Gantz Club


    Gantz Overdrive Capítulo 6

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1574 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Gantz Overdrive Capítulo 6

    Mensaje  Diogo Rangel el Lun Feb 29, 2016 1:12 am

    Capítulo 6 Alien Adamantai
    Takeshi tuvo que taparse los ojos para evitar que los rayos del sol le golpearan en la cara, era claro que se encontraban en otro país y que seguramente ese nuevo país  debía ser un lugar donde fuera medio día.
    La brisa fresca  y el sol de inicio de la primavera era la combinación perfecta para ir de vacaciones a aquel lugar, se trataba de una enorme pradera cuyo césped no muy crecido  estaba muy verde  junto con un cielo azul muy despejado junto con algunas nubes pequeñas.
    Burai miraba hacia el fondo donde se podía ver el franco de un pequeño monte y hacia otro lado un solitario árbol muy frondoso.
    -¿Dónde estamos?-preguntó Takeshi cuando terminó su transferencia y comenzó a sentir el calor del sol.
    -en el Congo cadete- respondió el capitán mientras daba un paso al frente y daba  vuelta en la tradicional forma  militar.
    -la operación comienza ahora-
    Takeshi miraba a todos lados esoperando ver al extraterrestre pero no veía a nada, ni un estúpido animal salvaje  que se acercara a ellos con curiosidad al ver sere humanos  que llegaron mediante  la transferencia.
    -atención soldados y cadetes, el enemigo está cerca- señalo Harrison hacia enfrente mostrando a la gigantesca roca de unos diez metros de alto que tenían enfrente que tenía una mancha rosa en ella.
    Lo primero que pensó Takeshi era que el extraterrestre estaba detrás de aquella roca escondioendose de el y de su muerte asegurada
    -es enorme- susurro Gorski
    -Al mismo tiempo disparen todos- ordeno el capitán
    Todos sacaron sus Armas y comenzaron a disparar, Burai nos abía a que chingados le estaban disparando el solo apuntó con la pistola, cuando pasados unos segundos comenzaron las explosiones alrededor de todod el cuerpo de la mancha de la roca que comenzaron a salir volando en pedazos muy diminutos casi invisibles  junto con gotas insignificantes de sangre azul.
    Fue ahí cuando Burai lo entendio esa cosa noe ra una mancha era el extraterrestre.
    Este montruo  de dio la espalda  antes de dar un rugido algo perezoso se trataba de una criatura hecha de una roca de color morada, quiás sea por su edad pero en su cuerpo se encontraban grietas en lo que podría llamarse su cara y en su espalda.
    Cuandos e dio la vuelta está menéo su cola  que quizás no era de peidra, Takeshi por fin pudo ver su cara está parecía estar muy maltratada.
    La cabeza era muy dificil de distinguir ya que no se veían lñineas vissibles de esa cosa que marcaran donde terminaba el cuello y comenzaba la cabeza
    Al final de su mandíbula  casi llegando al cuello salían dos dientes  gruesos y amarillos, la mirada de este monstruo de cuatro metro de alto que andaba en cuatro patas.
    Este comenzó a raspar el suelo para tomar vuelo y atacar al grupo  con una corniza de rocas  muy probablemente el traje no duraría mucho contra esa cosa.
    Todos siguieron disparando pero las pistolas comunes no consiguieron hacerle un daño muy significativo ya que el monstruo comenzó a correr hacia el grupo.
    -¡esquiven el ataque!-ordenó la tenientye Harrison.Takeshi  se impulso hacia un lado poniendo fuerza en las piernas para poder impulsarse y saltar hacia un lado.
    Cuando la criatura estuvo a pocos metros de encestar un golpe en  donde estaba el centro del grupo, como todo el grupo había esquivado el golpe el enemigo dio un cabezazo al aire, este se sacudió un poco como si no comprendiera lo que acaba de pasar.
    Este comenzó a dar la vuelta para ver a donde se habían ido sus atacantes, Takeshi que apenas había saltado a un lado para ver la posibilidad de atacar a ese monstruo de sorpresa sin que este se diera cuenta de su ataque.
    El monstruo volvió a raspar el suelo con sus patas antes de volver a retomar el vuelo, Takeshi no se encontraba enfrente, se había dado cuenta de que  el animal tenía unas rocas que entre salían de un lado de los ojos, significaba que esa cosa no tenía vista peliferíca y que podría atacarlo por el flanco.
    En ese momento el capitán Paige saco su arma que atacaba con golpe de gravedad, el capitán se dio cuenta de que la coraza de aquella criatura resistiría  las explosiones de las armas básicas así que tenía que usar las armas más fuertes.
    El capitán sacó el arma y  después de apuntar a la criatura viendo al objetivo, presionó ambos gatillos y justo donde estaba la criatura apaprecieron esas líneas negras que descendieron de forma vertical antes de que sonaráel sonoro golpe de gravedad.
    La mitad del cuerpo de la pesada criatura se cayo al piso que fue perforado por el golpe de gravedad y segundos después hubo un segundo golpe igual y a continuación las patas traseras de la criatura fueron golpeadas por la gravedad.
    Takeshi se quedó decpecionado otra vez , estaba seguro de aquel monstruo debía valer al menos unos cinco puntos y una vez más le quitaron esa oportunidad.
    Pero un rugido después la criatura  volviñó a levantarse dando leve pujidos de dolor mientras que intentaba levantarse y antes de que alguien disparará pedazos de  piedra o la piel de peidra dele xtraterrestre comenzaron a cerse a pedazos dentro del circulo hundido del ataque de gravedad.
    Los trozos de piedra comenzaron a caerse  más y más  hasta que de la criatura quedó algo que Takeshi no esperaba parecía , bueno si los rinocerontes  pudieran transformarse en zombis entonces esa era lo que quedaba de aquella criatura, parecía un rinoceronte  morado sin cuerno com pocoa carne y con los huesos de fuera.
    Takeshi estaba listo para dispararle a esa cosa pero antes de que pudiera hacer algo Un triángulo de luz salió volando  ató a esa criatura al piso y lo transfirió hacia arriba.
    -muy bien cadete Rangel- dijo sin mostrar buena alegría el capitán.
    Genial otro aplaudo para ese imbécil, bueno que más daba siempre y cuando dejaran algunos puntos.
    -señor el objetivo nos esta rodeando- informó una de las mujeres.
    -formación cincuenta-
    El grupo completo se colocó en posición levantando las armas poniendose en una formación de circulo, todos apuntando hacia el exterior, Takeshi solo se puso al lado de Gorski y de la teniente Harrison.
    Pero que mierda le habían dich alrededor de ellos no había nada, ni un solo objetivo, vaya  esa mujer sí que debía ser muy estúpida como para decir que  el objetivo estaba alrededor y sin un objetivo solo perdían el tiempo estando ahí parados en el sol de África.
    Takeshi perdía la paciencia los sergundos se volvieron eternos y solo perdían el tiempo fue hasta después de una eternidad cuando por fin alguno comenzxaban a romper la formación y cobajaron las armas.
    -el radar lo indicaba-
    En ese momento ya cuando por fin todo el grupo había comenzado a andar se escuchó como si una mina hubiese explotado  y del suelo aparecieron una docena de animales que se colocaron alrededor del grupo.
    Takeshi apenas pudo distinguir algo entre el rugido de una de esas criaturas, una de ellas salto  y aterrizo sobre Hilda tirándola al piso mientras que  mordisqueaba su traje.
    El soldado Shultz que llevaba el rifle se colocó en posición y le disparó a la criatura que ataco a Hilda haciéndole explotar la cadera, la criatura emitió un rugido de terror.
    Otra de esa criaturas dio un salto y aterrizó sobre otra de las mujeres, pero a diferencia de Hilda  sacó la espada y la extendió  enterrándola  cuando es cosa se abalanzó sobre ella.
    La hoja de la espada atravesó el estómago de la criatura.
    Se escucharon más disparos al menos unos doce disparos más que solo provocaron unos agujeros en el piso sonaron después de otro aullido de dolor.
    Otro de sus compañeros fue mordido por la piernas y fue jalado con fuerza por una  de esas cosas, a ese soldsado se le cayó al pistola.
    Takeshi se abalanzó sobre esa pistola ya la agarró para apuntar por ella.
    El chico por fin pudo ver a una de esas, parecían de piel café con manchas grises, de cuatro patas y con dos cabezas, ambas con unos ojos  verdes que aún siendo de día brillaban mucho d enoche esos ojos debían ser terroríficos, ensima de sus dos cabezas tenían unas melenas de cabello de color cafdé con un tono rojizo que con un poco de imginación podrían hacerse pasar por criaturas hibridas de leones y lobos con dos cabezas.
    Takeshi apretó ambos gatillos y ene se instante la cabezqa que la criatura tenía libre explotó,  la otra cabeza soltó a ese soldado y dio un chillido de dolor.
    Takeshi s e puso de pie junto con su compañero la criatura  tomo vuelo y para atacar a Takeshi, el chico volvió a presionar los gatillos, los focos de la pistola en forma de quis se encidieron y la segunda cabeza de la criatura explotó.
    -gracias Tendo- le dijo Rodríguez  a quien era al que la criatura había atacado.
    Takeshi le regresó la pistola a Rodríguez mientras que sonaban  más explosiones alrededor de todos.
    Gorski decapitó a otro de esos monstruos, Shen le hizo explotar el cuerpo a otros dos y Kolesnikov partió a otros dos por la mitad usando la espada.
    -Genial con esos fueron todos- intervino Hilda  una vez que destrozaron a los lobos.
    -todavía no, aún no aparece el objetivo principal- le interrumpió el capitán mientras comenzaba a revisar su radar.
    El capitán les dio indicaciones de avanzar.
    Todos iban a  pie la verdad Takeshi no entendía por qué chingados no usaban las motos quizás no servirían en una terrenos tan rocos como aquellos.
    Otro rugido potente sonó y de la montaña donde estuvo el primer  objetivo saltó un rinoceronte café, su tamaño era del mismo que el de un rinoceronte normal, pero este tenía enorme colmillos que salían de la parte inferior de sus bocas, al correr sacudían sus colas,  cuyas puntas parecían colmillos blancos.
    Este monstruo no venía solo venía acompañado por otros siete que corrían hacia ellos.
    -todos disparen, apunten, fuego.
    Todos menos Takeshi levantaron las armas y dispararon contra esas criaturas que los atacaban de frente.
    Las criaturas fueron golpeadas por los impactos de las explosiones de las pistolas y rifles, a estás se les unieron más rinocerontes iguales, todos siguieron disparando y fueron alcanzados por los disparos, vaya si que estás criaturas eran idiotas, a lo mucho debían valer un punto cada uno.
    Más y más de esas criaturas siguieron apareciendo cuando hubo un rugido de un felino furioso, por el ruido de las explosiones y de las explosiones, el capitán Paige estaba usando el rifle, Takeshi volteó detrás de él estaba un tigre  bastante más largo y bastante más grande de lo habitual, en cuatro patas debía medir unos siete metros de alto.
    Apreciándolo bien Takeshi vio que no era un tigre era un leopardo, su piel era blanca y tenía unas manchas de color bronce,  sus cuatro patas eran escamosas,  también era escamosa la parte superior de su cuerpo, su cabeza, sus orejas, su columna vertebral, su cola y sus largos bigotes que se azotaban como látigos contra el piso era como si tuvieran  vida propia.
    Takeshi creía que era mejor no correr riesgos así que levantó la pistola y disparó, de su arma salió un triángulo de luz neón, que volaba hacia al criatura, esa cosa  levantó la garra y dio un zarpazo y dos de los lados del triángulo fue ron cortados, el tercer lado cayó al piso sin fuerza y perdió el brillo de su luz neón.
    Hubo otro rugido de furia por pate de esa mierda, para Takeshi significaba que a esa cosa lo tendría que matar  a golpes.
    El chico guardo la pistola y preparó sus puños, se puso en posición de pelea listo para atacar al chico.
    El piso se movió bastante y de lo que el grupo completo parecía haber creído que era una pequeña colina, se movió arrasando con un montón de tierra antes de sacudirse y apareció otra criatura idéntica a la primera que combatieron.
    -¡capitán!-
    -si ya los vi soldado-
    Takeshi se distrajo y fue ahí cuando el enorme tigre dio un salto hacia Takeshi, cuando el chico reaccionó fue Rodríguez que saltó para empujarlo y así el chico no recibió el daño.
    La garra del tigre le dio al piso y este volteó hacia un lado.
    Takeshi aterrizo contra el piso y Rodríguez quedo encima de él.
    -no lo malinterpretes, solo te estoy devolviendo el favor- dijo Rodríguez mientras se quietaba de encima de Takeshi.
    Takeshi no quería admitir que debía decir gracias por que le salvaron la vida, y no lo planeaba hacer,  mientras el chico  se ponía de pie, vio como Hilda le disparaba al leopardo blanco y este esquivaba   los disparos dando elegante  saltos de un lado a otros.
    Rangel  también había comenzado a disparar contra ese tigre para ayudar a Hilda pero esa criatura saltaba de un lado a otro esquivando los  disparos, esa cosa era muy veloz y también inteligente.
    Las explosiones de ambas pistolas habían provocado agujeros en el piso de la bella pradera.
    -¡Harrison aproveche las explosiones y ataque de frente a ese felino!-ordenó el capitán.
    -enseguida señor- respondió Harrison mientras sacaba el radar y comenzaba a teclear los botones y en un segundo después  desapareció.
    -Rangel, King atacare de frente no diré cuando por si entiende nuestro idioma, así que limítense a disparar al piso-ordenó Harrison
    En ese momento tanto esa joven mujer como Rangel comenzaron a disparar contra el piso que estaba cercano a las patas de ese leopardo mientras que Hilda caminaba discretamente y despacio hacia el leopardo.
    Hubo otro rugido pero este parecía ser más grave y venía de la colina rocosa de al lado, se trataba de una criatura muy similar al tigre a que acaban de enfrentar con la parte superior de su cabeza y su columna vertebral con gruesas escamas, pero este era ligeramente más largo más alto, más gordo y sin la cola, era muy peludo parecía más bien un oso negro con coraza.
    El capitán  sacó la pistola que atacaba con gravedad y la dirigió hacia esa criatura apretó los gatillos tras apuntar y el golpe de gravedad aplastó al osos contra piso, pasaron los segundos y este osos se volvió a levantar más enojado que la otra vez, la parte superior de su cabeza, la parte escamosa  y la parte escamosa  de su columna vertebral se rompieron  dejando salir un chorro de sangre roja.
    -¡capitán otra vez!- propuso otra de las mujeres
    El capitán no espero de nuevo volvió a apretar los gatillo y el ataque de gravedad volvió a atacar al osos gigante que estaba dispuesto a atacar.
    La gravedad volvió a afectar al oso y este quedo aplastado de nuevo por la gravedad esta vez sin levantarse.
    -es como si llevaran un traje como el nuestro- dijo de la Torre.
    Mientras tanto la teniente Harrison estaba a pocos pasos del felino que  seguía  esquivando las explosiones está saco la espada de su cintura y la desenvaino, cuando la criatura se posos frente a ella, Harrison  dio un tajo vertical de arriba hacia abajo con la espada, la escamosa parte superior de la criatura se partió a la mitad junto, con la hoja de la espada, la criatura retrocedió de un salto y dio un zarpazo a la teniente, una corriente de electricidad  la rodeo revelando a la teniente.
    La teniente dio un paso hacia atrás mientras que la criatura se puso en dos patas ay se abalanzaba sobre la teniente  derribándola contra el piso y hundiendo los dientes en  su cuello.
    Harrison activó de nuevo la espada dando giros en las manillas que está tenía para que saliera otra hoja de una espada de un estilo diferente, está nueva hoja parecía ser más gruesa y era curveada, parecía ser de una guadaña al revés, con la hoja curveada hacia arriba.
    El leopardo dio un último rugido antes de hacer de dar su último aliento, mientras que Harrison empujaba con sus piernas el cuerpo del animal para quitárselo de encima y guardaba la hoja de la espada.
    Aquella  era la espada más fuerte, tenía una serie de múltiples  hojas de  múltiples formas que servirían para diferente ocasiones, hojas de ataque, hojas de resistencia, hojas de velocidad, hojas de ataque.
    La mujer se puso de pie.
    -teniente- Hilda corrió hacia la mujer a revisarla, tenía un rasguño sangrante en la zona donde la criatura le había dado una mordida, y en esa zona de su hombro la criatura le había arrancado un trozo del traje.
    -esa cosa, es horrible, es muy muy fuerte-
    El monstruo de roca de color rosa volvió a raspar el suelo con su pierna de roca varias veces,  está retrocedió un paso para tomar vuelo otra vez y embestir al grupo a toda velocidad.
    Antes de que ese monstruo tomara vuelo, Takeshi  corrió hacia un costado trasero de la criatura y comenzó a  concentrar  toda su fuerza para darle poder al traje.
    Cuando la criatura comenzó a correr hacia ellos Takeshi  saltó hacia la criatura  embistiéndola con toda su fuerza.
    El empuje del chico a la criatura fue lo suficientemente fuerte como para derribarla  lanzarla a su costado a un metro de distancia y tirarla contra el piso
    -¡bien hecho Tendo!- exclamo Shen.
    Otros tres de esos rinocerontes fueron alcanzados por las explosiones  de las armas.
    -¡cadete Tendo apártese!- gritó el capitán con la pistola  de gravedad lista para aplastar a esa cosa, pero el chico  quería luchar usando su propia fuerza.
    El chico salto sobre la criatura morada colocándose su torso solo tenía que presionar su cuello cuando.
    Un cable se enredó en su cintura, el sable venía de un dispositivo  que se encontraba en la muñeca del traje de la teniente Harrison.
    El cable negro con una línea azul brillante agarró a Takeshi de la cintura y lo jaló hacia ella para apartarlo de la criatura rocosa.
    El chico sintió como era jalado hacia atrás por el cable, unos segundos después las líneas negras verticales aparecieron y  aplastaron a la criatura en lo que el chico sacabas la pistola de captura quería llevarse los malditos puntos.
    Después del golpe de gravedad Takeshi presionó los dos gatillos y de la pistola salió el triángulo de luz neón que voló de la punta de su pistola directo hacia lo que quedaba de la criatura cuando se le cayeron los pedazos de coraza rocosa al piso, del triángulo de cuerdas voló alrededor de la criatura para atarla al piso, el chico volvió a jalar los gatillos y la criatura fue transferida, mientras que el chocaba de espaldas al chico.
    El impacto ni se sintió gracias al puto traje que lo protegía, bueno al menos ya tenía a uno ganado el problema es que él quería madrearse a esa cosa a golpes.
    -eso que hiciste fue muy arriesgado- le regaño la sargento Harrison- y es aquí donde tú dices señora si gracias señora-
    Takeshi no dijo nada se quedó callado, tenía todo controlado esa cosa por su peso y tirado de esa forma no iba a levantarse.
    -dilo o no te libero cadete y tendré que liberarte si quieres ganar más puntos y ni pienses en irle a chillar al capitán o al comandante – reafirmo Harrison poniendo subiéndole más el volumen a su voz, tenía que ponerle disciplina a ese chico, Paige le había informado de cómo era el chico, y en la misión pasada se dio cuenta de que clase de chico era y sin  el entrenamiento militar correcto aplicarle disciplina era más difícil y los castigos disciplinares, administrativos o ejemplares solo harían que el chico fuera más rebelde, y por qué demonios no podrían ponerlo a entrenar con los demás había colegios militares que instruían a chicos más jóvenes y justo ahora el chico tenía una orden  de captura en su país natal.
    -señora si señora, le agradezco por ayudarme- respondió Takeshi dándose por vencido, pero solo para conseguir puntos.
    Esas eran las palabras mágicas era el momento para dejarlo libre, la teniente Harrison activa el dispositivo  y las cuerdas comenzaron a desenrollarse del cuerpo de Takeshi.
    Una vez liberada el chico se puso de pie y se alejó de la Sargento vaya mierda el que una mujer lo amenace.
    El chico miraba alrededor al menos los cadáveres y los chorros de sangre de color azul, verde y roja  de  al menos unas cincuenta o sesenta criaturas alas que habían eliminado.
    Takeshi todavía enojado siguió al grupo que continuó de pie directo al siguiente objetivo, el grupo pasó junto a un grupo de árboles  donde todos se internaron, el sol casi desaparece del cielo ya que los árboles eran tan frondosos y enormes de aquel bosque.
    En ese momento se escuchan sonido a un lado del chico, algunos  voltean apuntando a un lado Takeshi también listo para ir por más puntos y ahí están se trata de un grupo de seis pájaros que parecen avestruces, pero estás no tienen plumas, su carne es blanca y delgada, sus cabezas  parecen ser las cabezas de dientes molares, sus patas son negras, de sus caras salen lo que parecen ser dos lenguas  que brillaban de color blanco que salían de lo que parecían ser picos de carnes que le cuelgan hacia abajo, ambos picos están uno al lado del otro.
    Takeshi  apuntó a los extraterrestres listos para transferirlos antes de que se los ganen.
    -Ni pierda el tiempo con ellos Tendo- dice el capitán Paige, mientras voltea a ver su radar y sigue viendo a esas criaturas.
    Takeshi casi reaccionar al escuchar de manera sorpresiva a su capitán  que llegó sin avisar y por detrás pero no quería demostrar que se había asustado.
    -no aparecen en el radar no son el objetivo- explica el capitán tras verificar que no son el enemigo, tenía que hacerlo ya que se suponía que no debían cobrar vidas animales o humanas en las misiones.
    -señor esas criaturas no existen en nuestro mundo-dice Gorski
    Rangel se volteó hacia él, el chico apenas había acabado la primaria y desde hace tres años la educación que había recibido no había sido formal, cursos de matemáticas de diferentes niveles, de computación y de deportes y simulaciones de combate no eran lo equivalente a la secundaria.
    El capitán debía explicarlo todo como siempre claro era el que estaba l mando, aunque quizás la mayoría ya lo sabían seguramente les serviría de algo a Tendo y a Rangel
    -como ya deberían saber los gigantes dejaron en la tierra una serie de especies animales de diferentes tipos en la tierra, algunas como esas cosas de roca, los rinocerontes y los felinos son peligrosos atacan a otras especies y a las tribus y pequeños poblados, pero algunos nos han traído beneficios- explica el capitán.
    Dejando a esos avestruces calvos en donde están siguieron avanzando hasta salir de ese espeso bosque.
    Entonces llegaron a otro valle sin árboles  otra pradera rodeada por montañas, algunos tuvieron que  taparse la cara para que el sol no lo dejara ciegos.
    -¿Cuántos objetivos quedarán?- pregunta una de las mujeres.
    -Según el radar solo uno- dice el capitán.
    Takeshi sentía como si supiera la respuesta el adamantai, pero que aspecto tendría que tan fuerte sería, seguramente es el jefe,  seguramente sobreviviría al ataque de la pistola de gravedad, algo que viendo como el monstruo rocoso pudo resistir al menos una vez, algo le decía a Takeshi que la siguiente batalla sería difícil, quizás si jugaba bien sus cartas podría derrotar a esa cosa, pero sería difícil.
    -de hecho ahí viene-
    Takeshi se puso en guardia esperando a ver a al extraterrestre pero nada pasaba, entonces no llegaba nada  entonces se escucharon fuertes pisadas, lo indicaba que el enemigo debía ser grande y pesado y esos significaba puntos.
    En ese momento  frente a ellos paso caminando hacia el oeste, la derecha del grupo, lo que Takeshi creyó que era un dinosaurio.
    Se trataba de un reptil de piel gris que también parecía ser  una roca, Takeshi levantó  la mirada mientras retrocedía para poder observar a la criatura, era enorme debía medir unos treinta metros de alto y unos cincuenta de largo, tras analizarlo bien Takeshi se dio cuenta de que no era un dinosaurio pero si muy parecido.
    Se trataba de un monstruo de tipo reptil que andaba en cuatro patas,  en su espalda tenía un caparazón gris  puntiagudo de la parte de hasta arriba   de donde se asomaban sus piernas, cabeza y cola, su cuello era muy largo y su rostro era idéntico al que les había mostrado la esfera, una trompa alargada  con ojos verdosos, de la parte de debajo de su quijada salían unos gigantescos  colmillos blancos  que se doblaban hacia arriba, lo que recordaba a los colmillos de un elefante.
    Del lomo del cuello de esa criatura salían unas escamas  rocosas que parecían ser espadas, la criatura al caminar movía su cabeza de arriba abajo al igual que su cola.
    Una persona apenas sería del tamaño de una de las pezuñas de esa cosa como era posible que algo así pudiera existir.
    Como le haría para matar a esa cosa,  quizás podría transferir su cabeza y con eso acabar con su vida pero y si fallaba como respondería ese monstruo seguramente  atacaría usando su enorme cabeza y algo le decía que el traje no aguantaría el impacto  de semejante golpe.
    -el plan es el siguiente dispararé una vez, una vez que el golpe lo aturda Tendo y Rangel disparen con la pistola de captura a sus patas delanteras y el resto disparen a su cuello en la base-
    El capitán se adelantó al grupo levantando la pistola que atacaba con gravedad directo hacia la criatura, las líneas verticales se dibujaron justo en el centro de la criatura.
    Hubo un gemido muy potente por parte de la criatura cosa que indicaba que sintió el ataque en su cuerpo, las piernas de esa cosa tambalearon levemente,  entonces esa cosa levantó su cuello, desde la perspectiva de Takeshi su cuello se volvió mucho más largo, este se giro rápidamente incluso para su tamaño.
    -¡cuidado con su cuello!- intervino el capitán
    Takeshi preparó de nuevo su salto para evitar el impacto, los cuernos de marfil de la criatura  golpearon con fuerza el piso un segundo después de que todos saltaron para evitarlo, cuando  ocurrió el impacto provoco una  nube de polvo café  alrededor de la zona, la criatura  movió el cuello hacia todas partes para buscar a su atacante.
    Takeshi apenas pudo aterrizar bien  en el césped,  a su lado Rodríguez aterrizo de sentada   sobre sus posaderas y Gorski aterrizo sobre su espalda.
    Vaya esa cosa apenas se inmuto con el ataque de la súper arma,  eso lo hacía más difícil pero como matarla, por la mente de Takeshi solo pasaban ideas estúpidas, costarle el cuello con la súper espada, o usar toda la fuerza del traje para apretarle la tráquea y asfixiarlo.
    La criatura al ver más de un objetivo, volvió a gemir y poniendo toda su fuerza en sus patas traseras para colocarse sobre ellas y ponerse  en dos patas.
    Mierda esa cosa en dos patas  era gigantesca Takeshi ni se atrevía a adivinar  cuanto debía medir de esa manera.
    La criatura dejo caer todo su peso directo hacia el piso.
    -corran-
    -¡pelotón retirada!-ordenó el capitán
    El grupo se dio la vuelta y comenzó a correr hacia los árboles, la criatura dejó caer sus dos patas delanteras contra el piso provocando un leve pero potente temblor  en una zona de cien metros.
    Harrison, Shen, Kolesnikov y de la Torre llegaron a los árboles antes de ser impactados por el temblor  mientras que  el restos  fue alcanzado en la pradera casi al final, algunos como Romaní, Hilda y otra de las mujeres  fueron alcanzados por una onda sísmica provocada por el impacto, los tres  salieron volando.
    Takeshi solo tropezó en el suelo colocando sus manos enfrente, listo para caerse al suelo  sin lastimarse.
    Romaní aterrizó a un lado de Takeshi con un fuerte golpe  que terminaron hundiéndolos en la tierra.
    -¡cadetes y soldados recuerden el plan debemos eliminar esas piernas!-grito el capitán Paige mientras que volvía a disparar con su arma de gravedad una vez a cada pierna debían deshacerse de ellas antes de que volviera a atacar de esa forma.
    Los ataques de la pistola de gravedad golpearon las piernas delanteras de la criatura, Takeshi sin poder creer que  el plan fuera el mismo se dio la vuelta mientras que Rangel se  adelantaba a disparar con la pistola de captura.
    El chico se dio la vuelta y se  puso de pie para ver como el triángulo de cuerdas de luz neón se ataba al tobillo  izquierdo del monstruo, Rangel volvió a disparar para transferirle  seis metros de tobillo y de pierna  mientras avanzaba corriendo a velocidad hacia aquel monstruo junto con varios miembros al lado.
    El tobillo de la criatura comenzó a desaparecer  hubo otro gemido, la pierna  fuera ya de su lugar y separada del pie terminó chocando con el piso.
    La criatura dio un gemido más fuerte, está volvió a levantar el cuello y lo bajo moviéndolo de un lado a otro, de su boca comenzó a salir un vapor de color verde oscuro, el vapor  se expendio levemente por el aire  hasta llegar a donde estaba el grupo.
    Algunos se levantaron para evitarlo, pero al final dos de las mujeres, Rangel y Romaní quedaron tapados por ese humo.
    -capitán  debemos ayudarlos,  vuelva a disparar su arma-
    -negativo soldado Gorski si lo hago podría dañar de seriedad a los otros soldados.
    El humo comenzó a disiparse, Takeshi debía pensar en la forma de vencer a esa cosa que intentaba  levantarse sobre sus cuatro patas, una vez que se disipó el humo pasó al lado de los demás sin voltearlo a ver el chico apuntó a la otra pierna  presionó los gatillos.
    El triángulo de luz neón voló hacia la criatura atándose en el tobillo derecho  mientras que Harrison pasaba al lado de Takeshi en una motocicleta, parecía que por fin a alguien se le había ocurrido una buena idea.
    Takeshi volvió a disparar con los gatillos, pero el monstruo enfurecido golpeo el piso con su pie derecho con gran fuerza que las cuerdas no resistieron  el impacto y se rompieron estaba claro que no permitiría que le quitaran otro tobillo.
    Harrison al llegar al bosque se la había ocurrido que ese gas era algo peligroso,  debía evitar que el adamantai volviera a escupir esa cosa, así que agarró la motocicleta  encapsulada en la vara que uno de los miembros había dejado caer, estiro la vara  por los lados y salió la motocicleta.
    La mujer se montó en la motocicleta  tenía un plan cortarle el cuello a esa cosa con la súper espada.
    La moto aceleró a todo lo que daba pasando al lado de Rangel de Romaní de White y de Frank, que se encontraban en el piso desnudo, todo indicaba que  ese gas les había derretido los trajes.
    Harrison se acercó a la criatura, desenfundo la espada y la extendió con la mano derecha mientras que conducía con la izquierda.
    Está vez de la funda salió lo que parecía ser la hoja de un gigantesco cuchillo de carnicero, que se extendió hasta alcanzar los doce metros de largo.
    Cuando Harrison estuvo lo suficientemente cerca está dio un giro al volante hacia la izquierda mientras extendía  el brazo y su arma con la derecha apuntando a la base del cuello de la criatura.
    La base cuello de la criatura no fue alcanzado Harrison  volvió a intentarlo, dio giros en la moto acercándose más y más al cuello del adamantai hasta que por fin después del  quinto o sexto intento logró darle un rasguño a la base del cuello de la criatura.
    Del rasguño salió un leve chorro de sangre que le provoco dolor al adamantai, este  ya enfurecido estaba listo para lanzar otra nube de humo verde cuando.
    El capitán Paige  le disparo a la cabeza del adamantai  antes de que pudiera escupir el gas, la cabeza de la criatura cayó al piso aplastada por la gravedad pero no fue suficiente como para  matarla.
    Hilda, Jürgen y dos mujeres más  habían ido a ayudar a sus compañeros que estaban inconscientes en el piso debido a la nube de Humo mientras que el resto disparaba con las pistolas y con los rifles el centro del cuello de la criatura para intentar depararlo de su cabeza.
    Cada explosión le arrancaba pedazos de pie y le sacaban chorros y chorros de sangre grisácea, debilitando cada vez más esa parte del monstruo.
    Takeshi vio que era su oportunidad su apretaba más su mandíbula podría asfixiar a  ese monstruo.
    El chico tomo carrera hacia la criatura  para acercarse a ella, el capitán Paige se dio cuenta de a donde se dirigía corría peligro.
    -¡cadete Tendo regrese aquí!-dijo sin dejar de dispararle a la cabeza de esa cosa.
    Takeshi ya se encontraba  a unos pasos   de llegar este le dio fuerza en sus piernas para que se inflaran y pudiera dar un salto más alto.
    El chico aterrizo en la rodilla doblada del monstruo y luego volvió a saltar hasta llegar  al lomo del monstruo desde esa posición una persona podría marearse y caerse con facilidad era como estás en el techo de un edificio de diez pisos.
    Takeshi comenzó a correr a través del grueso caparazón del monstruo para acercarse al cuello, cuando llego a la base del cuello la criatura se movió bastante  y el chico casi se cae al piso.
    Harrison había vuelto a arañar la base del cuello.
    Takeshi dio un leve salto en  el cuello de la criatura y comenzar  a correr por ella hasta llegar a donde estaba la mitad del cuello y donde  habían  disparado los demás.
    Esa parte del cuello ya estaba muy debilitada,  chorreaba  mucha sangre y la criatura había comenzado a  marearse  y en segundos antes e que Takeshi se montara en ella, otro de los soldados le había transferido otro tobillo y en el momento en que Takeshi llegó a la base del cuello otro soldado le transfirió parte de la rodilla.
    La criatura se abalanzó hacia enfrente incapaz de moverse, de caminar o de correr para salvar su vida.
    Al momento de la caída Takeshi tuvo que sostenerse de una de las escamas que salían del lomo del cuello.
    Una vez que terminó la caída el chico se deslizo hasta el suelo usando como tobogán el  costado del cuello y comenzó a presionar usando toda su fuerza la parte donde los disparos  habían dañado al monstruo.
    El chico puso toda su fuerza, su traje se infló al máximo tanto que se le marcaban las venas  a través de los ya agrandados músculos.
    -pelotón alto al fuego- ordenó el capitán Paige.
    Todos   dejaron de disparar si lo hacían dañarían al chico incluso podrían llegar a matarlo.
    -si será idiota- dijo Chariton
    -¡usa una espada será más fácil!- gritó Gorski
    Takeshi no lo escuchaba y si los hubiera escuchado ni les hubiera hecho  ni puto caso, el chico solo siguió presionando con más y más fuerza hasta que por fin la carne de la criatura comenzó a ceder  y sus brazos  comenzaron a hundirse en el centro del cuello donde estaba la tráquea, al final la  criatura dio un gemido de dolor.
    Alrededor de Takeshi comenzó a salir  un humo gris y mal oliente proveniente de su traje el olor parecía ser de plástico quemado.
    El adamantai bajo la cabeza hacia el piso y Takeshi manchado de sangre de la arteria roja de esa  criatura   soltó por fin el cuello, los brazos le ardían mucho, el chico una vez más volteo hacia abajo, y vio como los bulbos de su traje brillaban de rojo y chorreaban un líquido azul, también los músculos inflados del traje desaparecieron o mejor dicho el traje se desinfló.
    -aún están vivos pero sus cuerpos han sufrido muchos daños muy severos- dijo Harrison para examinar a Romaní.
    Takeshi respiraba muy profundamente, pero se sentía genial acaba de eliminar a un jefe y un jefe grande que pudo recibir el impacto del arma de gravedad varias veces, el chico no pudo evitar sonreír durante varios segundos, antes de darse cuenta de algo.
    El chico miro hacia su cadera, no entendía como había pasado pero, no era posible, no podría pasarle y menos en ese lugar en plena misión, además estaba concentrado en pelear y no en otros chicos, pero sin embargo en algún momento había tenido una erección y había eyaculado sobre el traje, mierda si se daban cuenta de lo que le pasó seguramente le pondrían un castigo disciplinar.
    Fue como si una explosión resonara en el lugar, se trataba de una explosión  muy fuerte, pero ya nadie había disparado y ese sonido fue mucho más fuerte que el sonido de las explosiones de los rifles, las pistolas incluso más que el ruido del ataque de la pistola gravitacional.
    -¿Qué fue eso?-
    Takeshi volteaba hacia los alrededor cuando hubo otra explosión está no fue tan lejos.
    -¿eso fue un cohete?-preguntó Gorski
    -sonó más al cañonazo de un tanque- respondió Shen
    -pero…
    Se escucharon disparos desde lejos  eran los disparos de una metralleta o de un rifle de asalto,  el volumen de los disparos fue incrementando, era como si se acercaban.
    -no tienen nada que ver con la misión- respondió el capitán revisando el radar.
    En el no mostraba  objetivos en un área de un kilómetro a la redonda, pero no era algo normal que se escucharan disparos, pero disparos de que, algún enfrentamiento, guerrilla o disputa, no eso era imposible, antes de cada misión le pasaban el reporte de la zona en que combatiría cada equipo y por lo general cazadores y escuadrón suicida siempre les tocaba un combate en zonas deshabitadas  muy lejos de cualquier ciudad que exista, por consecuente era imposible que se toparan con civiles, pero la presencia de esos disparos indicaban una cosa  aquella zona debía ser ruta de algún grupo delincuente probablemente narcotraficantes o sicarios, quizás la policía o el ejercito de algún lugar los había interceptado.
    -capitán algo se acerca desde las dos en punto- intervino una de las mujeres que  tenía a la mano unos binoculares.
    El capitán se acercó a ella se giró a la derecha y agarrando sus binoculares se podía ver un tanque que se dirigía hacia ellos la tapa del tanque salía un hombre uniformado disparando con la metralleta hacia la dirección de donde venía, detrás de él lo venía siguiendo unas cuatro o cinco camionetas con soldados en la parte de atrás, el capitán levantó más la vista para ver que detrás de ellos aparecían unos motoneros de piel negra.
    Cada motocicleta venía con dos personas una que conducía y otra que venía disparando contra el convoy de soldados.
    El número de motocicletas fue aumentando a cada segundo ahora ya triplicaban el posible número de soldados que tenía ese batallón.
    -¿sus órdenes señor?-pregunto Harrison
    -nada, no forman parte de la misión teniente -
    -…pero señor-
    -Teniente ayudar o eliminar a esos soldados no forma parte de nuestra misión sin embargo lo informaré en el reporte- contesto el capitán mientras que el tanque que  fue lo primero en llegar hasta ellos pasó a un lado del cadáver del adamantai.
    El grupo volteo a ver el pelotón en el tanque estaba una bandera de los estados unidos pintada en el costado.
    -bien ya vi suficiente central- oprimió el botón en su oído donde tenía el transmisor-.. Misión cumplida  ordeno la transferencia-
    -recibido pelotón transferencia en un minuto
    Takeshi caminó hasta ponerse al lado del capitán, el pelotón militar pasó al lado de donde estaba el grupo.
    Los camiones traían soldados heridos y a sus compañeros intentando revivirlos, Takeshi no entendía por qué no ayudarlos, bueno se suponía que era otro grupo el encargado de eso de todas formas la gente muere a diario a sí que no era su problema por primera vez  Takeshi estaba de acuerdo con el comandante.
    La transferencia comenzó primero por los heridos y luego por quienes cuyos trajes ya habían sido vencidos, al mismo tiempo que los rebeldes  armados montados en motocicletas pasaban frente a ellos.
    Cuando terminaron de pasar frente a ellos, uno de los rebeldes  desaceleró en la moto sin frenar del todo, este volteó a ver a Takeshi  directamente a los ojos.
    En su rostro de aquel hombre negro se podía apreciar cierto aire de odio y furia.
    El hombre hizo una señal obscena levantando el dedo medio  cuando paso junto a Takeshi el hombre saco su pistola y apunto a un objetivo que se encontraba detrás de Takeshi.



    Mi condición:




    Alianza:



    Mi número:


      Fecha y hora actual: Mar Dic 18, 2018 10:44 pm