Gantz Club


    Avatar la leyenda de Burai capítulo 20

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1574 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Avatar la leyenda de Burai capítulo 20

    Mensaje  Diogo Rangel el Dom Ene 08, 2017 10:40 pm

    Capítulo 20 El reto
    -esto no tiene mejora- dijo uno de los soldados de la nación del fuego mientras que retiraba un poco de agua que controlaba con sus manos para usar una técnica de curación, lo que ocasionó que Rin diera un alarido de dolor bastante fuerte, lo bueno era que estaban en una pradera lejos de la civilización.
    Tan pronto el agua se alejó de Rin está dejo de gritar, la habían mantenido recostada en una cama de suave paste verde para mantenerla relajada.
    -inténtalo de nuevo-ordenó el capitán.
    -no puedo no soy tan bueno y solo estoy consiguiendo lastimarla.
    Burai miraba a Rin pensando en que si de verdad era la misma chica a la que ayudó, parecía increíble lo mucho que había adelgazado, y era tanto lo que la hicieron adelgazar que parecía un joven con un mortal caso de desnutrición.
    La tortura a la que la chica había sido sometida fue muy fuerte e inhumana, vaya era horrible como el odio de los igualitarios podía superar la razón.
    El cuerpo de Rin no solo estaba delgado tenía marcas de lo que parecían ser puntos hechos a base de agujas, moretones y quemaduras
    -déjame ver-irrumpió Shiori
    La joven comenzó a revisar a Rin que parecía no ser capaz de mantenerse despierta por más de una hora, Shiori apenas podía tocar a Rin por temor a hacerle daño.
    -¿Qué lograste distinguir en sus canales de Chi?-preguntó el capitán
    -obvio están bloqueados, pero más que bloqueados es como si hubiesen sido lastimados-respondió el soldado.
    -necesita ir con especialistas en la nación del fuego- dictaminó Shiori volteándose hacia todos para verlos- no tenemos los materiales adecuados y tampoco los conocimientos.
    -pero tienes entrenamiento de curación en metal control, podrías usar eso en su sentido nervioso para que no sienta dolor- le dijo Zeb poniendo su mano sobre su hombro.
    -si pero no solo bloquearon su chi parece que alteraron todo su sentido nervioso no tengo cuidado la podría matar, es una técnica diseñada para dificultar la curación-
    Burai volteó hacia Luten pensando en que podría hacer para ayudar a Rin, tenía que haber algo, ir a la nación del fuego les tomaría varios días si no es que semanas y sin los cuidados especiales Rin podía morir.
    -¿Luten recuerdas como me curaron durante la invasión?-le preguntó Burai
    -si planeas que haga eso déjame decirte que no es lo mismo además ahí usaron no una muchas cosas para ayudarte-dijo Luten retrocediendo en señal que no quería convertirse en parte de una mala curación.
    -Por favor mira no la tocaremos con el fuego solo le pondremos algo de calor para darle energía-
    -¿por qué no tu Burai?-preguntó Tenoch
    -mi primogénito tiene razón, eres el avatar tú mismo deberías ser capaz de curarla-
    Burai dudo no era que no quisiera hacerlo, era que no conocía la técnica todavía, si su fuego control había mejorado pero no era tanto.
    -bueno… lo intentaré pero Luten me podías decir cómo-
    Luten se rasco las barbilla durante unos minutos pensando que se podría hacer para curarla, entonces recordó algo que podría ser útil.
    -podríamos ampliar tus poderes usando las velas espirituales del templo, pero aquí no servirán de mucho.
    A Burai s ele había olvidado los monjes del templo le habían informado que esas velas también tenían ciertas propiedades para ayudar a la sanación de pacientes y de relajamiento de los sanadores y curanderos.
    -pero aquí no, necesitamos un lugar donde no sople el viento- continuó Luten
    -en la madrugada vimos una cueva yo propuse que nos quedáramos ahí-reclamó uno de los soldados.
    Tuvieron que regresar a esa cueva en las rocas voladoras, cuando llegaron todos entraron, algunos de mala manera, la cueva se encontraba al pie de un montaña rodeada por espesos árboles que no permitían la vista de la entrada de la cueva desde el aire.
    El señor Kuri que era quien tenía más fuerza física cargo a Shiori y la colocó en el piso con todo el cuidado que pudo.
    Al final Burai se sentó en el piso en forma de meditación otra vez, no sabía si tenía que meditar para curarla de esa forma, pero no tenían tiempo.
    -yo te ayudo Burai-
    -y yo-
    Los Kuri se sentaron a los lados de Burai rodeando a Rin y a la vela dorada que colocaron al lado de Rin.
    Burai encendió la vela usando su fuego control, mientras que él y los Kuri comenzaban a respirar profundamente para comenzar a meditar, no se encontraban en algún templo así que no había riesgos de entrar al mundo de los espíritus en lugar de curar a Rin
    La única luz que había en esa cueva era la luz de la cueva y después de unas respiraciones meditar Burai podía verla vela encendida incluso a través de sus parpados y cada vez se hacía más fuerte.
    -Burai ya están generando mucha energía creo que ya deberían comenzar- informó Shiori.
    Burai abrió los ojos mientras que Luten se acercaba a Rin y se sentaba junto a Burai que se levantó de su estado de meditación y se acomodaba estando arrodillado.
    Burai sentía una sensación en su nuca, en la coronilla y en su frente era como si algo vibrara con mucha intensidad en esas zonas.
    Burai concentró su energía en sus manos sacando su fuego control verde y dirigiéndolo hacia Rin teniendo en cuenta de que no debía tocarla.
    Cuando Burai estaba por comenzar, Luten agarró sus manos y las dirigió hacia la frente de Rin, y comenzó a recorrer todo el cuerpo de Rin mientras que Luten guiaba las manos de Burai por todo el cuerpo de Rin mientras que ambos chicos rezaban una canción, cosa que Tenoch y Kohama también hacían
    Entre más rezaba Burai más energía sentía en su cuerpo, el cuerpo de Rin no reaccionaba a lo que estaba pasando y poco a poco el fuego de Burai comenzaba a cambiar de un color verde as un color amarillo.
    Las respiraciones de Rin se hicieron más profundas al punto en que la joven terminó dando un grito ahogado.
    -la están lastimando- intervino Zeb
    -no hables-lo interrumpió Shiori.
    Burai siguió curando a Rin, ya no debía faltar mucho, la chica había despertado y estaba recobrándola movilidad, sus respiraciones se estaban regularizando y algunos moretones, los más chicos comenzaban a desaparecer.
    Rin abrió y cerró las manos, comenzó a mover los tobillos y a mover el cuello en diferentes direcciones, cuando de repente el fuego amarillo de Burai comenzó a extinguirse, la vela también había comenzado a extinguirse a mayor velocidad que la normal a punto en que en media hora ya casi toda se había consumido.
    El fuego control de Burai se apagó, mientras que el chico instintivamente se puso de pie y miraba hacia enfrente, como si una fuerza desconocida y poderosa lo estuviese llamando solo para ver a esa vida anterior llamada Guideon que se había manifestado frente a el una vez más.
    -aún te hace falta aprender mucho, pero primero debes descubrir dos verdades, la primera está en ciudad república, debes enfrentar frente a frente al mismo soldado que te derrotó en la nación del fuego y la segunda…-
    -en serio confías en el- intervino Satoshi que apareció a un lado de Guideon-
    Burai instintivamente se puso en posición de combate, listo para atacar a Satoshi, en lo personal la presencia del no significaba nada bueno.
    -¡aléjate de mí!-gritó el chico listo para lanzar una ráfaga de fuego control.
    -no puedes…intentó decir el avatar oscuro mostrando una sonrisa de satisfacción.
    -si puedo sé que no estoy en el mundo de los espíritus, y aunque tu si lo estés puedo alejarte con mi poder-advirtió Burai sin saber si lo que acaba de decir era verdad o mentira
    -bien me alejo no sin antes decirte que confiaste muy rápido en este tonto- señaló a Guideon con la mirada, ya leíste anoche el libro y ya descubriste que no es una de tus vidas pasadas..-
    -¡no lo escuches!- intervino Guideon levantando la mano avanzando un paso hacia él.
    Burai instintivamente separó ambas manos una, su izquierda apuntando a Guideon y la derecha apuntando a Satoshi, no confiaba en ninguno de los dos.
    -¡tienes que confiar en mí!-
    Guideon y Satoshi desaparecieron, las piernas de Burai tambalearon y el chico cayó al piso arrodillado, después sintió como su cuerpo de desplomaría hacia adelante, el chico adelantó sus brazos para poder recargarse en ellos y no caerse de frente con el rocoso piso, cosa que solo funcionó unos segundos ya que sus brazos también tambalearon antes de que estos se doblaran y todo su cuerpo cayó al piso.
    Burai el encontraba en-… un pasillo de paredes de color amarillo, o quizás era iluminación de los focos naranja lo que le daban ese color a la pared, el chico seguía a tres hombres adultos volteó hacia atrás para ver a otros cinco hombres detrás del mientras que era agarrado de las manos por dos más , todos los hombres tenían uniformes militares.
    -lo sacaron de una zona en problemas de guerrillas, de entre los escombros de una casa- dijo el que dirigía el grupo.
    -¿los padres?-
    -el padre está ebrio tiene muchos más antecedentes criminales que todos los reos de la prisión federal juntos y la madre está drogada y seriamente herida-
    Burai se encontraba sentado esperando en un sillón cómodo mientras que un hombre vestido con una bata blanca ponía en una mesita frente a él una pequeña colección de cuatro juguetes y le pedía que escogiera uno, Burai selección uno, repitió el ejercicio varias veces y al final tenía cuatro juguetes muy divertidos, el hombre con bata blanca se retiraba y Burai escuchó algo que dijo muy claro pero sin prestarle atención.
    -reconoció las cuatro reliquias del avatar, lo pusimos en hipnosis y pude distinguir recuerdos de avatar Korra, no hay duda es él-
    -¿Qué hacemos ahora avisamos al general y a los ministros o a los político?-
    -avisemos a los secretarios de defensa, pero esperen una media hora primero debemos poner presentable a este niño antes de presentarlo, ah y díganle a los padres que el niño falleció así nos evitaremos problemas-
    Le cortaron el cabello, lo bañaron y lo vistieron con un uniforme militar tamaño infantil que habían conseguido de último minuto, quemaron la ropa mugrienta que el niño tenía puesta.
    Horas más tarde se encontraba sentado frente a una docena de personas todos de edad algo avanzada mirando seriamente al chico, después de que el hombre vestido de bata blanca junto con otro dos terminaba de exponer.
    Una sonrisa se dibujó en los hombres que Burai tenía enfrente, una sonrisa de satisfacción que después de unos minutos de charla por fin tomaron una decisión.
    -bien se ha decidido que el avatar será apartado de su familia biológica, será trasladado a un frente militar donde tendrá una educación escolar completamente militar-
    -solo enseñar a un niño eso sería demasiado peligroso señor-intervino el científico- propongo tenerlo frente a observación científica durante la niñez y que comience su entrenamiento una vez alcanzada la pubertad y comenzar un entrenamiento militar una vez llegada a la adolescencia.
    -esa no es opción- intervino otro de los ministros de la defensa- en especial con los igualitarios a punto de atacar-
    -también los daremos en adopciones arregladas a militares para garantizar un buen desarrollo de esos niños-
    -propongo que el avatar será puesto en adopción del militar que lo encontró, el capitán Abiko.
    -el mejor plan que ha diseñado este comité es que se formarán varios grupos de niños que recibirán educación escolar completamente militarizada, dichos niños serán escogidos de orfanatos…
    Burai se encontraba siendo transportado en una camión blindado junto con soldados y otros niños de aproximadamente su edad los niños no paraban de hablar y gritar mientras que los soldados no paraban de exigir silencio.
    Hubo una explosión y el camión volcó…
    Las manos de un hombre agarraron al chico y comenzaron a cargarlo alejándolo del lugar tan rápido como podía correr.
    Cuatro hombres rodearon al chico se encontraban en círculos frente a una fogata justo a la mitad de la noche mientras que Burai lloraba con mucha fuerza
    -… sacrificamos las vidas de treinta de nosotros por esto- intervino molesto uno de los hombres.
    -es el avatar-
    -es un bebé llorón-
    Burai seguía llorando con todas sus fuerzas sin dejar dormir al resto de la tropa.
    -¡ya cállenlo!-gritaron algunos.
    -no le grites así además es el espíritu de Korra debemos protegerlo-
    -somos sus guardianes no sus niñeras-

    Burai abrió los ojos se encontraba acostado en el piso de la caverna sobre una cobija, se encontraba boca abajo con la cabeza girada hacia un lado, por varios minutos Burai quedó norteado de en donde se encontraba o que hacía en ese sitio se encontraba, fue cuando todo le regresó lentamente, Burai se dio la vuelta para levantarse se encontró con el señor Kuri, Luten, Shiori y Zeb durmiendo en sus sacos de dormir apenas distinguibles en la oscuridad.
    Burai se levantó del lugar, la cueva estaba a oscuras debido a que había anochecido, la única luz que había provenía de una linterna que Burai recogió del piso y con ella pudo distinguir a los que estaban dormidos.
    -si quieres puedes unirte- murmuró Tenoch que se encontraba sentado en una roca en el piso sosteniendo otra linterna.
    Burai avanzó hacia Tenoch y se sentó en la roca que estaba frente a donde estaba sentado Tenoch seguramente haciendo guardia para los demás.
    -me dormí temprano para hacer la última guarida de la noche, acabo de empezar-
    -¿Qué me paso?-preguntó Burai buscando a los demás con la linterna.
    -te desmayaste, después de que hablabas solo en un idioma que no entendimos y después te desmayaste-
    -¿y Rin?-
    Se despertó de repente con mucha energía después de que te desmayaste, tenía un mejor aspecto, incluso pudo hacer leves movimientos y cuando le hicieron una curación con metal control y agua control ya no gritaba de esa forma ni perdía el conocimiento, después de la cena los soldados se fueron junto con Rin pero Shiori y Zeb se quedaron ¿y tú que hiciste porqué hablaste solo?-
    Burai le explicó que vio a Satoshi y a Guideon y del sueño que tuvo, que apenas comprendió lo que pasó en él.
    -hablaron mucho de apartarlo de su familia y darle educación militar-
    Tenoch se rasco la barbilla pensando por un minuto o dos antes de responder.
    -bueno quizás sea la historia de Guideon-
    -no lo creo hablaron de los igualitarios-respondió Burai al que le rugieron las tripas con fuerza quizás Tenoch las escuchó porqué dijo
    -quizás es de la vida de Satoshi, oye será que comas algo, o mi papá hará hincapié a lo delgado que estás y a lo poco masculino que te vez.
    Horas más tarde cuando todos despertaron volvieron a desayunar, el señor Kohama hizo hincapié al físico de Burai, otra vez, cosa que provocó una risa en la cara de Zeb que se presentó ante Burai, tenía veinticinco años provenía de las naciones unidas, o al menos sus padres, no era maestro lo que lo convirtió en una oveja negra para la familia ya que todos eran maestros fuego.
    Después del desayuno guardaron todas las cosas preparándose para irse, lo que recordó a Burai que aún no tenían planes de a dónde ir, tenía la idea de rescatar a Rin y que se uniera al equipo para ayudarlo a dominar el agua, pero no estaba ahí y tampoco estaba en condiciones de entrenar.
    -¿Qué haremos?-preguntó Burai una vez que montaron en el bisonte volador que ahora volaba más bajo debido al peso de dos personas más y sus equipajes.
    -¿podríamos ir a la base militar en la roca hirviente?-
    -¿¡roca hirviente!?-preguntó Burai al mismo tiempo que el señor Kohama exclamaba.
    -¿tiene algo de especial esa base?-preguntó Luten
    Burai que era quien conducía al bisonte volador se volteó a ver, jamás había escuchado el nombre de la roca hirviente y porqué Shiori no regresó con los demás.
    -no es una base militar- comenzó a explicar el señor Kuri- es una prisión de la nación del fuego ubicada justo en medio de un lago de agua hirviendo, ahí tienen a los criminales más peligrosos de ese país, aunque actualmente creo que los entrenan para el combate.
    -¿Por qué quieres ir ahí?-preguntó Burai
    -nada solo quiero ir ahí-
    -Shiori te salvamos una vez y yo dos, de los igualitarios y de tu padre, confía en mí y yo confío en ti-le dijo Burai.
    Shiori recorrió con la vista a todos los que estaban a su alrededor, no tenía de otra quizás necesitaba a Burai para poder salvar a sus padres.
    -la nación del fuego me ha usado como cebo y hacerles creer al mundo entero que soy el avatar, me han tratado como esclava desde toda mi vida y tienen con qué chantajearme-
    -sus padres están en la roca hirviente, vamos a sacarlos-
    -bien me apuntó-
    Shiori sonrió por dentro sabía que Burai accedería a ayudarla y eso le daba ventaja en esos momentos podría salvar a sus padres y por fin encontrar su libertad.
    -¡Burai!- intervinieron Luten y el señor Kohama
    -¿Qué?-
    -rescatar a esa familia no es algo de tu incumbencia, es aquí dónde deberías decir, no puedo interponerme Shiori hay una guerra a cuestas- dijo el señor Kohama regañando a Burai.
    -emmm, el avatar no está para una guerra, se supone que debo mantener la paz y eso incluye a la familia de Shiori, soy el líder así que vayamos-
    Burai se dio la vuelta agarró las riendas del bisonte volador y dirigirse hacia la nación del fuego.

    Los seis se encontraban en la isla de la nación del fuego, la playa y parte de la montaña tenían buena vegetación pero el centro de la isla tenía un enorme lago de agua hirviente que burbujeaba y expulsaba olas de calor insoportable y justo en medio estaba un isla donde construyeron una prisión con altos muros, la entrada y salida era un teleférico que pasaba por encima del lago, el lugar perfecto para una prisión.
    Burai levantó la cabeza entre las rocas, el teleférico estaba fuertemente custodiado por soldados armados hasta los dientes.
    -algún plan avatar, necesitamos a un maestro agua- intervino Zeb- sé que no dominas el agua aún.
    -bueno siempre hay una primera vez no- dijo Burai poniéndose de pie, el chico concentró su energía e hizo levantar una nube de polvo que cubrió todo hasta el límite del lago de agua, Burai uso esa pantalla de humo para esconderse y usando tierra control patinó rápidamente entre las rocas hasta la orilla.
    -¿Qué está haciendo?-preguntó Zeb
    -improvisando…-respondió el señor Kohama meditando sobre la actitud de Burai- vaya siempre lo he visto como un niño asustado y no como al avatar, creo que rescatarte dos veces y a la otra chica, le dio confianza- volteó a ver a Tenoch- primogénito tú lo conoces mejor, así se comporta siempre-
    -bueno… era más confiado antes de huir de casa-respondió Burai.
    Burai se encontraba en la orilla del lago, si la tocaba seguramente gritaría, ignorando eso el chico se puso en posición, nunca había hecho agua control pero su experiencia en el mundo espiritual había potenciado sus controles de fuego y había hecho despertar sus controles de aire, podía hacerlo.
    Burai levantó las manos hacia arriba como si estuviera cargando una roca imaginaria pero el agua hirviente no se movió ni reaccionó, quizás otro movimiento, el chico comenzó a mover las manos como si estuviera meneando una olla con las manos concentrando toda su energía para mover el agua y luego levantó de nuevo las manos.
    No pasó nada el agua siguió de la misma manera, Burai intentó varias veces mover el agua de ese lago pero está mantenía quieta.
    -olvídenlo lo haremos a de otra forma.
    Burai con la ayuda de Tenoch levantaron una nube de polvo, después Burai hizo levitar otra plataforma de roca por encima del agua hirviente hasta que aterrizaron en la orilla de la isla.
    Los seis de pegaron contra la muralla de la construcción, que también era metálica, una vez que bajaron de la roca que Burai dejo a un lado y comenzaron a andar rápida y sigilosamente.
    -no esperaba que hicieras agua control, pero me hubiera de verdad sorprendido, pero te felicito diste un paso importante en tu entrenamiento- añadió el señor Kuri.
    -bien es hora de entrar, quizás mi metal control pueda hacer un agujero-susurró Shiori.
    -solo ten cuidado de en donde entraremos- susurró Zeb- dime que ya estuviste aquí antes-
    -si… una vez como es muy seguro este lugar es improbable que tengan cámaras de seguridad, los reos aceptan la libertad a cambio de un servicio, incluso muchos pobres cometen crímenes para que los traigan aquí y les den de comer.
    Sonaba algo raro escuchar en que se desperdiciaban los impuestos del gobierno, pero en situaciones así, podía ser comprensivo o al menos para la gente pobre.
    Shiori golpeó la pared metálica para sentir las vibraciones y lo que había dentro de la esa prisión.
    -detrás hay un pasillo despejado, podemos pasar por ahí sin ser vistos y es un metal controlable es cromo, eso creo…
    -permíteme- dijo Burai estirando los brazos- yo me encargo-
    El chico apuntó con los brazos hacia la pared metálica abriendo una puerta rectangular por la cual pasaron al interior, una vez dentro Burai cerró la puerta por si las dudas.
    -me sorprende que siendo una prisión no hayan puesto una pared de platino-añadió Burai pensando en la buena suerte que tenían.
    -aquí solo traen maestros fuego así que deben confiar en que están seguros aquí dentro, o quizás los fondos del gobierno no alcancen o por si hay una invasión puedan huir o usar el edificio como escudo- explicó Zeb.
    Se encontraban en una habitación donde el único mueble era un solitario escritorio algo viejo, el primer instinto de Burai fue abrir el cajón del escritorio queriendo ver los expedientes y encontrar a los padres de Shiori cuando Burai abrió el cajón vio que estaba lleno a tope de carpetas y folders ordenados alfabéticamente…
    -¿cuáles son los apellidos de tus padres?-
    -Yuki- respondió Shiori
    Burai rebusco entre las carpetas hasta encontrar la que contenía el apellido de los Yuki el
    Chico abrió la carpeta y la examinó en ella estaban los nombres de los padres de Shiori
    -celda quinientos quince y trescientos nueve pisos tres y cinco ambos por el lado norte bien vayamos cuanto antes y saquemos a tus padres-
    -espera Burai-intervino Luten- recuerda que debemos salir de aquí lo más rápido posible, antes de que puedan dar la alarma y de que te vean y te reconozcan.
    Era verdad no podían dejar que Burai fuera visto ayudando a escapar a dos prisioneros, eso perjudicaría a la guerra, así que deberían de alguna forma salir por caminos separados, puede que ya no tuvieran forma de salir por esa oficina lo que significaba que debían escoger una ruta.
    -¿que proponen?-preguntó Burai
    Tenoch avanzó hacia enfrente era obvio que tenía un plan, ojalá y fuera un plan real que no implicará algo peligrosos.
    -dividámonos en dos, que haya un maestro tierra y un maestro aire-
    -eso es fácil- primogénito tu irás con la señorita Shiori junto con Luten, Burai tu irán con Zeb y conmigo-
    -bien nosotros nos encargamos del padre de Shiori...
    -Burai, se te olvida que mi padre es el avatar oscuro quienes están aquí son mi madre mi tío y un primo-
    Burai se quedó atónito acaba de ver el archivo, el cual el chico volvió a revisarlo y efectivamente en ese archivo también estaba otra hoja con los datos de otro joven.
    -bien mi equipo irá por los caballeros Shiori iras por tu mamá-
    Burai cerró los ojos y golpeó el piso con el pie para sentir las vibraciones, que le mostraban que al menos el pasillo de enfrente estaba desierto.
    -despejado, pero no cavemos un túnel por debajo el agua hirviendo nos va a matar si lo hacemos-
    El grupo se dividió en dos el equipo de Shiori fue por la izquierda y el de Burai por la derecha, a cada paso que daban Burai golpeaba el suelo para sentir las vibraciones en caso de que alguien se acercará y notará de su presencia.
    Después de varios minutos de recorrer pasillo y de subir escaleras por fin llegaron a la celda donde tenían prisioneros al primo y al tío de Shiori.
    Burai golpeo por enésima en el piso para asegurarse de que no había nadie las vibraciones de la tierra solo mostraban a una persona atada contra un mueble en el fondo y a nadie más Burai se puso en posición de un solo giro de muñeca consiguió abrir la puerta metálica les hizo a Zeb y al señor Kuri la señal para que entraran
    -tenemos lo que buscamos vámonos- dijo Burai una e que se acercaron a los reos el tío de Shiori un señor poco mayor que Kohama y al primo de Shiori un chico poco mayor que Tenoch ambos estaban sentado en unas anillas metálicas colgadas de las paredes –
    -quienes son ustedes-
    -venimos con Shiori los sacaremos de aquí- les informó Burai
    -eso es obvio pero quien eres- intervino el chico--
    -el verdadero avatar- respondió Burai sin pensar en lo que acababa de revelar.
    No muy convenidos los familiares de Shiori, pero aún así salieron de la celda de buena manera y comenzaron a correr por el pasillo de regreso al uro por donde habían ingresado al a prisión, varios pisos más abajo sin que nadie se interpusiera…
    -no es algo raro por lo general es aquí cuando suena la alarma y todo resulta ser una trampa- dijo Zeb mientras corrían bajando las escaleras y pasaban a otro pasillo.
    Burai se detuvo en seco era verdad, tantos pisos y pasillo y nadie había aparecido para intentar detenerlos, señal obvio que caerían en una trampa
    -ves muchas películas-respondió el señor Kuri
    -no señor Kuri
    Pasaron corriendo hasta toparse con Shiori y con los demás varios pisos abajo, la adre de Shiori, que los acompañaba era una mujer bastante atractiva para su edad, incluso estando presa, ambas madre e hija eran idénticas y viéndolas juntas Burai no detectaba rasgo alguno de Satoshi, después de tanto tiempo a Burai recordó a su madre que quien sabe dónde estuviese en ese momento y que quizás también tendría que ir a rescatarla dentro de poco.
    -es hora de irnos a lo mucho nos quedan cinco minutos antes de que se den cuenta de que no están en las celdas-intervino Shiori
    En ese momento sonó la alarma junto con una vos masculina que habló en un tonó algo alarmante.
    -alerta roja, alerta roja, a todo el personal combatiente diríjanse de inmediato a sus puestos de batalla, la base se encontrara bajo ataque en cuestión de minutos.
    -¿será por nosotros?-preguntó Tenoch.
    El señor Kohama levantó la mirada hacia el techo antes de responderle a su querido hijo.
    -primogénito hablaron de una invasión que iniciará en minutos, es imposible que seamos nosotros.
    -invasión… murmuraba Burai-¡igualitarios!-
    -imposible tendrían que pasar por las primeras islas del este antes de acercarse a está-intervino Zeb.
    -¿entonces quien…
    Antes de que Burai terminara de formular su pregunta sintió como una sensación fría le recorría todo el cuerpo, por un momento Burai creyó que fue un escalofrío común, pero este no se fue y vino de sus piernas de abajo hacia arriba junto con una sensación en la coronilla, era como si le vibrara, esa vibración pasó de la coronilla pasó a la frente y se hacía más y más fuerte.
    La vista de Burai se nublo, ahora se encontraba en el cielo de pie sobre el lomo de una criatura justo encima de un edificio en medio de un lago de agua.
    Al lado de él se encontraban una serie de espíritus que lo acompañaban.
    -comiencen- dijo Burai… mientras que los espíritus descendían en picada listos para atacar la base.
    -¡Burai-gritaban Satoshi y Tenoch mientras que lo agitaban con fuerza de los hombros.
    Burai se desconcertó por unos segundos, se encontraba sentado, señal de que se desmayó y cayó al piso, otra vez.
    Lo primero que vio Burai fue la cara de Tenoch con cara de preocupado mientras que la alarma de emergencia sonaba a todo volumen
    -Satoshi está aquí y me está llamando- respondió Burai.
    -¿mi marido?- preguntó la madre de Shiori.
    -mamá sabes que papá es el avatar oscuro, ¿pero como llegó aquí tan rápido y como sabes que está aquí?-intervino Shiori.
    -debió haberlos seguido hasta el portal y quizás te siguió de regreso a la base- propuso Zeb.
    -hay que irnos, los soldados deberían servir de distracción para alejarnos lo suficiente-propuso el señor Kuri.
    -¡no… pelearé con él, yo pelearé con el!-intervino Burai gritando
    Burai comenzó a ponerse de pie, su cuerpo tambaleaba, quizás si fue grosera la forma en cómo reaccionó pero tenía que dar a entender que se mantendría firme.
    -olvídalo Burai- respondió Shiori levantando la voz- el ya domina bastante bien los cuatro elementos- explicó la joven- tu solo dominas tres.-
    -uno y no al cien por ciento, tierra, pero como dijiste hace unos días no tienes un entrenamiento formal de tierra control- comenzó a explicar Tenoch- apenas eres un principiante en aire control y en fuego estás en un nivel no muy alto-
    Burai terminó de ponerse de pie la verdad no le importaba podía enfrentarse a Satoshi, era más fuerte que la última vez además tenía sus controles, con eso bastaba para pelear.
    -no sabes luchar cuerpo a cuerpo y tampoco tienes músculos chico-añadió el señor Kuri
    -¡que no escuchas!-gritó Zeb
    Burai terminó de ponerse de pie, ya casi estaba como nuevo listo para comenzar a moverse
    -entonces Tenoch tu complementa mi aire control, señor Kuri usted sea mi agua control, Shiori complementa mi tierra control, Zeb llévate a la familia de Shiori.
    Kohama ya tenía suficiente no permitiría ese comportamiento enfrente de él, si de por si ni se lo permitía a su hijo tampoco se lo permitiría a otro niño, así que puso fuerza mientras cerraba su puño izquierdo y sin usar aire control golpeó con fuerza el estómago de Burai.
    Al chico se le salió el aire por la boca expulsándolo de una sola bocanada, este se dobló hacia enfrente, las rodillas se le flexionaron y cayó hacia enfrente mientras que perdía el conocimiento.
    El señor Kuri puso su brazo derecho para que Burai aterrice sobre su brazo, acto seguido puso su otra mano para agarrarlo y se acomodó al chico inconsciente sobre su hombro.
    -¡vámonos!-ordenó el señor Kuri.
    Todos obedecieron aunque no esperaban que fuera a golpear así al chico, gracias a Shiori pudieron salir por el lado opuesto del edificio subir a una plataforma de tierra y pasar a través del lago de agua hirviente.
    Pasaron hasta la montaña, subieron al bisonte volador y se alejaron de la isla, donde desde el cielo pudieron ver al ejército de espíritu ejecutar a los guardias de la prisión.



    Mi condición:




    Alianza:



    Mi número:


      Fecha y hora actual: Lun Oct 22, 2018 10:35 pm