Gantz Club


    Gantz overdrive cap 13

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1574 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Gantz overdrive cap 13

    Mensaje  Diogo Rangel el Sáb Mayo 21, 2016 12:05 am

    Capítulo 13 Despedida y Bienvenida

    Capitán Paige:
    -Los soldados están siendo transferidos de regreso a la base capitán- informaron desde la base- lo transferiremos a usted de inmediato.
    -negativo base transfiérame a mi hasta el final- ordenó el capitán a través de su armadura mientras que disparaba con los rayos láser hacia sus objetivos, los aviones de guerra, los tanques y el taladro.
    Comenzó la transferencia los pocos soldados que quedaban comenzaron a ser transferidos de regreso a la base, la mayoría ya sin el traje, estaban a punto de ser asesinados por esas máquinas de guerra, ya no quedaban vampiros sueltos en la calle.
    El capitán comenzó a correr con la gigantesca armadura mecánica por la calle disparando contra los tanques de guerra que quedaban, al final solo quedaba el gigantesco taladro, el capitán levantó los brazos y de ellos salieron los rayos láser que comenzaron a fundir el metal que cubría a la máquina
    El ataque funcionó la máquina no se detendría con eso pero bastaba para comenzar, el capitán volvió a disparar para fundir más la capa metálica y hacer un agujero más grande.
    -¡destrúyanlo ahora!-ordenó uno de los vampiros que estaban dentro.
    La máquina dirigió lo cañones hacia el capitán y entre ambos dispararon contra el capitán.
    -activa escudo-
    Una serie de chispas eléctricas de color azul comenzó a rodear al capitán formando una burbuja alrededor de la armadura, cuando el disparo de los cañones láser de color rojo de la máquina chocó contra el escudo provoco lo que parecía ser una enorme pantalla cegadora de luces rojas, azules y algunas moradas.
    -capitán el escudo de la armadura está dañado no volverá activarse hasta que se recargue, lo mejor será retirarse-
    El capitán hizo caso omiso a la recomendación levanto los brazos mecánicos mientras que abría otro agujero dentro del taladro mientras que la máquina enemiga volvía a disparar contra la armadura.
    Está vez la armadura recibió todo el impacto siendo destrozada mientras que salía disparada hacia tras.
    Los pedazos de la armadura quedaron esparcidos por el suelo, los pocos soldados que quedaban quedaron sorprendidos por el poder de semejante arma que habían creado los vampiros.
    El capitán volvió a levantarse del suelo, pero está vez en una versión más chica y más delgada de la armadura que había sido destruida.
    -¿sigue en pie?- preguntó uno de los vampiros que operaban la máquina desde adentro.
    El capitán volvió a disparar contra la máquina con su rayo láser aunque no era tan fuerte como el anterior, el disparo entró en el interior de la máquina causando varias averías en ella.
    -señor detectamos que no de los generadores no funciona bien-
    -¿tenemos sistema y energía suficiente para continuar?-
    -si estamos al cien pero ya no generaremos energía de reserva-.
    -¿para cuanto alcanza?-
    -treinta minutos-
    -sigan disparando.
    El capitán seguía disparando contra la máquina por dentro aunque los daños que le ocasionaba a la máquina eran mínimos ya que solo estaba desintegrando tubos y algunos cables sin importancia.
    La máquina volvió a disparar contra el capitán destrozando la armadura chica, está vez dejando al capitán solo con su traje mejorado.
    El orgulloso hombre comenzó a correr hacia el interior de la máquina si no podía acabar con esa cosa por fuera lo haría por dentro.
    -capitán el escuadrón motorizado está por ser transferido-
    El capitán que ya se había acercado mucho a la máquina dio un salto para entrar al interior, los disparos con los que había penetrado la capa de metal del tanque estaban a unos ocho metros de altura.
    El capitán dio un salto para cercarse con ese traje mejorado no solo tenía más resistencia sino que también le daba velocidad y fuerza extra.
    Iba a poder infiltrarse en esa máquina, iba a salvar a los soldados que quedaban, eran sur responsabilidad.
    El taladro se detuvo en seco, las luces dentro de ele se apagaron dejando a todo el interior completamente en la oscuridad.
    -¿Qué sucedió?-
    La máquina fue apagada directamente por el controlador.
    -¡mierda encontraron el cubo!...- retirada-
    -¿señor?-preguntaron los operadores
    -retirada está cosa apagada y en manos enemigas no es una opción que nos transfieran y eliminen a ese chango que nos da problemas.
    -pero la máquina está apagada-
    -usen la batería central y luego háganla explotar manualmente a toda potencia-
    Los cañones centrales de la máquina giraron hacia el costado y volvieron a disparar centrando el disparo en el capitán.

    Takeshi:
    La transferencia había terminado todos los sobrevivientes de la misión regresaron al hangar, la mayoría revisaron sus cuerpos para descubrir que habían sido curados de sus heridas.
    -¿Charlie estás mejor?-preguntó una chica a su novio.
    -¿Dónde está George? ¡Dónde está George!
    -bueno al menos seguimos vivos- dijeron unos soldados ya adultos.
    Takeshi estaba sobre el enorme cubo negro con el que se había transferido que dejó de flotar en el aire y cayó al suelo haciendo un fuerte ruido.
    -¡Mi pierna está recuperada!- gritó con alegría el otro cadete.
    -genial te trajiste un recuerdito al capitán no le gustará- regaño la teniente Harrison a Takeshi que siempre desobedecía las órdenes.
    Takeshi se separó de aquel cubo, está vez tenía razón y tenía pruebas de que no era un simple rebelde sin causa.
    -esto no es un recuerdito, el – señalo al otro chico- y yo lo encontramos, este cubo es un controlador, contiene una serie de mapas de t6odas las esferas con sus miembros, sedes de los vampiros y sus armas señora-
    La teniente miró con desdén el cubo en verdad era imposible que hubiera una tecnología con ese poder que tuviera información de las esferas NOMI.
    -cadete Tendo eso es imposible, ninguna tecnología se puede asemejar a NOMI-
    -teniente permiso para hablar- intervino el otro cadete- poniéndose de pie.
    Takeshi lo conocía había estado con él durante el castigo, cuál era su nombre, si lo había escuchado se llamaba McQueen, no ese era su apellido pero no conocía su nombre de pila.
    -concedido cadete-
    -estuve ahí ese cubo flota en el aire y muestra una serie de pantallas-
    -eso es imposible cadete y más vale que no sigan con esto o los castigaré a ambos-
    -espere teniente Harrison, quiero escuchar todo al respecto- se acercó otro de los oficiales al mando con rango de teniente, se trataba de un hombre negro alto y robusto de más o menos la edad de Harrison acercándose a Takeshi y a McQueen
    -disculpe teniente Paur.
    - por favor permítame escuchar su explicación, además el cadete McQueen está bajo mi mando, si quiere puede castigar al otro cadete si el capitán lo autoriza una vez que regrese.
    -¡permiso para hablar!- intervino otro de los soldados en este caso una mujer latina.
    -permiso concedido- dijeron ambos tenientes
    Takeshi intento ocultar la mueca por lo que había pasado en verdad esto le desesperaba estaban discutiendo por nada, cuando estaban frente a algo peligroso y si esos dos tenientes no escuchaban el capitán tampoco lo que dejaba a Takeshi con dos opciones ir con el comandante o con esa chica Green del departamento de desarrollo técnico.
    La mujer latino trago en seco mientras que por su expresión parecía intentar no tartamudear pasaron varios segundos antes de que por fin abriera la boca.
    -el capitán Paige está muerto el rayo de esa máquina lo alcanzó y le dio de frente-
    Los pocos soldados que quedaban se quedaron callados, de verdad no podían creer que el capitán hubiese muerto, ese hombre tan imponente y tan experimentado, para muchos esos sujetos parecía inmortal.
    El silencio no duró mucho ya que el teniente Paur se dirigió hacia McQueen para tener detalles del misterioso cubo.
    -bien cadete McQueen Stanford
    -fue el quien lo opero- agregó el cadete McQueen señalando a Takeshi
    El chico tuvo que explicar cómo descubrió que funcionaba ese cubo, pero cuando Takeshi tocó el cubo pero no ocurrió nada.
    -no entiendo por qué no se enciende, estaba flotando cuando lo encontré –
    -la transferencia debió apagarlo- propuso Stanford
    -pediré al equipo técnico que lo revise…
    -espere teniente Paur, usted no tiene autoridad para pedir algo así solo el capitán- intervino la teniente Harrison.
    -pues el capitán no está-
    -bueno yo no recuerdo que usted haya sido promovido así de fácil- intervino otro teniente-
    -¿quieren esperar a que se someta a votación?-preguntó con sarcasmo el teniente Paur cuando los tenientes sobreviviente, un total de ocho, tres hombres y cinco mujeres se acercaron a el.
    -técnicamente eso es decisión del comandante-
    -y tenemos el menú de cien puntos-
    -estoy de acuerdo en eso- intervino el comandante Rogers que había entrado en el hangar a pie y llevaba varios minutos esperando a que todos prestarán atención.
    Todo el batallón o lo que quedaba de el se quedó muy muy callado quizás por la sorpresa que representó ver al comandante llegar casi de sorpresa.
    A continuación llegaron su secretaria y media docena de personas hombres y mujeres.
    -señorita Green por favor pídale a sus hombres que lleve de inmediato ese cubo al departamento de desarrollo científico
    -…si-respondió algo tímida aquella chica- todos llévense ese cubo.
    -Según esto…- explicaba mientras veía una tableta que le dio su secretaria- de un total de ciento treinta y tres miembros a la primera parte de la misión solo sobrevivieron ciento nueve y a la segunda parte solo sobrevivieron cuarenta y tres, bueno veamos que se puede recuperar con los puntos-
    El capitán avanzó caminando por el hangar hasta quedar a la altura de la esfera, este pasó de manera indiferente antes los soldados.
    -NOMI los puntos-
    A Takeshi y a todos ya se le habían olvidado los puntos y también apenas había notado que solo había poco más de cuarenta miembros.
    -bien si consiguen los cien puntos les diré a quién revivir-
    La esfera comenzó a mostrar los puntos, primero fue el turno de una tal Diana Del Toro, la chica la latina que avisó que el capitán había muerto, solo a la que solo le faltaron nueve puntos para llegar a cien.
    Fue hasta el quinto miembros, los otros sobrevivientes quedaron entre los ochenta y noventa puntos, cuando por fin apareció el primer menú de cien puntos.
    -soldado Shultz pedirá la opción tres y revivirá al teniente Barry Holmes.
    Poco a pocos los puntos fueron repartidos, el siguiente en pasar fue Rangel que tuvo que revivir a una teniente, el siguiente en tener los cien puntos fue Oka Hachirou que tuvo que revivir a una soldado Francesa, el siguiente fue Henzel que terminó reviviendo a otro teniente, el siguiente en tener los cien puntos fue un tal Raúl que revivió a una mujer, después fue otro chico que revivió a otra teniente, quien siguió fue una joven mujer que revivió a Hilda King, después siguió Anderson Logan quien revivió a otro soldado proveniente de Egipto.
    Por fin fue el turno de Takeshi, después de treinta reparticiones de puntos y de veintidós revividos.
    Takeshi apreciaba en las pantallas LCD su foto y los puntos que había obtenido un total de treinta quedando en cien puntos cerrados otra vez.
    -cadete Tendo usted pedirá la opción dos para obtener un traje mejorado.
    Hubo un largo y fuerte abucheo por parte de los soldados que estaban presentes era obvio que no le agradaba la idea de que el si pudiera pedir el arma.
    -silencio todos si alguien no está de acuerdo ese alguien puede prepararse para un castigo ejemplar-
    Takeshi miró la esfera, eso sería bueno tendría un mejor equipamiento y sería mucho más efectivo como soldado, pero estaba esa sensación quería revivir a ese hombre que lo había salvado una vez, no quería tenía que hacerlo pese a que eso significara que lo castigaran o le dieran de baja.
    -bien cadete Tendo pida su arma-ordenó el comandante.
    -disculpe señor no puedo muchos murieron y además quiero revivir a alguien…
    -revive al capitán
    -revive a Daniel Roberts-
    -revive a Juan Franco-
    -¡silencio otra vez!-interrumpió el capitán- cadete fue una orden.
    Takeshi miraba al piso, bueno siempre podía ganar los cien puntos otra vez y revivir a ese tal Kaze en otra ocasión.
    -pido… la dos-
    El Menú de cien puntos cambió y mostró un segundo menú que le permitiría elegir el arma que usaría.
    -dame el traje mejorado-
    La pantalla de la esfera cambió poniendo un mensaje en el que le indicaba que se pusiera frente a la esfera.
    El chico se colocó frente a la pantalla y la esfera comenzó a sacar los rayos láser que usaba para transferir a los soldados, pero Takeshi no fue transferido, esos rayos láser no lo iban a transferir solo escanearon el cuerpo del chico.
    Una vez que terminó el escaneo, pasaron varios segundos los rayos láser volvieron a salir de la esfera comenzando a modificar el traje de Takeshi.
    Al terminar los puntos del chico disminuyeron hasta llegar a cero.
    El chico comenzó a examinar su nuevo traje, la cantidad de bulbos que había en el era exactamente la misma pero la diferencia era que ahora esos bulbos estaban unidos por lo que parecía ser un camino que los conectaba entre si.
    Semanas atrás Takeshi hubiera quedado asombrado y orgulloso de obtener un traje así pero está vez lo rodeaba un sentido de culpa, debería revivir a uno de sus compañeros a cualquiera.
    Hubo muchos abucheos que seguramente se convertirían en motivos para volver a Takeshi el malo de la película.
    Otro soldado llegó a los cien puntos, está vez fue el turno del capitán Paige de ser revivido, cuando los rayos láser lo transfirieron este apareció escurriendo sudor por su frente.
    Algunos se acercaron al capitán agradeciendo que estuviera vivo, pero aún con el vacío de haber pedido a gran parte del batallón.
    -¿logre regresar?-
    -negativo capitán usted fue revivido por el soldado Fransua-respondió el comandante Paige
    El capitán se dirigió hacia el joven soldado para agradecerle, mientras que Stanford se acercó a Takeshi sigilosamente y le toco el hombro para llamarle la atención.
    Takeshi volteó a verlo mientras que el cadete le mostraba la pantalla de la esfera que mostraba la foto de Stanford y los veinte ocho puntos que había ganado teniendo un total de ciento cuatro puntos.
    -dime el nombre de ese alguien a quien vas a revivir- dijo Stanford en voz muy baja.
    Todos estaba distraídos y nadie prestaba atención a la esfera ni al menú de cien puntos que apareció en la pantalla.
    -¿porqué?-
    -me salvaste, le disparaste a un vampiro que me acechaba y después me agache detrás de esa pared, también me salvaste cuando me persiguieron por la calle, es un gracias.
    -se llama Kaze Daizemon-
    Stanford afirmo y le guiño el ojo a Takeshi mientras que se daba la vuelta hacia la esfera y decía en voz baja.
    -opción tres revive a Kaze Daizemon-
    En la pantalla de la esfera apareció la imagen del sujeto que Takeshi había visto en la foto, mientras que los rayos láser comenzaron a transferir o a reconstruirlo al finalizar los puntos de Stanford pasaron de ciento cuatro a cuatro.
    -¡Kurono!-gritó el recién revivido.
    Se veía muy diferente en persona, casi no se parecía al de la moto, debía medir más de dos metros de alto y pesar al menos unos ciento quince kilogramos.
    Aquel hombre Kaze se detuvo a mirar a su alrededor era obvio que no sabía dónde estaba, claro aparecer once años después de haber sido asesinado en una guerra y en un lugar desconocido era algo que aturdiría a cualquiera.
    -¿Dónde estoy?-
    -¡cadete McQueen me puede decir que significa esto!- exclamó el capitán Paige acercándose a Stanford.
    -si señor la lista que el comandante Rogers ya no tenía nombres para revivir y me tomé la decisión de revivirlo a el-
    -hijo de perra- reclamaron algunos de los soldados.
    -¿Qué hay de Leonardo?-
    -¿porqué no al nuevo a Claire?-
    -¡silencio!-exclamó el comandante
    -cadete McQueen recibirá un castigo ejemplar, está vez permanecerá encerrado durante una semana-
    -Comandante Rogers, todos los capitanes y oficiales al mando diríjanse se inmediato- dijo una voz masculina por el altavoz.
    -¿Qué sucedió teniente Chavez?-
    -el General Frank está en la sala de juntos y quiere hablar con todos los oficiales al mando dice que es urgente-
    Takeshi nunca había escuchado de que había alguien arriba del comandante Rogers, bueno no es que pensara que el comandante no tuviera que responder ante alguien, pero esperaba que fuera un comité.
    -dejaremos este detalle para más tarde, su castigo queda pendiente, mientras tanto rompan filas-
    -¿qué es esto?-preguntó el revivido mientras que muchos comenzaban a alejarse la mayoría seguramente echarían lágrimas toda la noche por sus compañeros caídos.
    -¿Cómo te llamas?-preguntó uno de los soldados.
    -Daizemon Kaze-
    -¿eres Japonés?-
    -si ¿Dónde estamos?-
    -en Brasil en la selva amazónica, moriste al final de la guerra y te revivimos- le contestó el soldado.
    -¿tú me reviviste?-
    -no fui yo- intervino Stanford.
    La mirada de Kaze se fijo en Stanford que con su infantil optimismo le tendió la mano para estrecharla, Kaze no muy convencido le devolvió el saludo.
    -tienes cara de malo, genial pero qué más da la mayoría de los que están aquí son drogadictos-
    Takeshi pudo haberle dicho algo pero por chingada razón este permaneció callado solo observando que chingados le iba a decir
    -muchas gracias pero ahora necesito regresar a Tokio y buscar a alguien-
    -bueno NOMI te puede llevar, si necesitas regresar solo usa tu radar y pídele a NOMI que te transfiere de regreso- le dijo el otro soldado.
    -¿porqué estoy aquí?-
    -bueno es una larga historia digamos que somos algo así como la ONU, pero lo dejaremos para después, tienes que buscar a alguien no ¿Qué te parece si te damos unas doce horas?-
    -muy bien pero deberías cambiarte para no buscar problemas o al menos ponerte algo de ropa encima de ese traje-
    -no tengo tiempo-
    Kaze volteó a ver a la esfera que ya se había apagado pero seguía en funcionamiento,
    - NOMI transfiéreme a Tokio y regrésame en doce horas-
    El cuerpo de Kaze comenzó a ser transferido por los rayos láser que lo fueron deshaciendo hasta que desapareció.
    Takeshi respiraba profundamente mientras que Stanford se volteaba hacia el extendiéndole la mano en señal de amistad a lo que Takeshi respondió el saludo.
    -gracias-
    -¿por qué no le dijiste nada?-preguntó Stanford
    -bueno no me conoce solo quería agradecerle lo haré después, pero primero que hora son-
    - hora local las ocho de la noche –
    Eso significaba que en Tokio debían ser la ocho de la mañana del domingo que bueno que la misión no fuese en lunes.
    -bueno creo que también iré por ahí a divertirme un rato- dijo Takeshi mientras se daba la vuelta para regresar al dormitorio- aunque murieron muchos matamos a más de mil vampiros obtuvimos un cubo con información de ellos evitamos el ataque a Nueva York, amerita una celebración.
    -si yo apoyo en eso-
    -claro toda victoria se honra con un festejo, pero ustedes dos no pueden beber- añadió el soldado.
    -yo hablaba de ir a una convención en Londres, si me doy prisa todavía puedo ir a verla-
    -y yo hablaba de ir al cine quiero verla nueva película de Kamen Rider-
    Takeshi salió del hangar regresó al dormitorio donde se puso la ropa por encima del traje agarro algunas cosas más y luego regresó al hangar para ser transferido a Tokio.
    En la ciudad reinaba un ambiente muy calmado pese al infierno que había vivido junto con todo su batallón la noche anterior, mientras que los peatones que pasaban al lado de Takeshi ignoraban lo que había pasado en Pensilvania.
    Takeshi pasó caminando por las calles de Tokio ignorando a todo el mundo en verdad había mentido al decir que quería ir al cine, ya que no tenía dinero aunque NOMI le pagaba sus estudios, podía dormir y comer en la base, el dinero libre que le quedaba no le rendía mucho.
    Que hacer no tenía nada que hacer la tarea estaba hecha, dudaba mucho que lo dejaran jugar con los simuladores de combate o que le enviaran a una misión extra contra alienígenas débiles que solo valían un mísero punto.
    Podría ir a entrenar Judo pero no valía la pena estaba cansado además ese día Hayate –sensei había anunciado que no daría clases, que hacer, ir a ver a Chie, tenía su teléfono podría ir a verla pero que le iba a decir, que consiguió de nuevo cien puntos y que había recibido un traje nuevo, o que habían ido a una batalla a estados unidos y que encontraron un cubo negro muy parecido a Gantz.
    Takeshi se detuvo en seco sacó su radar donde tenía su chip telefónico, aún no sabía si ya tenía autorización para decirle a cualquiera sobre NOMI, pero necesitaba a alguien con quien hablar.
    Shion no sería de gran ayuda suponiendo que está vivo, no quería asustar a Chie, sus padres adoptivos seguramente tendrían ya un rifle de Gantz en caso de que el chico osase aparecer en el departamento, el oficial Asuma, bueno porqué no, pero su mente estaba en Kaze, que chingados necesitaba en Tokio como para salir corriendo del hangar sin pedir al menos un cambio de ropa.
    Al carajo siempre podría preguntarle después además cuantos años debe tener veinte, veinticinco seguramente ya puede cuidarse él solito, que mierda daba, el solo marcó el teléfono de Asuma.




    Mi condición:




    Alianza:



    Mi número:

    avatar
    Kaworu




    20 / 10020 / 100

    Katana

    Mensajes215 Reputación3
    Dinero73500
    Puntos Gantz0 100 Puntos0 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    300 / 999300 / 999
    Radar Nada

    Re: Gantz overdrive cap 13

    Mensaje  Kaworu el Sáb Mayo 21, 2016 12:07 am

    Parte 2

    Horas más tarde, prácticamente unas siete horas más tarde Takeshi subió a la patrulla de policía en el asiento de enfrente.
    -abróchate el cinturón- le ordenó el oficial.
    Takeshi no hizo caso cerró la puerta mientras que pensaba por donde comenzar a explicar.
    -lamento hablarte de esa forma…
    -Abróchate el cinturón-reafirmo el policía por segunda vez.
    Takeshi obedeció se puso el cinturón mientras que la patrulla comenzaba a rodar por la calle.
    -disculpa por…
    -ya te escuché, tranquilo no estaba haciendo nada, estos días se han vuelto aburridos- respondió con seriedad el oficial cosa que le advertía a Takeshi que si estaba ocupado.
    -lo vi en las noticias fue horrible lo que pasó en Italia y no una dos veces, normalmente veo que eres algo solitario pero por lo que veo en este momento me llamaste quiere decir que pasó algo-
    -si muchas cosas, ayer entramos en combate contra unos vampiros en Pensilvania, casi todo el pelotón murió, los que obtuvieron cien puntos revivieron a los que murieron pero a mí me obligaron a pedir el traje mejorado-
    -¿eso te molesta?-
    -si, bueno muchos se quejaron y al final otro chico de mi edad pidió revivir a quien tenía en mente-
    -¿tu tutor o tú guardián por así decirlo?-
    -si su primera reacción fue el que tenía que venir a Tokio, creo que ni sabe quee s el dos mil veintiuno-
    -no le dijiste nada y quieres que te de un consejo, mira solo cuando lo veas explícale todo si no puedes ensáyalo, y con todo hablo de todo incluso de que eres gay-
    Takeshi bajo la mirada, nunca antes se había sentido así pensaba que cuando lo reviviera se sintiera genial pero en lugar de eso sentía una triste oscuridad.
    Takeshi intentó cambiar de tema le explicó lo del cubo negro que tenía la información de las esferas en todo el mundo también como de sus miembros.
    -no sé si ya puedo hablar con total libertad, pero tu sí puedes, tienes que decirles a todos que no lleguen a los cien puntos, incluso si son liberados serán un objetivo-
    -lo haré está noche los llamaré, pero no creo que evadir ese menú sea una opción Takeshi, a una guerra nadie puede escapar-
    -si llegas a cien ¿Qué harás? Pedirás el arma o revivirás a alguien-
    -puede que pida el arma y la deje en la habitación, ¿tienes idea de a dónde irá?-
    -¿Quién?-
    -Kaze-
    -bueno este no losé no especificó podría estar buscando a alguien o intentando volver a su hogar- reflexionó Takeshi pensando en la prisa que tenía por volver a Tokio
    -o quizás te esté buscando a ti-
    -¿Cómo saberlo?, dudo que lo encontremos, aunque puede que por su traje no pasará por desapercibido-
    -bueno cuando regresas a una ciudad y buscas información los bares y lugares de mala muerte son ideales para encontrarlo, vamos a ver-
    Estacionaron la patrulla en un estacionamiento público, después de que Asuma se cambiara de ropa pasaron a un bar, Takeshi uso el modo invisible del traje para evitar que lo vieran y que no lo dejaran entrar por ser menor de edad.
    No encontraron gran cosa ahí, así que fueron al siguiente lugar, la mayoría bares de mala muerte, aunque eso no asustaba a Takeshi ya que el solía entrar a esos lugares, pero después de cinco o seis bares optaron por pasar su búsqueda a otros lugares.
    Pasaron a un club clandestino de pelea donde tampoco vieron nada, pasaron a un bar lleno de matones que conocía a Asuma, ene se bar Asuma habló con más libertad y Takeshi pudo volverse visible y sentarse con comodidad en las sillas.
    -así que no han visto a un sujeto con un traje negro, alto de dos metros, complexión musculosa-
    -¿con traje negro te refieres a los de Gantz?-
    -si-
    -déjame checar- dijo el tabernero mientras que sacaba si celular y hablaba por el a sus contactos a ver si alguien lo había topado.
    Takeshi aprovecho para echarle un ojo a todo ese lugar para ser un bar de matones no estaba nada mal, los cojines eran de color rojo, las mesas de acrílico, en las paredes había cuadros de diferentes cantantes japonesas de lo años ochenta.
    -¿de dónde los conoces?-
    -soy policía esto es parte de mi trabajo-
    -¿les ayudas y ellos te dan dinero?-
    Antes de que Asuma pudiera responder el tabernero, gordo lleno de tatuajes colgó el teléfono y les dijo.
    -si está en Shinjuku, en un restaurante de fideos-
    Ambos Takeshi y Asuma dejaron sus asientos y subieron a un taxi, Takeshi lo pago con lo poco que le quedaba de dinero y llegaron a Shinjuku en cuestión de minutos.
    Bajaron del taxi y ahí estaba caminando por la calle con medio mundo mirando muchos apartando separa no toparse con el.
    Takeshi bajo del taxi después de pagar y paso caminando con paso decidido hacia el.
    -¿Qué vas a hacer?-preguntó Asuma
    -bueno sé cómo lidiar con tipos como el- respondió Takeshi mientras estiraba las extremidades preparándose para lo peor.
    Cuando estaba lo suficientemente cerca de Kaze este se aclaró la garganta.
    -oye perro-
    No hubo respuesta, así que Takeshi habló con más clara.
    -le hablo al pendejo de dos metros de alto con cara de malo al que fue revivido hoy-
    Kaze se detuvo y se dio la vuelta con esa cara de pocos amigos que tenía.
    -¿también estabas ahí?-preguntó
    Miraba a un chavillo al que no le había prestado atención quizás ese chico era indiferente o quizás quería decirle algo o simplemente quería una pelea, se veía en el una mirada de fuerte carácter.
    -sabes pedí un traje de Gantz nuevo y quiero probarlo pateándote el culo, que tal si vamos a un callejón donde no nos vean-respondió el chico de manera desafiante.
    -creme no quieres luchar conmigo podría destruirte, además no tengo tiempo-respondió Kaze.
    -has estado horas aquí significa que ya te diste cuenta dela fecha del día de hoy, vamos perro ven a luchar, venga vamos aún callejón donde no nos molesten, aunque a quien buscaría un perro en esta ciudad-
    Kaze reaccionó estaban tan ocupado en encontrar a su hijo que no se había fijado en que día estaba, aunque seguramente solo pudieron haber pasado unos días.
    - eso no te importa ¿Qué día es hoy?-le preguntó al chico que lo desafiaba con la mirada
    -¿quieres saber? tendrás que sacarme la respuesta na golpes-respondió Takeshi con desafío, lo tenía donde lo buscaba-vamos a un callejón donde no nos interrumpan.
    Pasaron por una calle secundaria hasta encontrar una calle cerrada rodeada por edificios altos de pocas ventanas que estaban cerradas, ahí no los molestarían.
    La tarde estaba por terminar por el color anaranjado del cielo se podía apreciar a la perfección aunque para Takeshi le faltaban varias luces encendidas seguidas de una lluvia veraniega para que el escenario fuera perfecto.
    -¿Qué estilo de lucha tienes?-preguntó Kaze.
    -Judo y tú- respondió Takeshi
    -Bājíquán-
    Ambos hicieron la inclinación de respeto hacia enfrente, Takeshi se puso en posición de pelea al mismo tiempo que su oponente, Asuma solo se quedó viendo lo que parecía ser un combate prometedor, era policía debería detenerlos antes de que se saquen un ojo el uno al otro o tener problemas si apareciera otro oficial, pero no estaban haciendo nada ilegal y solo era una pelea personal.
    Takeshi y Kaze comenzaron a acercarse uno al otro para que comience la pelea, Takeshi lanzó varios golpes hacia Kaze los cuales este logró evadir, ni movía los brazos para bloquearlos en caso de no poder evadirlos, pero los esquivaba todos.
    Takeshi intentó acelerar su ritmo para poder encestarle un golpe seguido de una llave para derribarlo al suelo.
    Los golpes no funcionaban Takeshi se acercó más para agarrarlo de la solapas del traje e intentar derribarlo.
    Las dos manos del chico se adelantaron hacia las solapas de su oponente mientras que Takeshi adelantó también su pierna para apoyarse con ella en el derribo, pero Kaze fue más rápido y con un movimiento de sus dos brazos agarro los codos de Takeshi con fuerza, le dio al chico dos patadas en el estómago de otro golpe hizo que los brazos de Takeshi soltaran las solapas de Kaze y luego este le dio un golpe en el pecho haciendo retroceder al chico.
    Takeshi apenas sintió el impacto gracias al traje mejorado, aunque esa técnica si lo hizo retroceder, ese sujeto si sabía cómo pelear y usar la fuerza al mismo tiempo una combinación poco común.
    -¿eso es todo?-
    -todavía no-
    Takeshi se repuso al i9nstante dando vueltas alrededor de Kaze mientras se acercaba con lentitud a su oponente que mantenía la guardia arriba.
    Takeshi dio un leve salto hacia enfrente para elevarse solo unos centímetros y si que los necesitaba ese sujeto era casi medio metro más alto que el chico.
    Takeshi saltó adelantándose hacia Kaze intentó darle un golpe de volado, el cuál Kaze lo esquivó haciéndose hacia atrás.
    -(mierda es muy rápido incluso para su tamaño)-
    Ninguno de sus golpes encestaba hasta que Kaze por decisión propia sin la necesidad de detener el golpe de candado que Takeshi intento encestarle en la barbilla.
    La palma de la mano que Kaze uso para bloquear el golpe de Takeshi lo cerró alrededor del puño derecho del chico y comenzó a poner fuerza en la mano para que el traje ganara potencia y comenzará a inflar únicamente los músculos de la mano.
    Takeshi comenzó a sentir la presión del fuerte apretón de manos que él estaba haciendo su contrincante, pero como era posible si se supone que el traje mejorado tenía más resistencia, no debería sentir el dolor de un traje inferior.
    -tienes todas las de perder, tengo puesto el traje y la pelea es desigual-
    -este traje es diferente-
    Era hora de probar su nuevo traje el chico comenzó a concentrar su fuerza en el brazo y comenzó a empujar el puño de Kaze hacia arriba a tal punto en que logró desatarse de el.
    -bien ahora veamos que puedo hacer-
    -bien muéstrame, pero date prisa en darte por vencido-
    Takeshi concentrando toda su fuerza en su traje, sintió como ese sensación que cosquilleaba le recorría todo el cuerpo, el chico aún a través de la ropa pudo distinguir que las líneas que conectaban a los bulbos unos con los otros se iluminaron.
    Takeshi se lanzó hacia su oponente dando golpes más veloces, los cuales Kaze apenas podía esquivar está vez si tuvo que usar sus brazos para bloquear los ataques, por fin Takeshi pudo encestarle algunos un golpe para doblarlo y poder agarrarlo por las solapas patear sus tobillos para que perdiera su equilibrio y tirarlo de espaldas al piso.
    -¿que tal?-
    -nada mal- respondió Kaze poniendo una leve sonrisa mientras hablaba- ese movimiento no está mal, es muy básico en el Judo.
    -ah sí lo olvidé si yo gano… que será bueno contestarás a algunas de mis preguntas en especial de a quien buscas y que me des toda la información que puedas de los miembros de Tokio, todos los miembros de Tokio, incluyendo a Kei Kurono-
    Kaze uso sus brazos y piernas para poder ponerse de pie sin dejar de sonreír ese chico sabía lo que hacía, se le veía una personalidad fuerte en su rostro tenía buena técnica.
    Takeshi no dejaba de concentrarse en mantener la fuerza de ese nuevo traje de combate, seguiría luchando.
    -bien lograste derribarme estando en ventaja que tal si emparejamos las cosas-
    Kaze sonrió y dejo de sonreír mientras que volvía a estar en posición de combate, mientras concentraba toda su fuerza en su traje.
    Los bulbos de su traje brillaron con más intensidad mientras que su musculatura aumentó hasta el puntos en que todas las venas de su traje e marcaban.
    Takeshi no dudo en ir a por él se acercó de manera más rápida quizás ese sujeto tenía más fuerza pero con la velocidad podía ganarle.
    Takeshi comenzó a tirar golpes, Kaze no los esquivaba solo los bloqueaba, pero lo hacía con tal facilidad que parecía que estaba jugando.
    Takeshi lanzó un golpe de volado que Kaze esquivó haciéndose hacia atrás, luego Kaze lanzó un golpe de candado con el puño derecho, hacia arriba golpeando a Takeshi en la barbilla levantándolo del piso unos centímetros haciéndolo retroceder al aterrizar.
    Kaze lanzó otro golpe descendiente con el brazo izquierdo y con su espalda lanzó al chico por los aires varios metros de distancia.
    Takeshi aterrizó contra una reja vieja doblándola a la mitad, antes de atravesarla dando una pirueta más en el aire y aterrizar boca abajo en el piso
    Kaze se acercó al chico dando un salto hacia enfrente aterrizando a centímetro de el.
    -si seguimos así terminaré haciéndote daño y si no tuviéramos los trajes tendríamos que enviarte a un hospital-
    Le tendió la mano para ayudar al chico a levantarse, cuando Takeshi estuvo de nuevo de pie mientras que el sol se ocultaba indicando que ya había anochecido y las luces de la ciudad comenzaban a encenderse.
    -no creas que soy estúpido me di cuenta de cómo ha cambiado la ciudad y sé que estamos en el dos mil veintiuno-
    -tenía que provocarte- le respondió Takeshi con desafío.
    -bueno supongo que no importa a quien yo busco seguramente ni sabrá que lo estoy buscando, entonces solo me queda regresar a mi anterior vida también a Kurono – dijo mientras se daba la vuelta
    -¿a quién buscas además de a Kurono?- preguntó Takeshi levantando la voz
    -eso te importa…
    -claro que sí, el que te revivió yo le pedí que lo hiciera-
    -¿para que?- preguntó Kaze sin voltear.
    -porqué Gantz comenzó a buscar a todos los miembros veteranos, que sobrevivieron a la guerra, para eso utilizó a Izumi, si fue revivido como sujeto de pruebas, lo curioso es que los únicos que somos menores de edad era una chica y yo, ambos huérfanos de guerra, no sabíamos que estaba pasando-
    Kaze se dio la vuelta a ver al chico, poniendo una cara como si tuviera que interesarle ese cuento.
    -si me permites Tendo- intervino Asuma acercándose.
    -a los niños les borraron la memoria y les pusieron en familias adoptivas-empezó a explicar Asuma
    -… y después de investigar un poco encontré unas fotos mías en las que sales tú- continuó Takeshi
    Kaze se dio la vuelta para volver a ver al chico, nunca lo había visto a ese chico en toda su vida pero habían pasado ya varios años, podría ser que ese chico era aquel niño al que había adoptado.
    -¿Cómo te llamas?-
    -Tendo Takeshi, pero el apellido es de mi familia adoptiva-
    Pero que hacía ahí, adoptado por otra familia, se supone que Kurono lo cuidaría, él lo había prometido y no cumplió, en caso de no ser el dónde estaban Kato, Reika, Sakurai y Anzu porqué no lo cuidaron en su lugar.
    Kaze dio un golpe en una pared provocándole una grieta de treinta centímetros mientras rugía.
    -¿Dónde está Kurono?-
    -quien sabe, nadie ha visto a Kei Kurono en años, ni a el ni a si novia Tae Kojima-
    Takeshi escuchó un sonido en su oído, era el sonido que le avisaba de la transferencia Takeshi conocía ese ruido aunque hacía tiempo que no lo escuchaba, acaso iría a Gantz o sería que NOMI lo llamaría a otra misión ese mismo día.
    -¿seremos transferidos a esa base militar?-preguntó Kaze.
    -si aunque no suelen llamarnos de esta forma-
    Todo alrededor de Takeshi desapareció por completo, Takeshi esperaba que lo transfirieran al hangar dónde estaban las esferas, pero en lugar de eso estaban en el patio de entrenamiento, un lugar bastante amplió donde se habían reunido la mayoría de los soldados que quedaban en NOMI, muchos no llevaban el traje puesto y los habían llamado al patio central, entonces no podía ser una misión.
    Había murmullos en todos lados, la mayoría hablaban en voz baja unos con otros, algunos más estaban callados entre ellos Takeshi, que seguía con la intención de explicarse ante Kaze, apenas ponía atención a lo que pasaba.
    -muy bien fórmense por regimientos y luego por escuadrones-anunciaron por los altavoces-
    Hubo un escándalo por parte de los miembros de NOMI que comenzaron a formarse hasta quedar por batallones lo que para mucho era estúpido ya que la mayoría de los batallones habían perdido fácilmente a más del sesenta por ciento de sus soldados, en el caso que Takeshi, solo quedaban el, Jürgen, Rangel y Gorski, Kaze se había formado al final de la fila tras susurrarle a Takeshi algo al oído que sonó como “hablaremos más tarde”.
    El comandante bien uniformado salió de un balcón ubicado en lo más alto del edificio central, acompañado de los capitanes y de unas personas a las que Takeshi no había visto
    Uno de ellos un hombre cercano a los cincuenta años paso al frente poniéndose frente a un micrófono.
    -buenos días a todos- Takeshi había olvidado que había una diferencia horaria de doce horas y en ese lugar ya había amanecido-soy el Secretario General Frank Hans, Comandante Supremo del ejercito de la Nueva Organización Mundial Internacional, el día de hoy los mande a llamar ya que tengo un anuncio muy importante que dar, el día de ayer, lucharon valientemente han demostrado una inquebrantable fuerza de voluntad y eso nos ha traído una victoria en la guerra contra los vampiros, por desgracia ha traído muchas bajas.
    Esa última frase parecía que afecto a la gran mayoría de los soldados debido a la reacción que tuvieron por enfrentarse a enemigos así.
    Takeshi volteaba discretamente a todos lados viendo como sus compañeros comenzaban a murmurar, algo se traía ese sujeto.
    -por desgracia el ejercito de NOMI se ha tomado demasiadas libertades, al decidir deliberadamente al usar a los veteranos de la guerra, entre ellos a algunos menores de edad, el resto civiles, gente sin un entrenamiento básico y formal, esa información se hizo pública-
    No era sorpresa eso significaría que toda su información ya estaba al alcance de todos, pero acaso importaba para que es una guerra tan fácil como evacuar a los civiles.
    -y hubo quejas por parte de todos los gobiernos, instituciones de seguridad pública, derechos humanos, y después de un debate, se llegó a la conclusión de que NOMI ya no operara con los veteranos de guerra, todos ellos que hayan sido veteranos o que hayan sido revividos o que no tengan rangos militares oficiales serán dados de baja de manera inmediata y serán reemplazados por soldados de verdad previamente seleccionados.
    Hubo una gran ovación que tanto los capitanes como ese general y el comandante parecían haber ignorado, ya que normalmente si hubiesen reaccionado así les hubieran ameritado cien lagartijas de castigo.
    -Serán retirados de la base mediante transferencia, sus equipos les serán retirados por transferencia, además de la desactivación total de las esferas ubicadas en todo el mundo-
    Hubo una enorme ovación por parte de todos los soldados que no esperaban una noticia así, en especial después de empezar una guerra.
    Rangel se agachó sobre sus rodillas, como es posible que fueran a hacerle esto, así de fácil lo desecharían, no podían no tenía documentos no podía estudiar ni trabajar y sin eso moriría en poco tiempo y no tenía familia o amigos a quien pedirle ayuda.
    No era el único muchos de los que estaban ahí no tenían un hogar al que volver, al menos unos cien, estaban indocumentados sin dinero ni familia al igual que Rangel comenzarían a llorar o a entrar en desesperación.
    -en agradecimiento a sus servicios se les dará una compensación monetaria y toda su documentación en regla en caso de ameritarlo a los adultos se les llevará a reclusorios- hubo más ovaciones después de escuchar eso ya que también había criminales entre los soldados de NOMI- y a los menores de edad, serán llevados de vuelta a sus hogares.
    Comenzaron los reclamos por parte de muchos, aunque menores de edad no habían sobrevivido muchos la cantidad era muy significativa el problema era que muchos eran huérfanos y no tenían a donde ir.
    -… los que no tengan padres o tutores legales, serán llevados a centros de servicios a la niñez o a la adolescencia, o en caso de ameritarlo a los centros juveniles de prevención de delito conocidos como reformatorios.
    No podía ser Takeshi lo veía venir lo enviarían a un reclusorio, aunque intencionalmente no había cometido ningún delito, tenía un antecedente, no solo el también a Chie, aunque de por si todos los alumnos de Housen están fichados.
    -comenzaremos con la transferencia en una hora para que puedan recoger sus cosas y despedirse, es todo rompan filas-
    El general retrocedió, Takeshi esperaba que el comandante dijera algo, pero no hizo nada solo se quedó viendo, quizás lo amenazaron o puede que el haya sido también un veterano que no recibió un entrenamiento formal.
    El grupo comenzó a dividirse, Rangel cayó de rodillas al piso, no sabía qué hacer, no tenía nada, podía seguir con los cursos de matemáticas pero donde dormiría, en un orfanato, al final después de todo ese esfuerzo su destino sería inevitable, solo serían dos años y en México no es secreto que los orfanatos son casi iguales a las prisiones con o sin antecedentes.
    Takeshi pasó caminando hacia la base de su regimiento, el regimiento de cazadores, pasando de lado junto al hangar donde estaba la esfera, quieta e inmóvil, y pensar que hace unas horas había estado en una batalla.
    Pero qué pasaría, los Tendo no lo dejarían volver, iría al reformatorio era lo más seguro lo veía venir a casi todos los estudiantes de Housen los tenían fichados como posibles futuros criminales, incluso muchas veces tanto policías como matones de los Yakuza aisitían frecuentemente a la escuela para vigilar a los alumnos.
    Takeshi regresó a su dormitorio junto con los demás, donde Gorski, Jürgen y Rangel se despedían, se repartieron sus correos electrónicos, le pasaron a Takeshi una hoja con los correos electrónicos de los demás y anotó el suyo en los papeles que les dio.
    El chico fue al baúl dónde estaban las pocas cosas que tenía, su uniforme escolar, ropa común, revistas, cuadernos y algunos libros, los sacó y los puso en unas maletas que habían aparecido en la habitación que sin Romani y los demás parecía ser mucho más chica.
    Por todos los pasillos los soldados entraban y salían para despedirse de todos, a la habitación entraron los chicos con quien Takeshi había compartido el castigo el día anterior, Henzel, Logan, Stanford y Charlie, dejaron sus correos electrónicos y sus números celulares.
    Al final Takeshi se sentó en la cama esperando a que pasaran los últimos minutos de estadía en la base antes de la transferencia, pensando en si recibía o hacía llamadas desde su celular seguramente estás estarían vigiladas a partir de ahora en adelante, que era lo más seguro, quizás nunca tendría la oportunidad de ver o de hablar con nadie de la base.
    Kaze que había seguido a Takeshi y que se mostró un poco indiferente al momento del discurso, ya sea porqué el ya era mayor de edad y no tenía ningún antecedente penal, también se sentó en la cama a un lado del chico, intentando compadecer a todos los que se retiraban pero debían ser fuertes de alguna manera.
    -¿Qué harás en Tokio?-le preguntó al chico
    -yo probablemente me mandaran al reformatorio, estudio en un colegio de mierda donde todos lo se estudiantes los fichan como futuros criminales- respondió el chico- tu no sé no creo que vayas a un reclusorio no tienes ningún tipo de antecedente hasta donde yo tengo entendido, yo si tengo-
    -¿Qué tipo de antecedente?-
    -bueno buscando informació0n accidentalmente me dieron una revista ilegal con información de los miembros de Gantz aunque fui absuelto de todos los cargos ese asunto aún quedo abierto hasta donde tengo entendido-explicó Takeshi
    -podrías venir conmigo, no tengo dinero pero podemos ganarlo de otra manera, eres bueno combatiendo-propuso Kaze
    Takeshi recordó de pronto al colegio siempre que hubiese peleas había buenas apuestas y si ganaba podría conseguir buen dinero, pero vivir con Kaze, como el no estaba obligado a cuidarlo no se parecían en nada y no podían fingir que eran hermanos.
    -no tienes la obligación de llevarme contigo, no me debes nada, pedí revivirte solo por hacerme el favor de salvarme una vez, al igual que como reviví a una chica solo por tratarme bien-
    Kaze respiraba profundamente, increíble que aun pasando varios años ese chico aún tuviera los mismos problemas, solo casi en la calle, o solo era la adolescencia quizás la catástrofe se había encargado de provocarle sufrimiento a todo el mundo.
    Takeshi miró hacia un lado viendo la cara de perro triste de Rangel, hablando de a los que se les cayó el maldito mundo encima.
    -la transferencia comienza ahora- dijeron por el altavoz- a escondidas del general les diré esto, si quieren apegarse a alguien pueden hacerlo, en caso de que no quieran regresar a su país de todas formas sus documentos quedaran en regla, pero tengan cuidado, iniciaremos por orden alfabético
    Rangel cambió su cara casi al instante al parecer tenía la forma de regresar a su país sin la necesidad de ir a un orfanato e intentar seguir con su vida
    -ven conmigo aún hay mucho que decirte y…-
    Takeshi sin pensarlo se agarró del hombro de Kaze, mientras que la cabeza de Kaze comenzaba a ser transferida luego de su cuerpo y TakAªAeshi lo siguió.

      Fecha y hora actual: Mar Dic 18, 2018 10:59 pm