Gantz Club


    Gantz Overdrive capitulo 7

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1574 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Gantz Overdrive capitulo 7

    Mensaje  Diogo Rangel el Sáb Mar 05, 2016 1:38 am

    Capítulo 7 Infiltración
    -¡me dio justo en el ano!-gritó Jürgen
    La transferencia terminó y ahora Takeshi dejó atrás el campo africano de que vinieron y regresaron al hangar donde se encontraba la esfera negra, Takeshi no paraba de mirar a por donde había pasado aquel sujeto que le miró fijamente a los ojos, su imaginación quizás, no estaba casi seguro de que lo había visto, pero se supone que los civiles no podían verlos en las misiones pero si ese sujeto.
    -debimos haberlos ayudado- intervino Rodríguez sin previo aviso-
    -no formaba parte de la misión soldado Rodríguez, además no teníamos garantía de que fueran soldados americanos-
    La mayoría no entendió de lo que hablaba el capitán como era eso de que no tenían garantía de que fueran soldados americanos, pero había pruebas, sus uniformes, la bandera en el costado de sus vehículos.
    El capitán Paige se dio cuenta de que había dicho algo que no debió decir, acaba de dar en parte una información clasificada a todo el pelotón aunque de manera indirecta, pero si alguien no se percataba de eso debía ser un retrasado mental.
    Takeshi no prestó atención había escuchado en parte lo que dijo el capitán.
    -a que se refiere con eso capitán.-
    -explíquenos-
    El capitán miro hacia arriba no sabía cómo explicarlo, no se trataba de algo serio pero no les concernía a ellos ya que era un asunto sin importancia pero estaba clasificado como secreto.
    -está bien… dije que no había garantía de que fueran soldados americanos ya que fue el país que más sufrió daños, así que poco después de que terminara la guerra hackearon el sistema del pentágono y consiguieron diseños para nuevas armas, esos diseños fueron vendidos al mercado negro-
    -y por eso esos tipos llevaban esos tanques-
    -¿pero si solo robaron los diseños para que ponerles logos con la bandera?-preguntó Rangel que era quien menos comprendía lo que sucedía.
    -bueno… también robaron modelos en físico de esos tanques, aunque se rumorea que aunque la nave extraterrestre nos dio una nueva tecnología y nuevos combustibles hay mucha disputa por los recursos petroleros y de alguna forma el gobierno de los Estados Unidos ha intervenido pero esos son solo rumores, no tenemos nada que lo confirme ni que lo desmienta.
    Takeshi volteó a ver al capitán tenía que saberlo saber que ha sucedido con aquel hombre de la motocicleta.
    -permiso para hablar señor-
    Algunos se quedaron sorprendidos a ver a Takeshi hablar de manera formal al primer intento, pero la verdad era que el chico no lo había hecho porqué sus modales y su disciplina fueran buenos, si no porqué necesitaba una respuesta directa de lo que acaba de ver además de que si no se dirigía de buena manera a su oficial al mando.
    -concedido cadete Tendo- respondió el también sorprendido capitán
    -¿los civiles pueden vernos durante las misiones?-preguntó Takeshi
    La pregunta sonó tonta de hecho muy estúpida, algunos borraron su sonrisa de sorpresa al ver a Tendo hablar de buena manera ante su capitán incluso su capitán, que estuvo a punto de darle un castigo, quizás era una pregunta para burlarse o quizás quería hacer un sarcasmo, pero el capitán vio la cara de seriedad y concentración del chico.
    -negativo cadete, los civiles no pueden vernos en la misiones, esa información es básica debería saberlo-
    -si señor pero durante la transferencia uno de los… soldados enemigos que iban montados sobre la motocicleta descaderó y se me quedo viendo – el chico uso sus dos dedos, el índice y el medio de su mano derecha y los puso frente a sus ojos para ser más claro-incluso cuando se alejó no dejaba de verme-
    -¿está seguro de eso cadete Tendo?-preguntó Harrison
    -si teniente, incluso pude ver las ojeras, lo rojo de sus ojos cuando se te irritan y que sus pupilas se habían vuelto blancas, incluso uso mímica bueno me dijo algo que no logre escuchar, lo que me dio a entender que esos tipos si podían vernos-
    -sí y su compañero me disparo a la retaguardia…
    -Jürgen todos escuchamos donde te dieron- intervino de la Torre.
    Eso era imposible y también que una bala haya perforado uno de los trajes a menos que no haya sido una bala de un arma común y haya sido un arma especial y esa arma podría ser de los vampiros.
    El capitán debía reportar eso, si de verdad iban a intervenir de nuevo en sus asuntos entonces esto sería un problema muy serio y una posible guerra contra los vampiros, una guerra muy cruel y larga ya que los vampiros podían crear a más vampiros con solo morder a otra personas, además de que no se podían hacer lo mismo con los humanos ya que la población mundial había sido reducida muy drásticamente.
    -tendré que hacer un informe de esto puede que la esfera este fallando- respondió el capitán eso debía reportarlo con el comandante además de que no quería asustar a nadie.
    -imposible capitán las esferas llevan apenas tres años y pico estando en funcionamiento- intervino Romaní.
    -si pero considere soldado Romaní que las esferas anteriormente funcionaban cada equis días y nunca transfirieron a más de treinta personas por misión y que estás esferas de NOMI son usadas a diario, incluso varias veces al día y en el ochenta por ciento de las misiones llega al menú de cien puntos, eso consume mucha energía del clon-explicó el capitán
    El capitán intentó poner el tono más serio posible para asustar a todos y así que evitaran otro tipo de preguntas, quizás la única que se dio cuenta fue Harrison que también estaba al tanto de ese tipo de asuntos.
    -permiso para hablar señor- intervino una de las mujeres
    -concedido soldado Geldof-
    -llegué a los cien puntos, debo revivir a un soldado que haya caído y espero el nombre- dijo la mujer.
    A Takeshi se le había olvidado la repartición de puntos junto con la mayoría y ya habían pasado la mitad de las mujeres.
    -si…
    El capitán revisó la lista que le ponían en su tableta que llevaba cosa que a Takeshi se le hacía extraño ya que en la misión anterior ni vio la tableta.
    -su nombre es Wanda Albena Andonov de Burgas en Bulgaria
    -Sí señor, escojo la opción tres revive a Wanda Albena Andonov de Burgas Bulgaria.
    La esfera comenzó a transferir a alguien más a la habitación el capitán le dio la bienvenida a NOMI.
    El resto dele quipo se quedó en silencio mientras la repartición de puntos continuaba hasta que otra de las mujeres, está vez Hilda llego a los cien puntos exactos y revivieron a una tal Victoria Ramos de Guanajuato en México, una vez más el capitán tuvo que darle la bienvenida, desde la perspectiva de Takeshi deberían esperarse a que terminara la repartición de puntos para que pudiera explicarles a todos los revividos lo que había ocurrido y en donde estaban
    El turno de las mujeres terminó y luego pasaron los caballeros, la cantidad de puntos que habían recibido eran bastante grande incluso Rangel consiguió veintiún puntos, los demás consiguieron al menos unos veinte cinco puntos hasta que fue Romaní que obtuvo veintiocho puntos quedando en ciento dieciséis puntos.
    Como era costumbre Romaní pidió la opción tres, Takeshi ni prestaba atención a quien revivieron.
    El siguiente en pasar fue Takeshi poniendo en pantalla su información y los puntos que había ganado al lado de una foto suya que parecía de caricatura.
    CADETE TENDO
    TANTA FUERZA PUSISTE QUE TERMINASTE CORRIENDOTE
    28 PUNTOS
    TOTAL 42 PUNTOS
    48 MÁS PARA LLEGAR A 100

    A Takeshi se le cayó la cara de vergüenza y tuvo un insoportable deseo por desaparecer en ese instante, no esperaba que la esfera pusiera ese tipo de cosas tan indiscretas, algunas de las mujeres se rieron y la mitad de los hombre también.
    -en serio ya ni yo que tengo tu edad- dijo Rangel burlonamente
    -¿dime en quien pensabas en los senos Rita o en los pectorales del capitán?-preguntó Rodríguez y un segundo después de su pregunta Rita le dio una patada en el trasero
    -escuché eso cerdo sexista, podrías dejar de hablar de mis senos
    -creo que estaba tan ácido y por eso mataste al jefe- dijo de la Torre.
    -silencio basta, cadete Rangel hablaremos de eso más tarde-intervino el capitán Paige en tono autoritario.
    Lo que faltaba otro regaño quizás sea por desobedecer sus órdenes o seguramente ya se habían dado cuenta de que era gay.
    Los puntajes siguieron y al final solo quedaron los puntos del capitán.
    CAPITAN ROBERT PAIGE
    32 PUNTOS
    TOTAL 120
    PUEDE ACCEDER AL MENU DE CIEN PUNTOS
    La pantalla cambió y mostró el menú de cien puntos
    MENÚ DE CIEN PUNTOS
    1 ERES LIBRE PERO TU MEMORIA SERA BORRADA
    2 UN ARMA MAS FUERTE
    3 PUEDES REVIVIR A UN SER HUMANO DE LA MEMORIA
    4 DINERO
    El capitán ni lo pensó automática mente respondió cuando apareció el menú en la pantalla.
    -la opción tres revive a Oka Hachirou de Osaka Japón
    Una vez más comenzó a transferencia de otro miembro de la esfera de Japón, ahora que Takeshi lo pensaba era la primera vez que había visto en la base a otro japonés, bueno nunca había ido a las sedes de los demás escuadrones.
    Una vez más el capitán le explicó lo que había pasado y en donde se encontraba.
    Una vez que ya termino la repartición de puntos, el capitán ordeno a todo el pelotón sin incluir a los revividos que formaran filas frente a el.
    Takeshi de mala se formó en la fila mientras que el capitán daba su discurso este fue interrumpido por una alarma como las que sonaban en un banco cuando un criminal se metía a robar.
    -alerta amarilla, alerta amarilla, código de infracción 899900 se ha detectado dispositivo de señal satelital no autorizado en el Hangar de cazadores- dijo una voz femenina con tono de secretaria a través de un altavoz mientras que las luces del hangar se apagaron y se encendieron unas luces amarillas que se encendían y apagaban.
    El chico no entendía nada de lo que pasaba, que clase de infracción se había cometido, bueno como si valiera la pena pensar en eso, Takeshi no había leído todavía todo el manual de códigos de la base.
    El capitán presionó el botón de su intercomunicador para comunicarse con la central.
    -aquí capitán Paige ¿fue nuestro escuadrón?-
    -afirmativo capitán uno de sus soldados llevo consigo de regreso un dispositivo de seguimiento satelital, solo durante el regreso, se le pide que su pelotón se mantengan en el hangar hasta que lleguen los responsables del equipo técnico, cambio-
    -entendido central cambio y fuera
    -Capitán… intervino Jürgen mostrándole con la mano al capitán lo que parecía ser un pequeño micrófono con un cable grueso algo torcido.
    -debió haber sido cuando me dispararon- dijo Jürgen
    -¿lo tenías en el recto Jürgen?-pregunto Hilda
    -no lo tenía en el hombro- respondió Jürgen
    Takeshi comprendió le habían disparado dos veces y seguramente al mismo tiempo la primera vez en el hombro con el dispositivo y la segundo en el ano para distraerlo lo que quería decir que esos tipos si los vieron y que sabían quiénes eran.
    Pasaron tres minutos antes de que llegaran los de seguridad interna y los del equipo ´técnico al hangar, Jürgen les dio el dispositivo y en automático lo conectaron a una tableta para identificar que estaba pasando.
    -es un dispositivo de última generación de marca Fatasonic salió hace medio año y su uso no es para civiles es para el uso policiaco- explico la chica del departamento técnico, la única persona del departamento técnico que llego el resto eran de seguridad interna que comenzaron a examinar a Jürgen de pies a cabeza para asegurarse de que no tuviera otro dispositivo en el cuerpo.
    La chica presionaba la pantalla para ver las especificaciones del dispositivo, después de unos minutos activo el modo realidad aumentada para sacar un teclado holográfico en el que se puso a trabajar tecleando a toda velocidad.
    Se trataba de una joven mujer de unos veinte años máximo, su cabello era café atado con cola de caballo, su piel era blanca y algo pálida, su complexión era delgada y tenía una baja estatura, está chica no vestía con el traje negro, parecía estar vestida como un mecánico, con una bata café manchada a más no poder de grasa de automóvil.
    El capitán agarró el dispositivo de la mano de Jürgen y se lo pasó a la chica quien sacó un cable de transferencia de datos y conectó el dispositivo a su tableta.
    -¿Qué tal nos rastrearon?-preguntó la Teniente Harrison casi un minuto después.
    La chica no respondió está se limitó a teclear a toda velocidad las teclas y en la pantalla virtual de la tableta salían ventanas y más ventanas.
    -sí señor lo tengo, un segundo más, si señor la señal nos detectó- dijo de forma apresurada con una voz muy chillona.
    -bueno si nos detectó porqué tardo tanto en sonar la alarma señorita- intervino Jürgen preocupado
    -la razón es porqué durante la transferencia la señal se desactivo y cuando se reactivó fue detectado en seguida, - respondió la chica
    -¿nos han rastreado?-preguntó el capitán
    -si pero la buena noticia es que tenemos suerte el dispositivo al que está conectado está apagado la mala está conectado a otro dispositivo y este nuevo dispositivo no está apagado, pero… -la chica con su voz chillona apretó su radio comunicador de su oído-central aquí la técnico número 14-C desactiven la alarma amarilla-
    Las sirenas se detuvieron casi en seguida y los focos amarillos se apagaron. Dejando el hangar casi en completa oscuridad, solo siendo iluminado por la pantalla de la tableta y un segundo después se volvieron a encender las luces.
    -descuide capitán ya desactive la señal- dijo la chica con su mismo tono y hablando muy rápido, mientras que el capitán se agachaba a un lado de ella para ver la pantalla holográfica de la tableta mientras que ella le explicaba -… está luz roja indica que el segundo dispositivo no fue supervisado en los últimos diez minutos, no saben dónde estamos-
    -bien hecho señorita ahora ambos debemos reportar este incidente- dijo el capitán Paige
    -si señor- dijo la chica-…disculpe si me permite dar una sugerencia me gustaría sugerir que se me autorice ser transferida junto con uno o dos escuadrones a otra zona para atraer a los que les pusieron el dispositivo una vez que tenga el otro dispositivo podré saber dónde está su computadora central y saber dónde se encuentra-
    -negativo señorita usted solo forma parte del equipo técnico y lo que debe proceder es decisión del comandante, ahora andando, pero primero el pelotón completo debe reportarse para una inspección profunda con el equipo de seguridad.
    -si señor- dijeron casi todos.
    -cadete Tendo no lo escuche- dijo el capitán Paige dirigiéndose a Takeshi
    El chico había estado distraído todo ese tiempo y apenas pudo reaccionar para responder.
    -si…- casi se le olvida una palabra cuando Gorski hizo una mueca-..si señor-
    -no me convenció ese tonó diez lagartijas-
    Takeshi en seguida se puso a hacer las diez lagartijas justo en donde estaba.
    -una señor… dos señor… tres señor…
    -Y quiero verlo en mi oficina mañana a esta hora cadete- le dijo el capitán una vez que Takeshi terminó de hacer las lagartijas.
    -quedo claro ahora cadete Tendo-
    -Señor si señor- respondió el chico
    En ese momento el chico esperaba que sus compañeros comenzaran a decirle los errores que tuvo para que lo pusieran hacer otras cien lagartijas.
    Takeshi se puso de pie y fue a hacer filas con sus compañeros formaron filas y siguieron a los dele quipo de seguridad hasta el final del hangar.
    Salieron al exterior donde la oscuridad de la noche ya había caído y las actividades al aire libre de los soldados habían terminado, los condujeron trotando por el campo a marcha regular hasta llegar a otro hangar donde bajaron por unas escaleras y después usaron unos elevadores para vehículos, los elevadores los hicieron descender hasta otra habitación igual o más grande que el hangar donde tenían la esfera que los transfería, era casi igual las paredes grises, con líneas de color verde militar pintadas en las paredes y algunos números.
    Eses lugar estaba más iluminado que el hangar y ahí lo esperaban un equipo de unos ocho o nueve doctores.
    -bien damas y caballeros será sometidos a unas pruebas de seguridad, los caballeros por la puerta de la derecha y las damas por las puertas de la izquierda.
    El pelotón volvió a dividirse en hombres y mujeres, Takeshi pasó después de Gorski a un cuarto muy estrecho donde había unas charolas de plástico transparente de forma cúbica que medían unos treinta centímetros de largo, ancho y de profundo eran un total de ocho charolas en total, todas están colocadas en unos tubos que salían de la pared todo el mundo tenía cara de no querer meterse a esa inspección, Takeshi se preguntaba por qué, que les podían hacer, bueno el único que no se quejaba era el capitán pero su expresión no era de nada feliz o placentera.
    -caballeros pónganse enfrente de cada charola dentro de los círculos de color blanco que hay en el piso- dijo la voz masculina del doctor.
    Takeshi instintivamente miro hacia abajo y vio que en e l piso habían una serie de aros de color blanco pegados al piso cada uno de un metro y medio de diámetro y separados unos treinta centímetro uno del otro por medio metro también.
    Takeshi extendió el pis para adentrarse dentro de ese círculo mientras que los demás intentan acomodarse, al final Takeshi queda a la izquierda del capitán y a la derecha de Gorski.
    -bien ahora todos deberán quitarse el traje y toda la ropa que puedan llevar con ustedes también, sus radares, lentes sus auriculares después los pongan en los contenedores, después pasaran al cuarto de al lado con las manos detrás de la nuca, los limpiaremos y una que terminemos irán a la siguiente habitación vez dentro se pondrán sus manos y piernas en unas marcas en el piso para ser revisados uno por uno por uno-
    Ahora comprendía porqué los demás tenían esa cara, por qué el capitán no tenía esa cara debía poner el ejemplo ante los soldados en especial frente a su batallón, pero debía ser algo horrible.
    Todos comenzaron a quitarse el traje, Takeshi dudando comenzó a quitarse su traje primero por los zapatos y luego los guantes, después la camisa dejando los pantalones para el final, tenía sus dudas, esperaba poder contenerse y de no excitarse en ese lugar.
    Takeshi pensando en que estaban en una situación muy mala como si acabaran de cometer un horrible crimen por fin se quitó los pantalones, y los colocó en eses cubo.
    Al final se quitó el auricular y también lo colocó en ese cubo, ahora ya no podría entender lo que decían sus compañeros ni los doctores.
    El chico se dio la vuelta sus compañeros también, el chico por primera vez pudo ver los ojos del capitán ya que siempre usaba sus lentes de sol, sus ojos tenían un iris de color azul rey.
    El capitán le dio la espalda en menos de una fracción de segundo, bueno así no podría ver la verga del capitán, ese es un alivio.
    El grupo comenzó a desfilar, Takeshi logro decir algo a Romani que está enfrente del capitán, aunque no lo entendió.
    El grupo pasó hacia una puerta hacia una habitación en la parte derecha había una serie de ocho regaderas una para cada uno, pero estás tenían una salía de agua cuadrada y más grande que la de las regaderas normales, debajo había unas coladeras por donde saldría el agua, la pared estaba hecha de mosaico cuadrados de color blanco en la otra pared había un enorme espejo que seguramente era de doble vista
    Todos avanzaron con las manos en la nuca, directo hacia su respectiva regadera poniéndose debajo de ellos, en la pared no hay glifos para abrir o cerrar.
    Pasaron varios segundos antes de que abrieran el agua que comenzó a salir por esas regaderas de golpe.
    Se trataba de un agua templada, era disfrutable, el chico Takeshi intentaba concentrarse aún tenía las manos en la nuca, mientras miraba hacia pared, como todos sus compañeros.
    Takeshi intentaba mantenerse lo más calmado posible solo mirando a la pared y pensando en que algo muy malo le iba a pasar.
    En ese la temperatura del agua comenzó a subir poco a poco Rodríguez dijo algo que el chico no entendió.
    El agua comenzó a subir su temperatura más y más rápido hasta que llego el punto en que comenzó a salir vapor de esas regaderas y luego el agua se volvió tan caliente que comenzaba a quemar la piel, todo el grupo menos el capitán dejo de guardar silencio y comenzaron a decir palabrotas en otros idiomas.
    Para Rangel ya no le fue posible mirar a la pared así que se dio la vuelta el agua le estaba quemando todo el tórax, para Jürgen que era la razón por la que estaban ahí intentó retroceder para que el agua no le tocara todo el cuerpo.
    Pasaron con esas temperaturas varios segundos hasta que el agua comenzó a enfriarse hasta llegar al punto en que ya nadie del escuadrón se quedó con las manos en la nuca ni mirando a la pared.
    Romani gritaba palabrotas en italiano, Gorski bailaba una especie de baile apresurado para que sus pies no tocaran el rio de agua fría que se formó en el piso, Rodríguez puso sus manos entre su cuerpo y la regadera intentando apartarla de él.
    Takeshi giraba intentando calentarse mientras se frotaba el cuerpo, el único que se quedaba quieto era el capitán, este dijo algo que el chico no entendió quizás alguna orden ya que subió bastante su tono de voz, mientras que el chico se giraba para ver si podría entenderlo bien, las palabrotas en otros idiomas no lo dejaron escuchar bien, entonces el capitán se volteo hacia su derecha, el chico recordando que tenía que mantenerse calmado intentó levantar levemente la vista pero sin mirar hacia abajo para no verle nada al capitán y solo verle el marcado abdomen.
    En eso el agua se cerró casi de golpe, y ese fue un alivio para mucho, el chico había descubierto cómo hacer para controlarse, vaya mierda que los estaban haciendo pasar solo por un pequeño dispositivo de seguimiento, seguramente debían ser masoquistas.
    Ahora tocabas el secado con aire acondicionado, que los seco casi por completo, aun chorreando agua y con las manos en la nuca o al menos el capitán, los demás intentaban frotarse un poco para quitarse el frío.
    Pasaron a la siguiente habitación donde tal como les dijeron los médicos había en el piso aros donde con huellas de pies un manos les indicaban donde debían ponerse, para la peor parte.
    En esa habitación estaba un médico o doctor o lo que fue fuera, este doctor tenía abierto un maletín sobre un escritorio.
    -bien señores- dijo a través de su trasmisor.
    Takeshi ya presentí lo que iba a pasar, el primero fue Jürgen que al igual que Romani dieron fuertes pujidos de dolor intentando no gritar, el capitán también hizo lo mismo pero el hizo menos ruido, Takeshi intentaba mirar a otro lado, ahora era su turno puso sus pies en los círculos y luego se agacho apara poner sus manos.
    El medico se puso un guante nuevo en la mano y metió la mano dentro del agujero del chico.
    Takeshi no pudo evitar dar un grito, el dolor era insoportable, este duro unos segundos y luego ceso y por fin pudo intentar levantarse.
    El chico le dolía toda la parte posterior mientras que el resto dele quipo pasaba a ser examinado, Gorski también gritó, Rodríguez Shen y Kolesnikov se aguantaron y Rangel, que pasó después de Rodríguez, gritó más fuerte que Takeshi y por fin pudieron retirarse.

    Al día siguiente en la tarde de la hora local después de que Takeshi desayuno y se puso el traje de combate, caminó hacia las oficinas del capitán Paige.
    Cuando estaba a punto de llegar vio que la puerta estaba abierta de par en par, Takeshi desde afuera logró escuchar voces, el chico se acercó para tocar la puerta.
    -¡ahora su decisión son mis problemas!-gritó el capitán
    -capitán si me disculpa opinar no es tan grave, ese incidente tiene arreglo como le informe el dispositivo original estaba apagado y el otro no fue supervisado, solo tenemos que…
    -señorita Green usted limítese a explicar lo del dispositivo-le recalcó el capitán Paige.
    Takeshi se quedó de pie frente a la puerta seguramente estaban hablando del radar que metió Jürgen.
    -dejaremos que Asesinos de velocidad se encargue se eso, el capitán Cárdenas se encargará de todo-dijo el comandante.
    - si comandante, también pido permiso para saber que se ha solucionado el problema del cadete Tendo, ese emisor de señal es de la policía japonesa y le disparan a un miembro del pelotón donde estaba el chico, debo recordarle que sigue siendo fugitivo de Japón y eso no es coincidencia
    -ese asunto Capitán ya fue resulto, el chico ha sido absuelto por completo, sin embargo aún sigue en pie la investigación de la policía, también logre absolver a medias a la chica.
    -Utada Chie-aclaró el capitán.
    -la chica estará vigilada las veinticuatro horas del día a partir de mañana, pero al más mínimo problema la arrestarán- dijo el comandante.
    -también esta señor el incidente del traje del cadete Tendo, es la segunda vez que estalla y echa humo de esa forma, nunca antes había pasado-
    -capitán el equipo técnico se está encargando de eso, si detecta que eso vuelva a pasar tan pronto el chico llegue a los cien puntos autorice que pida el segundo traje.
    -si comandante-
    -disculpe capitán ¿si el chico quiere revivir al alguien?-
    -nadie revive a nadie sin mi autorización- respondió el capitán- aunque el cadete ya obtuvo información de su vida antes de la guerra y querrá más respuestas, lo que lo obligará a revivir a alguien, ya le mande la información de a quien revivirá, pero sabe que debe pedir permiso primero-
    -todo a su tiempo, primero hay que determinar que tiene más prioridad, ese soldado o su equipo de combate-
    -si comandante-
    -señorita Green ya puede retirarse- ordenó el capitán
    Takeshi en automático retrocedió a zancadas sin mirar hacia atrás no podía dejar que lo descubrieran escuchando.
    -cuidado- dijo otro soldado al que Takeshi no conocía
    -disculpa- respondió el chico volviendo a voltearse antes de que la señorita Green saliera de la oficina y pasara caminando cuando Takeshi se dio la vuelta tras disculparse.
    -se dice discúlpeme señor, tengo rango de Teniente-
    -discúlpeme señor- respondió el chico de manera apresurada.
    Antes de volver a darse la vuelta y seguir en camino hacia la oficina del capitán pero está vez toco la puerta, Green la había cerrado.
    -adelante-
    Takeshi entró a la oficina mientras se anunciaba.
    -siéntese cadete-
    El chico avanzó hasta el escritorio y corrió la silla y se sentó en ella.
    -lo mande llamar cadete para dos cosas, la primera ya quedó completamente absuelto-
    -que bien- respondió el chico intentando fingir sorpresa.
    El capitán saco un sobre manila de una carpeta y se lo pasó al chico, no era de esos sobres que se abren y se cierra con un hilo rojo.
    El chico sacó del sobre tamaño carta unas hojas que contenían una especie de acta firmada con el logo de NOMI y en la parte de abajo venía una especie de credencial.
    -¿Qué es?-
    -Es una credencial especial, si la policía te molesta solo muéstrala, el gobierno de Japón te ha absuelto, pero que nos e repita-respondió el capitán
    -si señor y gracias-
    -ahora otro asunto, esto no es una buena noticia, así que atención por favor-
    El capitán le mostró una pantalla holográfica del tamaño de una pantalla LCD, donde mostraban al chico usando la fuerza sobre humana del traje en las dos misiones que había tenido en NOMI
    El chico vio el video o ambos al mismo tiempo en la pantalla donde en ambas ponía toda su fuerza en el traje, hasta que logró asesinar a su objetivo.
    -te lo volveré a mostrar- le dijo el capitán
    El chico vio como el video avanzó hasta el punto en que el capitán le puso pausa al video o grabación y acercó la pantalla hacia el chico.
    -en este punto…- el video volvió a correr pero en cámara lenta-… aquí se ve como tu traje se estropea al tener encima toda la presión que ejerces sobre él, eso es algo que no se hab visto antes en ninguna de las misiones
    -pero he conseguido eliminar al objetivo en ambas ocasiones- replicó el chico y era la verdad las doces que le habían ocurrido contra los jefes y no contra los esbirros.
    -¿y si hubiera habido otro enemigos igual?-preguntó el capitán de repente- sabías que la mitad del equipo ya no tenía su traje activo sin contarte a ti y había otros tres miembros inconscientes, si apareciera otro hubiéramos perdido por completo la misión y eso algo que aquí no se tolera, es por eso que se le ordenará que no tenga combates cuerpo a cuerpo si es posible y si ese incidente es inevitable, le autorizaré pedir la segunda opción del menú y que pidas el segundo traje-
    -pensé que teníamos que revivir a los soldados-
    -si es cierto NOMI necesita soldados pero no puede perder su traje tan fácil, además tiene autorización, ya puede retirarse, además son las seis de la mañana en Japón tendrá que darse prisa para no llegar tarde a clase-
    Estaba claro que la conversación ya había terminado, así que el chico se despidió y salió de la oficina, entonces tendría que esperar a revivir a ese sujeto que lo había salvado.
    Entonces recordó algo Chie iba a ser vigilada, tenía que hacer algo.
    Takeshi volvió al colegio y tras darles excusas a los maestros de su ausencia de dos días seguidos y tras recibir muchos deberes, salió de su penúltima clase, el maestro Ueda no daría clases ese día, tan pronto sonó la chicharra y el chico salió corriendo hacia la calle, pasó varias cuadras corriendo hasta llegar a la estación.
    El chico miraba el reloj de la pantalla del tren, debía darse prisa solo tenía unos minutos, cuando el tren recorrió dos estaciones este se bajó en seguida corriendo debió de haber golpeado accidentalmente a tres o a cuatro personas.
    El chico salió de entre el gentío y paso corriendo dos cuadras y luego pasara a una avenida secundaria y meterse en otra cuadra, ene se momento sonó la campana indicando el final de las clases de esa escuela.
    Takeshi miro a todos lados tras asegurarse de que nadie lo veía, el chico sacó el radar de su traje, presionó los botones y lo activo.
    Una corriente de electricidad rodeo al chico y este se volvió invisible ante el ojo humano, el chico entró a la escuela y comenzó a pasar entre los alumnos, sabía que Chie era de las alumnas que se quedaban a hacer sus deberes en la biblioteca escolar, no fue difícil encontrarla.
    El chico paso por la puerta de esa biblioteca hasta encontrar entre las mesas a Chie, la chica no había cambiado físicamente en nada en esas semanas.
    Sin pensarlo bien Takeshi se acercó disimuladamente a la chica y se sentó a su lado y se agacho sobre su oído para susurrarle.
    -Soy Takeshi escúchame Chie ya que no puedo quedarme mucho tiempo, no respondas a lo que te voy a decir solo limítate a escuchar lo que te diré, estoy usando el modo invisible del traje-
    La chica pareció sorprenderse, ya casi había olvidado al chico que tanto le gustaba y este aparecía de repente a su lado después de semanas sin verlo o de saber nada de él.
    -pasa la página de tu libro a la izquierda si no traes tu traje puesto y a la derecha si lo traes puesto.
    La chica volteó hacia abajo a ver su libro de algebra, la chica sin pensarlo volteó la página hacia la izquierda ella no solía llevar su traje a la escuela ya que lo sentía como innecesario.
    -te agradezco por los documentos que me mostraste hace unas semanas pero, ese archivo era clasifica por la ley y ahora te van a seguir por poseer esa información y eso ocurrirá a partir de mañana-
    La chica pareció reaccionar ante lo que Takeshi le dijo, de verdad no esperaba que la fueran a seguir si ella no había hecho nada malo.
    -mira no me busques ya que se supone que tengo prohibido hablarte a ti o a alguno de mis compañeros así que dime ¿Cuántos son ahora?, escríbelo en tu cuaderno-
    Chie obediente agarró su cuaderno y pasó a las últimas página donde con lápiz escribió el número diez, junto con los nombres de Hotaru, Hikari, Sákura, Lee, Asuma, Sasuke, Nisshi, Daisuke una tal Rei, y su propio nombre.
    -¿Cuántos puntos tienes?-
    La chica volvió a escribir está vez puso en la página un número ocho.
    Takeshi respiró profundamente era una cantidad de puntos mucho menor de la que esperaba por parte de Chie, entonces estaba lejos muy lejos de obtener su libertad o de escudarse detrás de NOMI.
    -bien a partir de ahora ten tu traje siempre contigo, no sé en qué momento intenten hacerte algo, dile a los demás lo que te dije y que Asuma te ayude-



    Mi condición:




    Alianza:



    Mi número:


      Fecha y hora actual: Lun Jun 18, 2018 12:28 am