vano- interrumpió el señor Kohama hablando a un volumen muy fuerte- recatamos a la nieta del avatar y Burai aprendió que necesita generar carácter-

    Una mujer de aspecto fuerte y de mirada penetrante salió de la habitación, estaba vestida de blanco, señal de que se trataba de una enfermera, Salió al pasillo empujando el carrito con los materiales de curación que le habían otorgado, paso a la recepción del piso de ese hospital dejó los materiales en sus respectivos lugares, no sin lavarlos primero, antes de irse.
    -¿Qué tal la nieta del avatar?-preguntó un soldado que llegó caminando al estilo militar.
    -si es por el reporte, está respondiendo al tratamiento, lento pero seguro-capitán.
    -¿Cuánto tiempo pasará antes de que se recupere por completo?-preguntó el capitán intentando no mostrar desesperación.
    -no lo sé, el daño que le han hecho a su cuerpo es muy severo, deberíamos agradecer que su cuerpo reaccione al tratamiento-
    El soldado caminó hacia la ventana por la que se podía observar al exterior, la ciudad capital de la nación del fuego.
    -necesitamos que se recupere lo más pronto posible, tengo órdenes de los altos mandos de mandarla al frente lo más pronto posible-
    -será muy difícil capitán, no es recomendable, no solo es el tratamiento también es la rehabilitación y entrenamiento, calculo que no podrá entrar en combate dentro de dos años-
    El capitán se dio la vuelta está vez no intentó ocultar su impaciencia y miro de mala manera a la enfermera.
    -capitán entiendo la necesidad de la guerra, pero estamos acelerando su recuperación lo más que podemos, además está el avatar Shiori-
    -disculpe mi señora, perdimos a la chica avatar hace poco necesitamos otra figura que nos levanté el ánimo lo más pronto posible-
    -tendrá que disculparme, solo sigo instrucciones, ahora discúlpeme tengo que atender a otros pacientes-
    La enfermera se apartó del pasillo mientras que el capitán sin permiso se metió a la habitación donde Rin descansaba, pese a estar varias semanas en terapias intensivas, incluso con la curación de fuego de Burai, con esa curación la chica ya aguantaba las sanación de agua control sin gritar, pero aún con curación de fuego, agua y metal control, además de cirugías, medicamentos, Rin apenas había podido recuperar la movilidad en las extremidades, podía caminar pero por periodos de poco tiempo.
    El capitán se acercó a la joven sin decir nada, Rin entre abrió los ojos para ver a ese hombre, la chica en sí entendía el porqué del tratamiento médico especial, pero por lo que había escuchado acaba de salir de una prisión para entrar a otra aunque por otros motivos.
    El capitán sin decir nada se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia la puerta.
    -supongo que debo agradecerle el ayudarme cierto- intervino Rin de sorpresa provocando que el capitán se detuviera.
    -si exacto, debes presentarse al servicio-
    -ahí no les sirvo de nada, ni yo ni mi padre-
    -no es mi plan, es eso o que nos traigas al avatar-
    Rin se quedó sorprendida de lo que en verdad querían, no la querían a ella, a quien querían era a Burai, la chica instintivamente susurró Burai.
    -con que así se llama Burai, si entonces habrá que buscarlo-
    Rin se tapó la boca, sabía que Burai era el avatar ya que lo había escuchado cuando la rescataron, pero antes de eso ya lo sospechaba, en esos interminables interrogatorios, siempre le preguntaban sobre Burai y así quizás lo dedujo, pero no pensaba que la nación del fuego fuera a ignorar el nombre de Burai y supo que no debía decirlo cuando el capitán uso el término “nos traigas al avatar”
    El capitán salió de la habitación con paso firme y cerrando la puerta tras el una vez que salió, mientras que Rin lamentaba haber sido tan tonta, como era posible que se le escapará algo así, aunque Burai estaría lejos Rin pensaba que tendrían los medios para encontrarlo y su padre que seguramente seguiría buscando al avatar cuando lo tuvo frente a sus ojos esa noche, de haber sabido que era el avatar quizás no hubiera tenido que estar encerrada tanto tiempo.


    -… como podrán ver está chica Makoto Kitano de solo quince años, agredió a sus compañeras de clase cuando se negaron a darle dinero para comprar cosméticos, la chica incendió con sus controles toda la biblioteca y encerró ahí a sus compañeras, cuando la policía intervino está puso resistencia al arresto causando más daños al edificio.
    En las pantallas de televisión mostraron las imágenes de la chica siendo retenida mostrándose violenta ante la cámara, era una chica vestida completamente de negro incluyendo su maquillaje, los policías forcejaban todavía con ella.
    -la policía también inspeccionó la casa de está agresora mostrando todo lo que está chica escondía, vamos a verla.
    En la pantalla mostraban historietas del género gore, armas, como catanas, estrellas, pistolas, libros restringidos por su alto contenido de violencia, en la nota periodística mostraron una entrevista con el jefe de la policía local que decía que ese tipo de casos siempre se mostraban en los jóvenes que eran maestros ya que eran una amenaza para la sociedad y que el partido igualitario siempre interesado en mantener la paz…
    Apagaron el televisor quienes habían estado viendo la programación era un grupo de cincuenta personas, hombres y mujeres de todas las edades, soldados de la rebelión entre mezclados con los resurgistas, soldados de la nación del fuego y los civiles de Ba-Sing-Se que se encontraban en las una de las tiendas de acampar de la base que habían formado afuera de la ciudad, llevaban meses cercando la ciudad, y aunque el progreso de la toma de la ciudad era lento, seguían avanzando y resistiendo los bombardeos y ataques de los bloqueadores de chi para detener su avance.
    -todavía fingen sus actos heroicos- se quejó una de los soldados de la nación del fuego.
    -si pero nadie nos obliga a verlo- interrumpió un soldado de la rebelión- encendí el televisor con la esperanza de que Vasco anunciara la liberación del estado-continuó el soldado.
    -Sabal quieren hablar contigo- informó uno de los soldados que entró a la tienda.
    -¿Quién quiere hablar conmigo?-preguntó Sabal mientras que la arrebataban el control remoto, una niñita de nueve años que encendió el televisor para ponerle a las caricaturas.
    -no lo sé un tal Lars
    El soldado que encendió el televisor salió de la tienda, Lars conocía ese apellido, no podía ser ese sujeto estaba muerto o al menos eso creía pero no era de impresionarse, en estos tiempos muchos aparentaban su muerte para evitar el arresto o la ejecución.
    Sabal siguió al soldado entre tiendas de acampar y fogatas, el frío del aire se sentía muy fuerte, señal de que el invierno llegaría dentro de unos días, junto con las primera nevadas, cosa que los maestros agua usarían para tener la ventaja en el asalto y era lo que estaban esperando.
    El soldado condujo a Sabal hasta una tienda, a través de un campamento donde ya había anochecido donde se encontraba Albert Lars con su uniforme de mercenario, pero había dejado sus armas en la entrada por seguridad o porqué solo así lo dejarían pasar.
    Lars se dio la vuelta, era justo idéntico a como lo recordaba, no lo podía creer estaba vivo, pero aún con el paso del tiempo parecía no haber envejecido mucho.
    -viejo amigo cuanto sin verte- dijo sonriendo Sabal mientras que saludaba a su viejo amigo con un fraternal abrazo.
    -es un gusto verte Sabal-
    -¿Cómo…
    -caí dentro de la mina salí justo a tiempo, pero no es tiempo para eso, vine aquí por algo importante-interrumpió Albert con voz preocupante.
    -pues dispara, que sucedió, por tu actitud veo que las cosas no van bien, aunque puede que endureciste un poco el carácter-
    -gajes del oficio, aprendes a odiar y a no sonreír- Albert dio un paso hacia un lado necesitaba explicarle muchas cosas.
    -por dónde empezar, bueno…estuve en la nación del fuego durante la invasión-comenzó a explicar Albert mientras miraba hacia el techo-nunca creerá a quien vi ahí-añadió volteando a ver a Sabal, que respondió negando la cabeza.
    -al chico, lo reconocía casi en seguida, es idéntico a ti, sabes de quien hablo.
    Sabal sintió un fuerte impacto, no esperaba que le dijeran algo así tan de repente, pero si hasta donde sabía su familia seguía en Wuhan, a salvo no tenían que estar en la nación del fuego, a menos que huyeran, pero porqué si no era maestro.
    -que hacía ahí ¿qué hacía mi hijo ahí?-preguntó Sabal.
    -convenciendo a los soldados igualitarios de dejar de atacar, no solo es maestro tierra, es el avatar y ya domina dos elementos si no es que tres-
    Esa noticia fue como un puñetazo en el estómago de Sabal, su hijo el avatar, imposible, no podía ser el avatar, todos menos el, porqué.
    Sabal se tocaba la frente intentando concentrarse para asimilar lo que acababa de escuchar y aferrarse a la realidad, si le hubiera gustado tener un hijo al cuál entrenar en el arte de la tierra control, pero el avatar.
    -¿donde está?-preguntó- tengo que verlo
    - no lo sé-respondió Albert
    Sabal agarró de las solapas a Albert en lo alto.
    -no lo sabes, maldita sea por qué no lo sabes-respondió comenzando a poner enojo en sus palabras- ¡porque tardaste tanto en decírmelo!-
    - bájame Sabal, lo estuve vigilando por semanas pero se me escapó, estaba en la tribu de los guerreros del sol, entrenando fuego, se me escapo y tarde mucho en averiguar dónde estabas tú-
    Sabal bajó a Albert al piso tentado a dejarlo caer fuertemente al piso únicamente para desquitarse por lo que acabó de oír.
    -¡al suelo!-gritaron desde afuera.
    Sabal y Albert se lanzaron al suelo mientras que el sonido de un avión de la fuerza aérea pasaba a toda velocidad provocando ese sonido potente en el aire
    Se escuchó una fuerte explosión no muy lejos de donde estaban, la mitad de los que acampaban salieron de sus tiendas para atender el incendio, mientras que otro soldados se subieron a unos camiones donde tenían la artillería anti aérea y comenzaron a disparar contra el avión para intentar derribarlo.

    Había pasado una semana desde que acordaron regresar a la isla de los guerreros del sol, aunque el emperador no mostró sorpresa al verlos, pero les informó que Albert Lars descubrió al doble de Burai y se fue a buscarlo, también lamento la muerte del gran sabio, cuando Luten propuso que Burai asistiera a la ceremonia para probarse como guardia de la tribu del sol, el segundo de un total de siete niveles, el emperador no se mostró estar muy dispuesto a aceptar, pero después de que Burai le explicó la fuga de Satoshi y la batalla en el mundo de los espíritus este aceptó, la ceremonia sería al día siguiente.
    Horas antes del amanecer, los guerreros le dieron a Burai una muestra del fuego vital de la aldea, a diferencia del rito de iniciación dónde los aspirantes solo subían a la punta de la pirámide hacían la danza y los maestros aprobaban al aspirante, pero en este caso el aspirante debía recorrer todo un largo trayecto desde el templo en lo alto de la tribu hasta la pirámide donde aguardaban los maestros sosteniendo la llama sin extinguirla o sin provocar un incendió por mínimo que fuera.
    Al principio sonaba muy fácil, pero conforme Burai caminaba bajando la montaña, esquivando las hojas de los árboles y a los insectos que volaban alrededor de él, se suponía que no debía salirse del camino que le indicaban las manos de piedra que habían colocado a lo largo del trayecto, pero en esa oscuridad era difícil, ya que todavía era de madrugada y con esa llama no era posible ver nada, además de que tenía prohibido usar otro elemento que no fuera el fuego, aunque el recorrido no fue tan malo.
    Poco a poco Burai se fue acercando al templo donde se encontraban los maestros, aunque faltaban minutos antes de que amaneciera y Burai estaba por llegar a la base que estaba en la base de esa pirámide, la misma donde se había convertido en iniciado meses atrás.
    Los guerreros, que estaban acompañados por el emperador y los Kuri vestidos como guerreros del sol, cosa que le pareció divertido a Burai, aunque no sabía que sería más divertido si verlo vestidos como guerreros del sol o como nómadas aire, al menos esta vez no lo abandonaron.
    Los guerreros del sol comenzaron a tocar los tambores y a danzar usando aros de fuego que cargaron a través de la llama que sostuvo Burai.
    El chico hizo una reverencia ante el emperador, sin dejar de sostener la llama antes de comenzar a subir por las escaleras que lo conducirían a la punta, una vez arriba, Burai extendió la llama hacia arriba en un látigo de fuego que formó un aro de fuego alrededor de el, Burai soltó la llama en el aire y ya con las manos libres, comenzó a realizar unos movimientos en el suelo, patadas giratorias y golpes lanzando su fuego control de color verde, mientras que el aro de fuego comenzaba a hacerse más y más delgado, cuando Burai terminó de hacer los movimientos, al emperador asintió con la cabeza y los guerreros dejaron de golpear los tambores y el fuerte sonido del cuerno retumbo en los alrededores.
    Burai extendió las manos para sostener de nuevo la llama del fuego que le habían dado y volver a fortalecerla una vez más.
    Las puertas donde se encontraban dormidos los dragones se abrieron y ambos salieron volando para comenzar a volar alrededor de Burai.
    Burai repitió lo mismo que la vez anterior le dio todo su poder a esa llama, la prueba consistía en realizar la kata del guardia del sol frente a los maestros antes de que el aro de fuego se extinguiera, claro que Burai debía hacer la kata usando su fuego control, los guerreros del sol danzaban debajo en la base de la pirámide y otros guerreros tocaban los tambores y otros instrumentos de la tribu.
    Burai terminó de realizar la danza del guerrero acabando con un salto en el aire hacia enfrente antes de atraer la llama hacia el y extinguirla haciendo una reverencia.
    Los dragones que habían permanecido volando alrededor de el dejaron de dar vueltas y dejaron de volar quedándose quietos, recargados en la pirámide uno enfrente del otro antes de comenzar a exhalar fuego que se convertía en un remolino de fuego de diversos colores que giraban alrededor de Burai, ese remolino traía tonalidades de colores que Burai no recordaba haber visto en su iniciación anterior.
    Cuando el remolino de extinguió y los maestros regresaron a sus cavernas Burai comenzó a bajar por las escaleras hacia donde estaba el emperador.
    Burai hizo una reverencia al emperador en señal de respeto y este se la regresó.
    -felicidades Burai, a partir de ahora eres un guardia de sol-
    Los demás guerreros que se habían arrodillado mientras que Burai bajaba de la punta de la pirámide, se pusieron de pie y también comenzaron a aplaudir con fuerza.
    -¿que tal te fue?-preguntó Tenoch sorpresivamente al acercarse a Burai una vez que todos comenzaron a retirarse, cuando le dieron su nuevo uniforme como guardia del sol.
    -bueno, fue mucho mejor que la vez anterior, sentí como la energía de ese fuego me recorriera todo el cuerpo- respondió el chico abriendo y cerrando el puño, sentía que su cuerpo se volvió más fuerte y que tenía más energía.
    -creo que comprendo más cosas, mira esto-
    Burai concentró su energía en lo que acaba de aprender y dio un golpe en el aire para expulsar fuego control, de sus nudillos no salieron llamas de fuego verde, ahora estás eran de otro color blanco, lo que quería decir que ya estaba obteniendo una conexión más fuerte con el mundo de los espíritus.
    -tu viaje al mundo de los espíritus te ha dotado de nuevos poderes, estos son tan grandes como jamás los hubiera imaginado-intervino el emperador.
    -y no es todo- susurró Burai
    El chico se concentró de nuevo en sus respiraciones y dio un golpe en el aire, pero no para sacar fuego control, si no para sacar una ráfaga de aire control, bastante más fuerte de las que había hecho antes.
    -¿Qué harás ahora?-preguntó el emperador.
    Esa era una buena pregunta, ya había vuelto a progresar en su entrenamiento pero aún le faltaba mucho, todavía no aprendía mucho movimientos ni formas de fuego control, ni había aprendido a usar el planeador para volar ni ha hacer que el aire tomará forma, y no digamos comenzar a controlar el agua.
    -planeaba ajustar cuentas para liberar al reino tierra-respondió el chico.
    Los Kuri se quedaron viéndose el uno al otro en señal de que seguramente no aprobaban el plan de Burai.
    -no es muy aconsejable que hagas eso Burai- comenzó a decir Tenoch- si comienzas a atacar a los bloqueadores de chi en plena ciudad de Ba-Sin-Se y se dan cuenta de que eres el avatar, usaran eso para enemistar a los maestros y a los no maestros otra vez-
    Burai volteó a ver a Tenoch en verdad no se le había ocurrido esa posibilidad, pero entonces que hacer, no podría ir directamente a combatir.
    -tienes que demostrar que los maestros y los no maestros pueden convivir juntos, solo así vas a destruir el partido igualitario de una vez por todas- continuó Tenoch.
    -pero como, hacerme pasar por súper héroe, eso no funcionará si no domino los cuatro elementos y estoy lejos de empezar a dominar el agua- informó Burai sin alguna idea en mente.
    -podrías intentar lo de la grabación que usaste durante la invasión- comenzó a decir el emperador cuando de pronto su voz fue opacada por un sonido que parecía un agudísimo grito no humano que venía desde los lejos, los Kuri, el emperador y Burai tuvieron que taparse los oídos para no quedarse sordos, cuando el sonido se sonido se opacó, Burai y los demás por fin se destaparon los oídos.
    -¿esos no fueron los dragones cierto?-preguntó Tenoch
    -ninguna de las criaturas de la isla hace ese sonido- respondió Luten.
    Era verdad no había nada en la isla que tuviera un sonido semejante lo que acababan de escuchar, Burai volteó a todos lados esperando a ver a sea lo que sea que haya producido ese sonido pero no había nada alrededor hasta que.
    Una sombra se proyectó sobre la pirámide y comenzó a descender por las escaleras hasta llegar hasta abajo, esa sombra que solo podía moverse por el suelo comenzó a proyectarse en forma tridimensional pero sin llegar a tomar una forma física, se trataba de un hombre al que Burai conocía bien y que provocó que el chico tomara una posición de combate.
    -Osai, ¡¿Qué haces aquí?!, tú estás muerto-
    -no hay otra cosa que odie nada más en el mundo que a ti, pero no será placer mío el destrozarte y nada me hace enojar más que venir de esta manera a mi mundo-comenzó a explicar Osai con esa sonrisa maliciosa que tuvo alguna vez.
    -¿si no te gusta a que viene este desagradable encuentro?-preguntó Tenoch.
    La mirada de Burai volteo a ver a Tenoch ni se había dado cuenta de que los cinco habían tomado postura de ataque listo para enfrentarse a Osai si es que tenía poderes todavía.
    - tengo un mensaje por parte de Satoshi, el mensaje es el siguiente, tienes una semana para entrar al mundo de los espíritus en tu forma física para un combate uno a uno contra el avatar oscuro, si no accedes Satoshi liberará una banda de espíritus oscuros contra las tropas en la capital de reino tierra y no parara de ejecutar vidas humanas hasta que no quede nadie y será el fin de toda resistencia contra los igualitarios en el reino tierra, es todo-



    Mi condición:




    Alianza:



    Mi número:


      Fecha y hora actual: Jue Dic 13, 2018 7:57 am