Gantz Club


    Avatar la Leyenda de Burai Capítulo 10

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1574 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Avatar la Leyenda de Burai Capítulo 10

    Mensaje  Diogo Rangel el Dom Ene 10, 2016 1:08 am

    Capítulo 10 La invasión
    Burai apenas pudo dormir un par de horas antes de que Seiya lo despertara zarandeándolo, diciéndole casi a gritos que bajara, porqué el emperador tenía  algo muy importante que anunciar, aunque Burai ya sabía lo que era bajo de su cama y salió caminando junto con Seiya que parecía muy animado por la noticia como si fuesen a dar un premio en mucho dinero y estuviese seguro de ser el ganador del mejor premio.
    Ambos chicos salieron a los pasillos de las áreas de entrenamiento, la gente  caminaba apresuradamente mientras se amontonaba en el pasillo para ingresar a otra zona de la ciudad, esta zona en la que Burai nunca había estado,  era del mismo tamaño que de  la zona por donde había entrado por primera vez, está zona estaba más iluminada parecía más bien un estadio gigantesco  todo el piso eran tribunas y escaleras que descendían aún más.
    La gente fue descendiendo para bajar a las tribunas, más cercanas al piso, las cuales estaban ya ocupadas, la gente comenzó a  sentarse lo más acomodadamente posible, Burai descendió varios escalones y Seiya lo seguía, no tenía a nadie con quien sentarse así que  siguió a Seiya escalones abajo y  una vez  bajado cinco espacios s e recorrió a la izquierda bastante hasta llegar al inicio de la grada del otro lado, sentándose  junto a Seiya y sus padres ambos parecían bastante joviales y optimistas como el chico, cuando Burai se sentó un hombre más anciano se sentó a su lado, durante la siguiente media hora continuaron llegando más y más personas a las gradas hasta el punto en que ya no llegó nadie más y al menos un setenta por ciento de las gradas quedaron llenas, una vez lleno estuvieron esperando veinte minutos mientras que  la gente comenzó a murmurar, al parecer la última vez que se conjuró una junta así había sido hace diez años atrás.
    Cuando el emperador por fin llegó al escenario, en la parte central hasta lo más profundo había  una plataforma circular de unos diez o doce metros de diámetro donde el emperador y sus guardias subieron, el emperador sacó un micrófono lo golpeó un poco y comenzó a hablar  por el en voz alta, su voz fue amplificador por altavoces ubicados en las partes más altas de la zona, el chico volteó a todos lados esperando poder verlos pero no podía ubicarlos.
    -hoy llamo a toda la población de la tribu para dar un comunicado muy importante- la gente dejo de hablar tan pronto cuando comenzó a hablar-alguno ya comenzaron a hablar- algunos  ya los sabrán otro no, es algo de suma importancia, el ejército igualitario ha lanzado un ataque total a las islas restantes de la nación del fuego, como siempre nuestra tribu ha estado apartada de las guerras  de la nación del fuego sin embargo siempre ayudando a  aquellos que lo soliciten, una vez más debo hacer el llamado para que los guerreros del sol  salgamos no a combatir si no a ayudar, y siempre prepararnos para lo peor, recordando siempre que la llaman que arde  de nuestros corazones arden con valor y esperanza, sabemos las razones de los invasores  buscan la igualdad  en todo el mundo, siguiendo ese ideal pacífico lo promovieron convertido en odio y discriminación llevándolo a guerra sin fin, la nación fuego fruto de nuestra tribu que cometió errores en el pasado, pero no por eso debe pagar con su destrucción, ahora que se ha convertido en un santuario para todos  los maestros que han perdido su hogar,  hogar que debe ser  respetado y cuidado, el plan consiste en mandar diferentes grupos a cada isla que será invadida, estos grupo actuaran como defensa  y ayuda para apoyar a los grupos en desventaja proteger a los heridos y salvar la mayor cantidad de vidas posibles, para eso lanzaremos  diferentes grupos que irán a  la batalla mientras que otro  deberán quedarse a proteger la tribu, serán distribuidos de la siguiente forma, los iniciados, los  guardianes , los caballeros nobles y los maestros del sol deberán quedarse a proteger la tribu, mientras que los guerreros, los caballeros, los caballeros reales y los dragones del sol asistirán a la batalla. Sé que muchos de los que fueron aceptados como guerreros a corta edad tendrán miedo, pero el valor no es el no temerle a nada es el enfrentar ese miedo, ahora dirigiéndome al avatar…
    Hubo una expresión de asombro por parte de toda la gente Burai  intentó mirar a hacia otro lado, fingiendo que solo escuchaba.
    -anoche has pasado por la primera prueba, pero ahora deberás pasar por otra  prueba, es hora de decidir, que bando apoyaría uno que tiene  ideales de la libertad o ideales de igualdad, ambos han cometido errores y los siguen cometiendo pero que harás ahora, de lado de quien pelearas, serás un guerrero de paz de o de guerra

    Durante el resto de la tarde, el emperador siguió hablando durante otra hora más  dando instrucciones, toda la población parecía haber  tomado muy enserio la palabras del emperador los guerreros que habían sido elegidos para ir al campo de batalla, Burai volvió a la habitación por primera vez en meses está estaba vacía como si no viviese nadie  ahí, todos los chicos estaban con sus familias despidiéndose de sus hermanos de sus familias como si dieran por hecho que no van a volver, Burai se preguntaba qué diría su madre si estuviera ahí como ciudadana de los guerreros del sol, seguramente estaría agradecida de que no era guerrero del sol todavía.
    Si supiera donde estaba en este momento seguramente lo castigaría al volver a casa si es que algún día volvía, en esos momentos debía estar  custodiada por los resurgistas día y noche  no para porqué la raptaran si no para que no escape, seguramente ya la habían interrogado hasta  el cansancio donde estaba  a ella y al resto del pequeño escuadrón que lo acompaño a rescatarla y los Kuri quien sabe a dónde irían, tal vez a entrenar aire control al templo del oeste o quizás a entrenar los músculos de Tenoch que no estaban lo suficientemente grandes para su padre o mejor para su orgullo.
    El chico respiró había captado la directo o la indirecta del emperador, salir de la tribu con el poco conocimiento de fuego control que tenía y ponerse a matar bloqueadores de chi a diestra y siniestra,  ayudar a los igualitarios matando maestros y convertirse en el único maestro del mundo  apoyar lo que haría la tribu, de ayudar a los maestros  heridos y en peligro o ponerse entre el fuego cruzado de ambos bandos  para detener la pelea , eso sería lo más lógico poner una muralla de fuego y otra de tierra en medio campo de batalla, pero como apoyar y ayudar a un bando que odiaba a los maestros por problemas que  surgieron años atrás.
    El chico salió de la habitación y se fue corriendo hacia el comedor donde por primera vez comió el solo una vez terminado de comer  fue hacia la cueva donde  salían los barcos pesqueros  ahora muchos  se reunían ahí preparándose para salir todo el mundo ayudaba a  subir comida y mantas a todos los botes el chico se acercó al grupo más cercano  agarro una caja de madera que por la etiqueta decía que debía tener tomates rojos dentro.
    El chico la cargo por el piso de la cueva y caminó hacia el muelle subió al barco y la dejo con  los demás barcos, todavía estaba algo adormitado por solo haber  dormido  unas cuantas horas y así siguió durante la siguiente media hora cuando los botes estuvieron  listos los guerreros se despidieron de las familias, el emperador también iría, incluso dejo su penacho en el trono, si el moría ssu hijo mayor el que tenía  rango de dragón de sol quedaría al mando, cosa rara ya que si el moría no dijo quien lo sustituyera, ya que el también iría al frente, Burai esperaba que se hubiese percatado de eso.
    Cuando terminaron de empacar las cosas, la gente se acercó más al muelle mientras los soldados  comenzaban a abordar, el chico intentaba acercarse a los barcos para abordar uno pero toda la gente le estorbaba  que se abrió paso a codazos hasta alcanzar el más cercano, cuando el chico puso un pie en la tabla por donde se accedía al bote dos  de los guardias cruzaron sus lanzas para negarle el paso.
    -eres iniciado no puedes  subir órdenes del emperador- dijeron ambos al  mismo tiempo  casi como si fueran coro.
    -soy el avatar-respondió el chico
    -si claro buen pretexto, retrocede-
    -no espera- intervino el emperador-si es el avatar y viene con mi permiso.
    El chico vio al emperador por primera vez  sin máscara, sus ojos eran pequeños, su mentón era redondo y su piel parecía  quemada como si se hubiera quedado horas en el sol, su nariz era muy ancha y tenía una verruga  Burai tuvo que tragar saliva  para aguantarse de no reírse  parecía que estaba viendo a un tomate humano.
    Los guardias se miraron unos segundos antes de quitar  sus lanzas y dejar que Burai abordara el barco.
    Las cuerdas fueron desatadas y las anclas  quitadas del piso, los barcos se separaron de muelle y comenzaron a volar sobre el agua.
    Eran los barcos más Burai había  abordado jamás no eran  tan grandes  como los barcos de guerra ni los actuales ni los antiguos que se usaron en las épocas de Aang y Korra pero eran muy espaciosos, no tenían motor debían remara para que el barco se moviera ya que no había maestros  agua que movieran la marea.
    Una vez que estuvieron   fuera de la isla y cerca de mar abierto, Burai  había sido de los primeros en ofrecerse para remar, los remos estaban excesivamente duros y no era tan fácil remar como lo dibujaban en la televisión ni siquiera cuando estaban ocho personas por remo, tras tres interminables hora por fin  los relevaron del cargo de los remos, Burai sintió un gran alivio al levantase e irse a otra de las habitaciones esperando la hora de la cena o la hora de dormir pero en lugar de eso el emperador  los recibió en la cubierta para darles más instrucciones.
    Varias de las cajas contenían más que comida y sábanas también contenían ropas civiles, ropa normal, pantalones de mezclilla, chalecos de piel, Burai dudaba que fueran de verdad, camisas de vestir parecían que podrían vestir así  a toda una ciudad.
    -recuerden nadie sabe que  nuestra tribu existe si queremos  seguir así debemos ir de encubiertos a dónde vamos.
    Burai levantó la mano izquierda para preguntar algo.
    -cómo  vamos a distinguirnos entre nosotros-
    Algunos se quedaron callados en señal de que Burai  preguntó algo demasiado obvio
    -jamás dije que no usaremos un distintivo, sus bandas las que llevan en la cabeza serán sus distintivos-
    Pasaron la siguiente media hora buscando ropa que les quedara, era difícil ya que la ropa estaba entremezclada, por talla y por género, Burai encontró más de un vez  ropa de mujer,  fue al último cuando por fin pudo terminar su atuendo ahora vestía con unos  pantalones  cortos de  mezclilla color azul  oscuro, unos tenis deportivos, una calcetas grises una camisa  azul muy  suelta y larga que le llegaba a la mitad de los cuádriceps  con una guitarra pintada en ella y un chaleco de mezclilla color azul oscuro, un gorro de pasa montañas con su banda de iniciado de los guerreros del sol

    Los barcos del ejercito igualitarios ya estaban por llegar, aun faltando minutos para el amanecer ya se podían ver la primera luz del día los barcos  rozaban  silenciosamente el agua del océano mientras que la mayoría de los soldados dormían en sus habitaciones, otros hacían guardia, para desgracia el plan del ataque sorpresa  ya había sido informado a la nación del fuego, en esos momentos otro barco  del mismo tamaño estaba oculto  entre la niebla, la capitana de ese barco una mujer  rubia con cara enérgica sostenía unos binoculares  mientras veía como los barcos  se acercaban.
    -capitán emita la a alarma que informen de inmediato al señor del fuego, dígale que han hecho el siguiente movimientos, mientras de dan las ordenes que preparen la evacuación  de los niños, por  los cielos llegaron un día antes de lo previsto.
    El capitán asintió y salió  caminando a paso apresurado hacia el interior de la cabina donde estaba la radio.
    -aquí sirena  uno mensaje a la central el  ejército igualitario viene en camino avisen al señor del fuego que esperamos órdenes que  la guardia y al policía evacue a los niños a todos, y que  la defensa  y la marina se preparen.
    En la central el hombre tomo nota y mando el mensaje al palacio real, el guardia que recibió en el mensaje  dio al alerta por radio y en un segundo otros dos guardia estaban  tocando la puerta para entrar en la habitación del señor del fuego  que estaba llevaba apenas unos minutos despierto.
    -señor  la marina ecualista  viene en camino ya han entrado en las aguas de la nación del fuego-
    El señor del fuego un hombre moreno de alta estatura y complexión fuerte  entrando a los cuarenta años con largas patillas y muchas entradas que tenía un rasguño que le  recorría casi todo el rostro,  apenas  cambió su cara unos segundos  cuando  supo del ataque.
    -toca la alarma- dijo en forma enérgica mientras recorría su habitación a grandes zancadas dejando  a la primera dama muy asustada.
    Llego hacia su guardarropa mientras dictaba ordenes  mientras se vestía los otros guardias  se retiraban corriendo  a cada orden que el daba.
    -preparen  a  todas las legiones, quiero a todos los generales ahora en la sala de guerra, para una reunión de emergencia.

    Las alarmas de emergencia sonaron en todas las ciudades y poblaciones de la nación del fuego entraron en alerta, las patrullas de policía se detuvieron en cada calle a hablar por el altavoz.
    -este es un comunicado  urgente  por orden del señor del fuego todos los civiles deben abandonar sus hogares y dirigirse a los refugios más cercanos, repito por orden del señor del fuego todos los civiles deben abandonar  sus hogares y dirigirse al refugio más cercano.
    La gente  que ya había despertado y había salido a sus trabajos o actividades cotidianas regresaron a sus hogares para advertir a sus familias que todavía   estaban  dormidas, los negocios  tuvieron que cerrar, pese a que acababan de abrir, activaron las alarmas y se fueron de regreso a sus casa por cosas que necesitarían algunos corrieron  directamente a los refugios.
    En las bases militares también sonaron las alarmas los soldados que estaban en entrenamiento fueron interrumpidos cuando las alarmas  sonaron para que acudieran al área principal donde  recibirían instrucciones.

    Mientras que en los barcos de la marina igualitaria, también sonaron las alarmas despertando a todos los  soldados, que se vistieron en cuestión de segundos, salieron  trotando hacia las zonas designadas  donde los capitanes  les explicaron la misión  a cada grupo.
    Gavin estaba sentado en una de las aulas que estaban  hasta el final, el capitán estaba al frente junto a un pizarrón  donde tenía  pintado un esquema detallado de las calles de la ciudad costera que les tocaba atacar.
    -está  ciudad costera, es de las más importantes de la nación del fuego forma parte de todo su atractivo turístico que es el diez por ciento de su economía, en esta época del año mucha gente  viene de vacaciones, habrá demasiados civiles, recuerden  esos salvajes  no tendrán piedad de ustedes así que ustedes no tengan piedad,  ahora le es explicare el plan, las lanchas que los llevaran a  tierra  atracaran aquí en este muelle, tan pronto terminen dispárenles a todos denle prioridad a la policía o  a cualquier militar que encuentren, una vez  despejado ese  muelle avancen  dejen que el equipo Alfa siete siga de frente por la calle principal  una vez movido el equipo alfa diríjanse por la  calle principal hacia este punto, una vez ahí  iremos por la calle secundaria - lo señaló con el mapa- hasta este punto dudas-
    -si cuál es nuestro nombre de grupo- preguntó uno de los chicos
    -ustedes serán Charlie siete-
    -¿nuestro objetivo?- preguntó Ken
    -este edificio es la estación de policía… comandante Kameo
    El comandante Kameo acaba de entrar con paso decidido y muy serio mientras pasaba al frente del pizarrón  gritó.
    -misión cambiada-
    -¿disculpe señor?
    -este grupo no atacara  detrás dele quipo alfa siete,  este equipo  dará cambiado a Mu  siete su misión recorrer la costa en dirección al este- continuo sin detenerse y sin prestar atención a las preguntas del capitán.
    -su objetivo es apoyar protegiendo a los heridos que serán llevados en los puntos de ataque  y reunirlos a todos en el punto central.
    Hubo un reclamo por parte de todos los chicos del batallón a lo cual el comándate respondió con una sola, seria y fría  frase.
    -es una orden salimos en cinco maten a todo al que vean que no sea un militar  igualista-

    Mientras tanto en el salón de guerra de la nación del fuego discutían una estrategia de defensa  de la isla imperial.
    -una vez que ella cierre el portón de Azulón  lanzaremos la tercera división para eliminarlos barcos restantes.
    -muy bien general de la orden y avise a Shiori aunque  conociéndola bien seguramente ya estará de camino al frente de batalla.
    -no será tan estúpida  ya le dicho que siempre espere a nuestras ordenes – intervino el señor del fuego
    -señor no falta mucho antes de que ataquen las primeras islas,  el alcalde de la isla número nueve en poyo con  la mitad de los alcaldes ha propuesto que se usen prisioneros tanto las prisiones civiles como de las prisiones  gubernamentales para la ayuda.
    -hágalo  pónganse en contacto con  todas las prisiones  incluso  la de la roca hirviente que liberen a los prisioneros para que  apoyen en la lucha díganles lo que necesiten escuchar para que nos apoyen, olvídense de usar a los igualitarios capturados como rehenes, eso no los detendrá.
    Los  directores de cada prisión no tuvieron otra opción, algunos hicieron sonar las alarmas mientras se abrían las puertas ofreciéndoles  la libertad a los prisioneros a cambio de servicios, algunos  otros s e pasearon de un lado a otro  entre las celdas exponiendo la situación y lo que se les ofrecía si  apoyaban.
    -con nuestra victoria tendrían un lugar asegurado en el ejército y un sueldo digno, pero si vuelven a cometer otro crimen volverán aquí en nada de tiempo-
    -solo cállese  y déjenos salir- gruño una mujer cuarentona que estaba ferrada a los barrotes, mientras la directora respondió con cara de malos amigos.
    Los ejércitos de la nación del  fuego estaban atracando en las islas mientras la policía seguía evacuando  civiles, los soldados marchaban  con vehículos llenos de cargamento, comida, municiones, armas y equipos médicos, la batalla podría durar  días, mientras la  mitad de la gente caminaba  lo más rápido posible tratando de conservar la calma hubo gente que entró en pánico y comenzó a gritar y a correr desesperadamente.
    Uno de los escandalosos  tiro a una  niña  de unos siete años aproximadamente, la niña al parecer de familia pobre ya que vestía con ropas viejas y sucias y tenía una muñeca de trapo igual de sucia que ella, tropezó con fuerza en la banqueta y comenzó a llorar, en esos momentos uno de los soldados que pasaba marchando por ahí se detuvo en seco y vio ala pequeña niña que lloraba  tirada en el piso, desvió su mirada y fue hacia ella se agacho.
    -tranquila todo está bien ¿Dónde está tu mamá?-
    La niña no respondió tenía  motivos para no hacerlo, el soldado se percató de eso y sacó de su bolsillo una barra de chocolate y se la dio a la niña.
    -tranquila toma te daré esto, debes ir al refugio.
    Agarro a la niña en brazos y se levanto fue  hacia el otro lado de la calle donde una patrulla de policía la levantó también en brazos y la llevaba al refugio.
    Una vez que se alejaban el policía y la niña  el soldado  regresó corriendo por la calle principal hasta llegar al puerto que conducía  a la costa, con varios soldados tras el ocupando posiciones colocando pinchos en el piso y las placas de concreto que los protegerían de las balas.
    Mientras los maestros  agua, tierra y fuego tomaban posiciones  en la costa para ser la primera defensa, se colocaron barricadas, muros de protección y  grupos de soldados en puntos estratégicos, vehículos  se estacionaron con pesadas y enorme cajas que fueron abierta con  metal control, mostrando gigantescos robo tanques,  a diferencia de los robo tanques originalmente creados estos tenían diferente diseños, pequeños de tamaño de  una persona que servían como armadura  súper  fortificadas para los maestros metal, armados con ruedas para avanzar retroceder y girar rápidamente sin dañar  al piloto, otros no tan pequeños de cuatro metros de alto, hechos para todo tipo de maestros para los maestr5os fuego tenían  un tubo por donde  salía el gas para lanzar llamas muy potentes, estas llamas salían de  un ducto de buen tamaño para garantizar precisión y potencia y otro robo tanques de  un tamaño aún mayor que requerían ser  manejados por tres  personas  que contenía cables  eléctricos lanzallamas con  salida de fuego ajustable y otras funciones.

    La marina Igualitaria ya estaba lista también los barcos comenzaron a despegarse de la formación inicial dirigiéndose hacia las isla designadas, los soldados comenzaron a subirse en los botes que comenzaron a navegar por las aguas, la mayoría de los soldados estaban en sus lanchas  motorizadas que  acababan de salir del barco principal y habían comenzado a navegar en las aguas enemigas, los  soldados  más jóvenes y los que  irían por primera vez a la batalla estaban rezando en silencio, nerviosos de enfrentar a un enemigo que es más poderoso que ellos, enemigos que no necesitaban armas.
    Las lanchas avanzaban cuando estuvieron a la vista de los oficiales al mando gritaron.
    -¡fuego!-
    Los cañones que intensificaban el fuego control de los maestros comenzaron a disparar la mayoría  de los disparos daban al mar provocando salpicaduras  de agua, las lanchas aumentaron su velocidad   para acercarse más a la costa, los disparos siguieron dando al agua algunas lanchas tuvieron que maniobrar para evadir el disparo justo a tiempo, estando a pocos metros de la costa uno de los cañones dio en la primera lancha que estuvo a punto de llegar.
    -esos íbamos a ser nosotros- dijo Ken en voz alta.
    Algunos de los chicos si no la mayoría que habían reclamado por ser cambiados de posición se quedaron atónitos cuando vieron  explotar esa lancha.
    -no lloren niñas moriremos por nuestra nación-
    Uno de los soldados disparó un cohete  pequeño contra  el cañón que disparaba contra las lanchas provocando un estallido bastante fuerte los soldados de las lanchas que se aproximaron a  tierra  tuvieron que taparse los oídos.
    -problema resuelto-
    Las lanchas comenzaron a llegar a la costa algunos  soldados tuvieron que bajarse de un salto a las aguas poco profundas mojándose  las botas,  para empujar las lanchas  a  tierra firme y atarlas a las demás para que la marea no se las llevara.
    -¡soldados bien ya conocen las órdenes!- gritó  el capitán- ¡estamos en territorio enemigo caballeros así que muévanse!-
    Los soldados comenzaron a correr por la playa directo a la calle donde comenzaron los primeros combates.
    Los últimos en llegar fue el equipo Mu siete, los chicos descendieron de sus lanchas después que la mayoría de los equipos se comenzaran a combatir, los disparos producidos por la batalla se escuchaban a la distancia.
    -parece que estamos lejos del campo-susurró Ken
    -claro arribamos media hora después-contestó  otro.
    -buenas noticias la marina está ganando-
    Movieron las lanchas hasta la costa y la ataron con un clavo a la playa, los chicos trotaron  hasta la mitad de la playa estando desordenados, eran el único equipo que no tendrían un capitán u oficial al mando.
    -por todos los cielos- exclamo uno de los chicos que estaban al frente, al mismo tie4mpo que sus compañeros se detuvieron, sin motivo, como si se hubiesen dado cuenta de que enfrente de ellos hubiese un risco con una ciada interminable.
    Los demás chicos  tuvieron que frenar en alto para no chocar con sus compañeros, Gavin  sin  entender por qué  se abrió paso a empujes para ver,  casi toda la costa  enfrente de ellos, estaba llena de cadáveres  tanto de soldado igualitarios como de maestros todos  tenían los ojos abiertos algunos con  miradas seria otros con miradas de pánico.
    -aún…-
    -¡últimos en llegar novatos! ¡Así que muévanse!- les grito uno de los capitanes de los otros escuadrones que esperaban en la playa
    -genial meses de entrenamiento para venir a perdernos a una isla,
    -no se quejen- les dijo un soldado de los escuadrones que  estaban en la costa- al menos ustedes podrán moverse por la costa y tener el recorrido turístico de la nación del fuego, nosotros llevamos entrenando más de un año y debemos quedarnos  aquí vigilando las lanchas aquí.
    -¡Que esperan lárguense!-les grito el capitán mientras que  le hacía señas al soldado para que regrese con su grupo.
    Los chicos sin pensarlo más comenzaron a trotar por la playa alejándose mientras que los barcos más chicos comenzaban  aproximarse, eran los grupos  médicos.

    Con el tiempo en que se aproximaban los barcos a las islas de la nación del fuego, Burai por fin tuvo tiempo suficiente para dormir un poco,  al despertar  desayunó con los demás y tuvo que cambiarse de ropa.
    -perdona por esto avatar, pero francamente con esa combinación de ropa te hacía parecer  rapero de la década pasada-intervino Naoto el guardia del emperador
    Tan pronto  había terminado de  desayunar uno de los guerreros de  rango más alto, Burai no supo muy bien cuál el hombre le había indicado.
    Le dio otro juego de ropa, una chamarra ligera y un pans verdes con una línea blanca en la parte de en medio de las mangas y por dentro una camiseta de color  blanco con cuello naranja, haciéndolo parecer muy colegial.
    -en serio, bueno al menos puedo quedarme con los tenis se ven geniales-
    -y algo más del otro barco pasamos a alguien que te acompañará- dijo mientras  abría la puerta y el enorme Argus saltaba de gusto al ver a Burai.
    -el avatar necesita a su animal protector y como puedes ver le regalamos algo-
    Argus tenía  una silla de montar , para un caballo estaba algo grande, pero para Argus estaba perfecta, talvez así estaría más fácil el montarlo aunque Burai  había visto como los montaban nunca s e había preguntado si era buena idea o si les gustaba  tener gente encima a  esos animales.
    Alguien bajo la escalera entrando a donde estaban Burai y  Naoto, era el otro guardia del emperador  el guardia bajo tranquilamente por la escalera.
    -Naoto, Avatar deben subir, estamos por llegar el ataque ya comenzó.
    El chico no pudo evitar sentir como una sensación recorría su cuerpo estaban por llegar y el ataque ya  había comenzado eso significaba que estaban por llegar al campo de batalla, el chico sintió como su cuerpo  comenzaba a temblar por dentro poniéndolo nervioso, entraría  dentro de minutos en una guerra aunque no irían nunca a combatir el combate era inevitable en algún momento encontrarían soldados igualitarios dispuestos a matarlo, ahora que lo pensaba  habían pasado meses desde que tuvo noticias del mundo exterior, las personas que  sospechaban su identidad sabrían ya que era el avatar, habían ido para allá a buscarlo.
    Naoto  y Burai volvieron a subir por las escaleras hasta la cubierta asomándose por la ventana, ya había amanecido y era una  mañana muy soleada  siendo una de las últimas del verano  que traía una  suave pero cálida brisa y algunas nubes a los lejos definitivamente un buen día para vacacionar y no para la guerra.
    -prepárense-
    -¿Cuál es el plan?-preguntó nerviosos el chico en todo el viaje no había escuchado nada acerca de una estrategia a seguir.
    -el plan simple, llegamos  y vamos a rescatar a todo el que podamos-
    Eso no sonaba a un plan esperaba que dijeran dividirnos en grupos  de tantos y recorrer  ciertas zonas, pero…
    -en lo personal eso de que el avatar  inicia su viaje  a los dieciséis debe ser mito este chico está muerto de miedo-
    -¡no tengo miedo!-respondió Burai.
    -no deberías asustarte, ya fuiste iniciado, los maestros no te hubiesen aprobado si no tuviera el valor suficiente además lo que necesitas es enfrentar ese miedo-
    -no tengo…-
    -entonces porqué tiemblas y no hace frío-
    El barco llegó a tierra firme, los demás barcos irían a otras islas, las  tablas se bajaron y los guerreros comenzaron a descender a la playa.
    -y el plan- susurro de nuevo esperando  escuchar una estrategia, volteando a todos lados  esperando ver  soldados  que saltaran de un momento a otro.
    Algunos  se colocaron en el barco  haciendo guardia mientras que todos se replegaban en diferentes direcciones dejándolo  solo cerca del barco.
    -esto no es gracioso, no puedo ir solo-
    -tienes a tu mascota- le dijo uno de los que cuidarían el barco
    -aja y a donde voy-
    -sigue tu instinto-
    Seguir su instinto su primer instinto sería  hacer un agujero y esconderse dentro, pero entonces si se escondía  como un cobarde, entonces de don de saco el valor para  salvar a Luten o de pelear contra el robo tanque o de huir de su casa, el chico trago saliva era otra de sus pruebas, en los últimos meses había practicado fuego control, y tenía   su tierra control además estaría  cerca de maestros que puede que lo ayudaran, si lo encontraba.
    -y otra cosa se supone que debo ir montando en el-
    -no pierdas más el tiempo y márchate- le contestaron
    -vamos Argus-
    El chico puso  el pie en el pedal donde  se coloca el pie  tomo impulso para subirse   cruzó sui otr5o pie y se cómodo en el lomo del animal, el chico se calero la garganta, no sabía que hacer  susurró un leve arre mientras tiraba de las cuerdas que tenía el animal atado al cuello.
    -arre-
    El animal comenzó a correr  con el chico dando tumbos en su lomo sosteniéndose de la silla con una mano y  de las correas con la otra.

    Los portaviones  ya estaban en posición, dieron la orden mientras que los aviones arrancaron sus motores se deslizaron  a velocidad sobre la rampa y al llegar al bode  comenzaron a volar en dirección  hacia las islas eran un total de siete aviones que tomaron formación cada uno  contenía doce misiles, de acuerdo al plan cada avión dispararía un misil en  zonas  diferentes de las doce islas, los misiles pasaron volando a velocidad  mientras  alzaban más el vuelo llegaron a la primera isla.
    -águila uno disparar fuego-
    El primer misil explotó contra un edificio de gobierno, el techo cayó sobre  los soldados que estaba debajo protegiéndolo.
    -águila dos fuego-
    El segundo avión disparo de nuevo contra un hospital, así los  aviones siguieron disparando misiles contra los edificios importantes.
    Uno de los soldados de la nación del fuego se encontraba  en el tejado, cargando un rifle semi automático disparando a los bloqueadores de chi que se aproximaban a  su posición, movió un poco su mira hacia arriba logrando ver a los aviones.
    -maldición-
    Agarro la radio que tenía en el bolsillo
    -¡aviones  dirigiéndose desde  las  siete en punto!- gritó por la radio  olvidándose de la clave
    Los encargados del cañón lo giraron mediante  metal control para comenzar a disparar tan pronto  estuvieron a la vista los aviones
    Los cañones dispararon varias veces, dando al aire, los aviones maniobraron en el cielo, para evitar los disparos, mientras que más cañones fueron colocados en posición para comenzar a disparar, tan pronto se acercaron más los aviones uno de los cañones dio justo  de frente en uno de los aviones provocando una explosión  en la cabina derribándolo.
    -águila tres ha caído-
    -la misión sigue en pie-comentaron desde el porta aviones.
    Los aviones pasaron por encima de los cañones lo maestros metal hicieron un movimiento para girarlos  para que los gatilleros siguieran disparando los misiles para derribarlos, otro de  los disparo dio en el ala del avión que estaba más ala derecha, el avión comenzó a perder ele equilibrio dando vueltas en el aire estrellándose contra un edificio mientras que el piloto activo la capsula de escape.
    -águila uno ha caído-
    -Están fuera de la ciudad y de nuestro rango de tiro alfa, se dirigen hacia be ocho-
    -be ocho informado  cañones en posición esperando al enemigo-
    Los aviones pasaron de la ciudad y se dirigían hacia la montaña la parte más alta de la isla donde  estaban llevando a los refugiados, los pilotos  detectaron a l objetivo en sus mapas.
    -águila cuatro  fuego
    El avión disparo contra el centro de la punta de la montaña, el misil voló a toda velocidad  para impactarse contra los refugiados, sin embargo  este exploto antes de llegar.
    -tirador be nueve misil interceptado-
    -tirador be ocho  teniendo blanco en la mira fuego-
    -tirador be siete-
    -tirador be diez-
    Los tres cañones  comenzaron a disparar contra los aviones que  esquivaron dando acrobacias en el aire evitando los disparos, curiosamente no  se desviaron del rumbo ni  volvieron a disparare que era lo que esperaban.
    -¿vieron que no dieron al blanco?-
    - si ¿Por qué no regresan?-
    -no tiene sentido a menos que  vayan a mandar una segunda formación que dé a los blancos no destruidos-dijeron por radio
    -alguien aparte de mí se dio cuenta de que vinieron a donde estaban los refugiados y los civiles-
    -significa que definitivamente vienen a acabar con nosotros-
    -no importa ya di el aviso a las demás islas.
    Los aviones pasaron por arriba de los refugiados y los rebasaron los maestros metal volvieron a girar los cañones que siguieron disparando sin dar en el blanco, mientras  atravesaron el mar  directo a la siguiente isla, laos cañoneros  los vieron y comenzaron a disparar.
    -recuerden  nuestra prioridad es que los refugios civiles queden intactos- gritó el capitán

    Desde el cielo a una  altura mucho más alta  de la que volaban los aviones habían  el cielo se había  nublado un poco  algo curioso del que nadie  se había percatado, sin embargo esas  no eran nubes reales , eran maestros aire y maestros agua  montado en centenas de  bisontes  voladores a los que habían disfrazado de nubes.
    -ya salieron los aviones deberíamos intervenir ahora- propuso una joven  pelirroja  que observaba  la zona de abajo en un telescopio muy alargado.
    -no dejemos que lo cañoneros se encarguen son expertos en derribar amenazas aéreas, además después  de esos aviones seguirán  varios escuadrones más  debemos apegarnos más  y esperar a que crean que han ganado-respondió un hombre calvo y barbudo  de carácter rudo.
    -¿te han enseñado a  obedecer órdenes? -preguntó Tenoch
    -ya no puedo aguantarlo mucho estamos perdiendo mucha gente ¿ a quién se le ocurrió este plan tan malo?- volvió a quejarse la chica
    -te responderé si me respondes- le respondió Burai
    -fueron los guerreros del sol y si es la única forma en que acabaremos este conflicto- respondió  otro chico que estaba  montado en otro bisonte volador que estaba al lado- y por las víctimas no te preocupes te aseguro que no ha muerto casi nadie.
    -¿Cómo lo sabes?-
    -te responderé si…
    -¡ya cállate  Tenoch no fue para ti!- e gritó el chico
    -miren- los interrumpió otro maestro aire que tenía otro telescopio y miraba a  las islas-  los cañoneros de la isla lograron derribar a otros tres aviones, ya solo quedan dos.
    -te dije que  no te preocuparas  lo ves  ya casi son derrotados-
    -sí y una segunda flota será enviada…-  intervino alguien más

    Una flota de los  primero bloqueadores de chi  logro  salir de la playa y subía por la colina  de una zona no habitada pero cerca de un pueblo, los soldados  subieron por el sendero rocoso varios soldados y varias  armaduras de tres metros de alto equipadas con  visores de calor y otros  soldados equipados  solo con sus armas.
    Los soldados terminaron de subir la colina  y corrieron por un sendero plano, pero por su descuido el suelo se abrió y la mitad del escuadrón cayó por un agujeros  aterrizando en una piso lleno dé picos de punta agua  hechos de tierra donde los soldados perdieron la vida el resto del batallón se detuvo en seco, mientras que otro maestro  entre los veinte y los treinta años  medio calvo  con una barba de candado  muy corta que estaba  vestido con pantalón café, parecía del uniforme de la prisión pero  se había  quitado la camisa para mostrar sus  tatuajes que le subían todo el cuerpo, el maestro golpeo el piso y este fue reemplazado por lava ardiente  después  hizo un movimiento que normalmente se usaba para  hacer salir rocas del suelo para lanzarlas, pero lo uso para sacar la lava y lanzársela a los soldados que llevaban la armadura, que apenas pudieron reaccionar a tiempo para voltear e intentar esquivarlo por desgracia la lava los alcanzó, junto con otra parte significativa de  los demás soldados que iban a pie.
    El resto de los soldados, apuntaron al maestro lava, pero antes de poder disparar sus cuerpos  comenzaron a  moverse solos, no podían controlarlo.
    -esto es…
    Se apuntaron los unos a los otros  directo al rostro mientras que el maestro lava les quito los cascos, los soldados  apuntaron directo a sus cabezas y sin poder hacer nada  se dispararon entre ellos matándose.
    Una mujer  rubia  y cuarentona que  tenía un  aspecto aún  más duro que el hombre  salió detrás de una roca caminó parecía estar muy feliz de lo que había hecho paso orgullosamente  entre los cadáveres examinándolos.
    -si  cincuenta pájaros de una pedrada- se agacho sobre uno,-este no está muerto-
    -técnicamente fueron cuatro pedradas- respondió mientras agarraba la pistola y disparaba  contra el último soldado que quedaba.

    Los aviones no pudieron disparar contra sus objetivos todos  fueron cayendo uno  derribados por los cañoneros uno por uno cuando solo quedó el último el piloto estaba muy nervioso repitiendo por radio una y otra vez  que4 sus compañeros habían caído.
    -águila siete la misión sigue en pie-
    El avión estaba  cerca de la siguiente isla donde los cañoneros esperaban a que estuviera a alcance para derribarlo, el joven soldados no podía soportarlo, los nervios los dominaban, giró el volante y desvió su rumbo, antes  de estar al tiro de los cañones.
    -águila siete  desertó, se autoriza orden de eliminación.
    El avión  atravesó el mar y algunas de las islas,  y sin darse cuenta de que habían activado la autodestrucción de avión, el chico ignoró las señales de la central dándole un último aviso.
    Estando cerca de otra isla el chico activó la expulsión del asiento a segundos  de que el avión explotara,  apretó un botón y de su silla salió un paracaídas, mientras descendía la nave explotó, una de las hélices  salió  volando partida  a la mitad,  rasgando el para caídas  cuando el soldado estaba a pocos metros del suelo mientras que  otra parte del avión  le cayo encima cuando el chico toco tierra de una manera muy brusca.
    Burai se encontraba muy cerca de ahí mientras montaba en su mascota,  escuchó la fuerte explosión que de haber estado más cerca  le había tronado los oídos de seguro.
    El animal también ahoyo  con fuerza mientras se detenía casi en seco, mientras  Burai podía ver como el avión cayó encima de alguien que había aterrizado.
    -vamos  Argus-
    El animal  troto hacia  el avión el chico  se bajo de un salto, se encontraba en una pradera muy extensa, donde solo sobresalía una enorme roca deforme. El chico se agachó para ver qué había pasado  con el soldado, las llamas cubrían todo del artefacto, Burai se puso de pie,  hizo un movimiento con las manos  hacia arriba juntándolas para concentrar el fuego en un solo punto  y después  bajaba  las palmas hacia abajo para extinguirlo, una vez  con el fuego extinto, el chico  concentró su energía para  mover el tanque  hacia un lado y lanzarlo lejos.
    Dejando libre al soldado que estaba inconsciente tirado  en el piso  de su patilla salía mucha sangre,  Burai se acercó a el agachándose  le toco el cuello, aún tenía pulso debía hacer algo, pero tan pronto el chico se levanto para agarrarlo el soldado despertó abriendo con fuerza los ojos  sacando una pistola apuntando a Burai, el chico levantó los brazos.
    -espera no planeoatacaaarte- susurró el chico.
    -atrás fenómeno-  le respondió el soldado.
    Burai retrocedió temblorosos nunca había tenido tanto miedo en su vida aquel  hombre  podía matarlo de un solo golpe, que podía decirle para evitarlo, decirle que lo salvó, pero lo tranquilizaría o lo provocaría Burai retrocedió otro paso más golpeando el  piso con fuerza esperando a que el soldado no lo notara.
    Las vibraciones en la tierra se amplificaron Burai sintió como aquel hombre también temblaba, también tenía miedo probablemente mucho más que el.
    -eres mi enemigo-
    -no… no lo soy  si lo fuera te hubiese matado y al contrario te quite el fuego de la explosión y el avión de encima, no estoy armado y vengo sin ningún tipo de protección mira- abrió  su chamarra escolar y les mostro al soldado que venía desarmado- mira… no tengo armas.
    -tu eres un arma…
    - mira… decía Burai, pensando en si podía salvarse de pasada-tienes  miedo yo también- dio varias respiraciones profundas-no soy tu enemigo-
    -lo eres desde el nacimiento, desde que…
    -si fue tu enemigo  te hubiese matado ya y n o somos enemigos desde siempre-
    -eres maestro yo soldado igualitario.
    Sus manos comenzaron a temblar y también sus piernas de manera descontrolada, podría hacerlo dudar más y quitarle el arma, que seguramente no era de metal.
    -¿por qué te uniste al ejército?-le preguntó Burai al soldado.
    -atrás-
    -solo dime porqué- Burai notaba que no tenía ya tanto miedo- por dinero, porque te reclutaron por sobre salir en el deporte, por  tus padres conservadores, porqué antes de hoy  no eras mis enemigo de hecho te salve extinguí el fuego y te quité el helicóptero de encima, mira si soy maestro me llamo Burai Ishii soy maestro tierra, vengo de una familia que adora arrodillarse ante el presidente igualitario, mira yo hace unos  cuatro meses pensaba en seguir al avatar  hasta el final en cualquier batalla.
    -¿el avatar lo seguirás? Entonces ¡¿lo conoces!? ¡dime donde está!  Dime para entregarlo es el más grande fugitivo-
    Bura no dijo  nada parecía que el soldado ahora  comenzaba a enojarse.
    -si me lo dices dejare que tú y tu familia vivan bien con sus controles-
    -no es tan simple, porqué  cambie, pasaron algunas cosas y ahora en lugar de querer pelear a su lado en una guerra, decidí que es mejor hacer la paz entre ambos lados- Burai cerró los ojos mientras golpeaba  el piso, las vibraciones se amplificaron y sintió como la pierna del soldado  estaba  lastimada, Burai abrió los ojos.
    -mira en este momento siento como si estuvieras lastimado tu pierna tiembla, talvez  te lesionaste por el golpe, y no soy tu enemigo, tú y yo queremos algo no estar aquí.
    -ustedes empezaron-
    -pero ustedes continuaron, mira no voy a  discutir que bando ha sido peor  cometiendo injusticias ya que ambos tienen sus trapitos al sol, yo solo quiero ayudarte si tuviera agua control ya te hubiera curado, además mira a los resurgistas, son un grupo de ayuda social que ayudan a toda la gente  todos  son maestros y no maestros la mayoría no maestros, por qué no tomar su ejemplo mira en  años  han sido ustedes los que han atacado y la nación del fuego ha retrocedido y ha abierto sus puertas a muchos.
    Burai dio un paso hacia a enfrente  al soldado le temblaban las manos cada vez más  Burai esperando que  no disparar el arma  dio otro paso más  acercándose.
    -mira te llevare con otras personas que te  ayudaran estás herido y necesitamos  atender tus heridas.
    -sabes éramos  siete  aviones los derribaron uno por uno, me dominó el miedo , solo quedaba yo a la central no le importó que  me fueran a matar, y  auto destruyeron mi avión, mandaran a otro grupo, para que  ataquemos bases civiles y eso… y mandaron cadetes recién  entrados para la batalla- Burai debía admitirlo viendo desde esa manera el ejército igualitario no se veía tan malo, de hecho  podría ser el que no sean malos y si fueran gente buena y amable.
    -mira yo… haré lo que esté en mi poder para cambiar eso…
    -¿Cómo?...-
    -no lo se, ni cómo ni cuándo, pero encontraré la manera lo he hecho antes y lo volveré a hacer.
    -¿tu que has hecho?
    -devolver la paz- respondió Burai  dando un paso más hacia  el estando a centímetros del arma, esperando que el soldado  confiara en el, si  disparaba el arma a esa distancia seguramente mataría a Burai.- lo hice hace muchos años y en otra época  en vidas pasadas, si yo…- dio otro paso quedando pegado a la pistola…- yo soy el avatar…-
    Burai extendió el brazo derecho  agarrando el arma del soldado, abrió la mano  y agarro las manos del soldado que estaba muy bien empuñadas en su arma levantó al otra mano y agarro las manos del soldado, las movió hacia un lado, ahora el arma  apuntaba hacia otro lado.
    -y pese a eso también tengo miedo-
    Burai jaló  hacia un lado con sus manos para quitarle el arma  al soldado. Y tirarla al piso dio otro paso y dio un giro   paso su brazo por debajo del soldado del soldado para que se pudiera recargar sobre el chico y llevárselo caminando.
    -pierdes el tiempo no te serviré  d  nada y mi testimonio  no servirá de nada.
    -ahora solo concéntrate en  que está  conmigo.
    Burai dio un golpe en el suelo y la tierra lanzó el arma hacia arriba y el chico la agarro con la otra mano, era la primera vez que tenía un arma en su mano estaba bastante más pesada de lo que creía aun siendo  una pistola de plástico.
    Ambos caminaron hacia Argus y se montaron en el animal primero Burai sostenido de las cuerdas  y el soldado de su8jetaba del chico.
    -sabes yo también estaba asustado cuando me apuntabas-
    -ni me di cuenta ¿Qué edad tienes?-preguntó el soldado mientras el animal cabalgaba  de regreso a los barcos-
    -dieciséis ¿por?-
    -tenía entendido que el avatar debía tener al menos  veinticinco y te vez más chico-
    -si ya me lo han dicho eso del avatar y de que me veo  bueno  eso es por esta ropa, parezco un colegial-
    Se escucharon explosiones a lo lejos provocando que el animal se sobresaltara deteniéndose.
    -Tranquilo Argus- exclamó el chico intentando calmarlo antes de que el animal relinchara y los tirara a ambos, mientras se escucharon unos sonidos extraños.
    -esa es mi radio- explicó el soldado sacando el dispositivo de su cinturón.
    -no con teste, solo escucha, podría ayudarnos de algo-
    El soldado  levanto la radio el chico se giró un poco sobre  el asiento del animal  para escuchar.
    -aquí Mu siete, comandante   necesitamos refuerzos  por favor…- se escuchó interferencia seguido de algunos disparos  y gritos-… estamos llegando al punto… cerca de unas rocas…-más interferencia…- se pueden ver unos  botes extraños y viejo a los lejos…
    -hay que ayudarlos puede que los convencemos de que  se detengan si los ayudamos en apuros, al igual que como hiciste tu- propuso el soldado mientras  Burai volteaba a todos lados, botes viejos y anticuados, seguramente serían los  que los habían llevado hasta allá, entonces  ese grupo debía estar  cerca.
    -sujétate fuerte  vamos a toda velocidad
    El animal comenzó a correr a todo lo que daba pasando por la pradera, la colina  y las rocas  por las que había llegado hasta llegar a la costa a donde estaban los barcos.
    -te quedas aquí y…
    -iré contigo   necesitarás ayuda…
    -estás herido… y te vas a lastimar-le respondió
    -necesitas convencerlo y yo puedo ayudarte, ahora  decía que podían ver estos barcos, entonces  ellos deben estar hacia allá-señaló hacia el oeste por la costa.
    -como…
    - Confía en mi-
    Burai no sabía si hacerle  caso o no pero acaba de  salvarlo y si de verdad  iba a hacer una alianza debía al menos  hacerle caso ya sea que tuviera razón o no  movió las riendas para que el animal girara a un lado y  trotara  hacia el oeste, no podía estar lejos.

    El grupo de novatos o lo que quedaba de él, veinticinco de cincuenta estaban  cubriéndose detrás de unas rocas en la playa, los habían acorralado en un risco y sin previo aviso, les dispararon fuego matando a al menos once de sus compañeros, los demás se habían replegado alejándose de la batalla.
    -¿¡a esto llamas batalla!?-exclamó Ken.
    -genial meses de entrenamiento para que estemos perdiendo de esta manera.
    -no te quejes, somos novatos- el chico se puso de pie  y dio algunos disparos con la metralleta sin dar en el blanco- ¿querían batalla? La tenemos además moriremos como héroes.
    -¿Cómo héroes?  Son cinco  y nosotros más de veinte deberíamos ir ganando-
    - ¡SALTEN!-gritó uno de ellos.
    Los chicos  se levantaron para correr hacia atrás  antes de que el piso  explotará y los lanzaran lejos  acorralándolos más contra las rocas del risco.
    -ríndanse basura ecualista- les dijeron los maestros fuego listos para incinerarlos.
    En ese momento Burai y el soldado  montando en Argus estaba por  llegar.
    -coge las riendas-
    El chico le paso las rindas al soldado, mientras se levantaba y  daba un salto  hacia arena aterrizó dando un golpe en la arena  concentrando toda sus energía en el.
    La arena se levantó con gran fuerza lanzando a dos de los maestros  fuego contra el mar, los demás maestros fuego voltearon en seguida.
    Dos de los que faltaban  lanzaron llamas contra Burai el chico uso tierra control para hacer salir una columna de arena de mar que apenas soportó las llamas,  después concentró su energía en sus brazos desde los hombros hasta los dedos  para dar otro golpe en el suelo  provocando  que la  arena se levantara con más fuerza lanzando al tercer  maestro fuego contra el mar, el cuarto maestro fuego esquivo a tiempo el golpe, el chico  hizo otro  movimiento para mover la tierra para que el quinto maestro  fuego se cayera al piso.
    El  cuarto maestro fuego lanzó dos  golpeas al aire, el chico se puso en posición agachándose  haciendo una  sentadilla en el aire, concentró su energía  deteniendo las bolas de fuego giró un giro en el aire y con ambas manos dio un golpe aún sosteniendo la bola en sus manos,  el fuego control regresó hacia el maestro fuego  que lo lanzó el  golpe tenía  tanta potencia que  el maestro fuego  no pudo detener el golpe con su barrera de fuego,  la llama lo golpeó tirándolo al piso.
    El último maestro fuego se puso de pie mientras Burai se acercaba a el, ahora  lo tenía de frente.
    -un traidor has elegido mal  tu bando-
    -solo quiero que haya paz entre ambos bandos- le respondió el chico
    -es paz no existe, ningún maestro puede  conseguirla.
    -palabras de un niño tonto que edad tienes  trece, catorce-
    -¿porqué  todo el mundo  dice que me veo más joven? Tengo dieciséis-respondió el chico pensando en la forma de cómo detenerlo.
    - tu edad que más da- que te hace pensar que puedes cambiar algo-
    -porqué lo he hecho antes en vidas pasadas, si no te  diste cuenta  use fuego y tierra control  sabes lo que significa que soy el avatar-
    El soldado dejó salir una breve risa, no una risa irónica ni histérica  si no una risa real de humor alegre como si proviniera de alguien escuchando a un gran cómico.
    -créele, si es el avatar- intervino el soldado que acaba de  ayudar Burai.
    El soldado se bajó de Argus y suavemente  llegó al piso.
    -me salvó de un incendio apago el fuego con  sus controles y me quitó un avión de media tonelada de peso de encima, tiene a su animal protector,  y me hizo ver que estaba equivocado y no planea traicionar a nadie.
    -espera- intervino Ken  poniéndose de pie tirando se arma a un lado acercándose a Burai.-¿eres el avatar?- Se acercó más a él viendo con detenimiento- tu cara me es familiar.
    -Ken- dijo otro de los soldados  poniéndose pie  apuntándole al maestro fuego, mientras los maestros fuego regresaban a la playa.
    - ni apuntes con eso  sé que no tiene balas- respondió  Ken volteándose- de hecho ninguno de nosotros  trae armas no tomamos la misión en serio.
    Los maestros fuego   llegaron a tierra preparándose para pelear, pero el  maestro fuego que quedaba, un hombre de unos cuarenta años bien afeitado de cabello corto con un uniforme de color rojo, de  complexión fuerte  levantó la mano para detener a los  maestros fuego.
    -capitán-
    -alto-les ordeno
    Ken volteó a ver de nuevo a Burai mientras los demás bajaban sus armas- nos mostraron tu fotografía.
    -¿Quién?-
    -el comandante Kameo…
    -Ahh, Ahh, ya me acuerdo también estabas ahí- intervino otro de los chicos que se había acercado a Burai- estaba ahí en el centro de detención, cuando iban a matrar al maestro tierra, te enojaste y  derribaste la pared, el comandante  los  fue a perseguir y al regresar vio los videos, te brillaron los ojo si eres el avatar-
    -¡entonces es nuestro enemigo!- exclamó  otro chico sacando el cuchillo de su guantera.
    -quieto- dijeron los maestros fuego apuntándole  junto con otros dos de los chicos, los chicos  sostuvieron al soldado y los maestros fuego tomaron postura de ataque.
    -no vengo a hacerles daño, debemos detener está guerra, sin importar quien haya comenzado- dijo el soldado.
    -miren si se nos unen podríamos reconstruir o…-Burai estaba improvisando lo que decía- o hacer  nuevas naciones donde convivamos todos ¿ por qué están aquí?- Burai ya no sabía ni que decir.
    -por presión de mis padre-
    -para limpiar el apellido de mi familia…
    -por dinero, en donde vivo todos son pobres porqué, los recursos son usados en los bloqueadores de chi-
    Eso les ayudaba a Burai, los chicos comenzaron da dar razones de manera sorprendente, muchos  se habían por dinero o por miedo, cuando ya la mayoría habían dicho porqué se enlistaron uno de los chicos, dio un paso al frente y gritó.
    -¡porque soy maestro  fuego!
    Todos voltearon a verlo parecían muy asustados al menos los chicos los soldados miraron incrédulos, el chico tomo posición y dio varios golpes sacando fuego control.
    -y la secretaría la de la recepción es maestra tierra- los chicos miraron extrañados- ya saben la que nos dio las placas-
    -Aaah- respondieron.
    -pero como planeas hacerlo-
    Era una buena pregunta cómo hacerlo, como poner a dos enemigos, del mismo bando, que responderle decirle algo que los convenciera a todos, algo como el chico  que era maestro fuego.
    -haciendo lo que hago ahora hablar con los soldados y hacerles ver que no somos tan malo y viceversa, es más  el es un maestro fuego ¿Qué van a hacer?   Matarlo, es su compañero, siempre ha sido maestro fuego, no ha cambiado nada, el sigue siendo el mismo de siempre-
    El chico que  había sacado el cuchillo  abrió la mano y lo dejó caer al suelo, los demás  lo soltaron también a el y los  maestros fuego abandonaron sus posturas de ataque.
    -es buena idea,  hablar con todos, pero un par de soldados no cambiaran nada.
    -¡claro que no para empezar este niño no es el avatar!-
    -Claro que si- mire.
    Burai dio varios golpes al aire sacando sus llamas verdes y después  hizo un movimiento sacando  rocas del suelo.
    -¡eso no cambia nada, no eres el avatar!-les volvió a gritar el  maestro fuego que  era el capitán volteando a ver a todos.-¡lo se por qué he visto al verdadero avatar!- volteó a ver a Burai es una chica se llama Shiori tiene la edad que debería tener  veinticinco años y la he visto dominar los cuatro elementos.

    En ese momento el barco más grande junto a otros dos barcos, atravesaron el portón de Azulón de la isla central, los tres barcos zarparon por el mar mientras los cañoneros comenzaba  a disparar hacia las islas y las lanchas comenzaban a  zarpar por las aguas mientras que los cañoneros comenzaban a disparar  para evitar que tocaran tierra.
    En ese momento justo en la cabeza de la estatua de Azulón estaba sentada  mientras  meditaba una  mujer veinteañera, delgada de complexión fuerte con una cara algo seria y aburrida vestida con ropas negras  algo ajustadas, tenía el  cabello rubio opaco algo corto  ya que lo tenía atado con una mariposa de para el cabello color café que le hacía parecer que tenía un chongo en la cabeza  tenía una vara de madera en las rodillas, la mujer dejó de  meditar y agarró  la radio que tenía en el cinturón para contestar.
    -el barco ya entró en la zona, ya ejecutamos el plan señor-
    -positivo  es ahora o nunca los equipos  submarinos están en posición-
    -muy bien a la orden señor-
    La chica se puso de pie  con una mano sosteniendo el planeador y y con otra  dejando la radio en su cinturón donde también tenía una funda para  pistola  vacía, la chica sacó de su cinturón una máscara de plástico  que le cubría  los ojos y parte de la nariz, la chica  tomo aire y  se lanzó en picada hacia el mar dando maromas  cayendo en picada de manera perfecta metiendo  primero las manos  mientras  giraba usando agua control para suavizar la caída.
    Una vez dentro del agua giró más rápido hundiéndose en el agua hasta llegar  al fondo del mar, la chica al tocar el suelo uso agua control,, movió sus brazos hacia  arriba para hacer agua control y  formas una burbuja que le permitiera  respirar, la chica dejo de aguantar la respiración con más movimiento hizo más grande su burbuja mientras más maestros agua se le unían  formando una burbuja más grande.
    -ahora-
    La chica respiro hondo  y hundió sus manos en la tierra volvió a respirar, concentrándose por completo en la tierra por varios segundos de sus ojos salió un brillo negro.
    Del fondo del mar la tierra se elevó  hasta alcanzar las manos de la estatua del señor del fuego Azulón dejando a los barcos  del ejercitó igualitario atrapados.



    Mi condición:




    Alianza:



    Mi número:


      Fecha y hora actual: Lun Oct 22, 2018 9:36 pm