Gantz Club


    Kuxtal Catástrofe capítulo 4

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1573 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Kuxtal Catástrofe capítulo 4

    Mensaje  Diogo Rangel el Miér Nov 18, 2015 11:39 pm

    Capítulo 4 Hora del contra ataque
    Por un segundo espero que la transferencia continúe y que nos lleve de regresó al estadio, pero al levantar la mirada veo que estamos en un interior, se trata de un gigantesco lugar con paredes grises, es un lugar enorme volteo de un lado a otro, todo el mundo parece estar confundido igual que yo.
    No muy lejos hay más gigantes caminando unos charlando con otros, el visor en la armadura hace un acercamiento veo que estamos alrededor de varias naves gigantescas y que están estacionadas.
    -¡mátenlos a todos!-grita Ismael
    Hay una explosión de la pistola hache, el puente se cae con dos de los gigantes que no tienen ningún traje de protección.
    Un gigante pasa corriendo hacia una pared este es alcanzado por los rayos láser de una de las armaduras, aparece un soldado con su traje de protección este dispara de nuevo los discos.
    Esto cada vez parece disco rayado, se trata de dispararles a esos discos y a los gigantes, pienso en qué demonios tienen pensado a este paso no vamos a ganar nunca y puede que todos terminemos muertos.
    No sé qué hacer sigo disparando, algunos disparos le dan a esas naves destrozándolas parcialmente, llegan más y más soldados, solo sigo disparando una y otra vez contra esos discos, las alarmas suenan a todo volumen alertando a los soldados llegaba por enfrente de mi o por detrás, no tengo tiempo para voltear a buscar a mis compañeros solo tengo tiempo para disparar y volver a disparar.
    Cada cierto tiempo se escuchan las órdenes de Ismael, hago como que no lo escucho solo disparo detrás de mi cae una de las naves cuando alguien disparo contra las vigas provocando que una de las naves cayera.
    -¡transfiérenos!-grita Ismael
    Una vez más comenzamos a ser transferidos, veo en el suelo a un cazador de más o menos la edad de Diogo, el pobre no tiene brazos y ya ha perdido mucha sangre, me abalanzó sobre él y lo agarro para intentar salvarlo.
    Cuando por fin termina la transferencia y veo que no estamos de vuelta en el estadio si no que estamos en lo que parece ser otra habitación no muy diferente a la anterior, la transferencia ya terminó.
    -¿Estás bien?-le preguntó
    El chico asiente con la cabeza, miro alrededor no sé cuantos han muerto pero se que ya somos menos.
    El chico levanta las manos sosteniendo la pistola Ye y disparando hacia un objetivo detrás de mí.
    Lo dejo y me pongo de pie detrás del chico otro gigante con armadura voltea levantó los brazos mecánicos y disparo desintegrarle la cabeza su cuerpo cae hacia tras.
    Un relámpago cae a pocos metros de mí, eran esos relámpagos lanzados por los soldados, tomo impulso hacia enfrente y le disparo con los rayos láser el gigante esquiva el golpe, tomo impulso.
    Ese gigante cuya cara no podemos ver debido a su casco.
    Este comienza a esquivar los disparos de la pistola ye y de la armadura.
    Salto preparando un golpe de volado, este gira y logra esquivar el golpe, mi golpe le da a la pared provocándole una grieta, el brazo de la armadura queda atorado en la pared.
    Jalo con fuerza de mi brazo en la pared pero no puedo sacarlo.
    Coloco mis piernas y comienzo a tirar con el fuerza de mis piernas y tiro con fuerza.
    El brazo sale dela pared, me volteo y disparo contra el gigante.
    El gigante logra evitar mi ataque, este saca su arma que lanza los relámpagos, yo me lanzo hacia el piso, algo que me dice que los rayos láser no van a contrarrestar la electricidad.
    El rayo pasa por encima de mí y yo aterrizo en el piso, no pude aterrizar bien, mientras que un disparo de la pistola hache hace explotar muy cerca de mí, el gigante logra esquivar el ataque y vuelve a levantar su arma para disparar más relámpagos.
    Me preparo para volver a atacar, este se da la vuelta por completo, preparo para saltar, salto y preparo de nuevo el golpe, el gigante se da la vuelta y lo golpeó con fuerza, el gigante apenas voltea, pero logro golpearlo.
    Lo golpeo justo enfrente de su máscara que se le forma una grieta de tamaño considerable.
    Este gigante cayó al piso de cabeza, casi todo su casco comienza a agrietarse hasta romperse para revelar a un gigante de pelirrojo con barba este debe ser más viejo.
    Salto y aterrizo en la nuca de ese gigante extiendo los brazos y abrazo el cuello del gigante poniendo mucha fuerza en ellos, pongo tanta fuerza y comienzo a jalar su cabeza hacia arriba para separarla por completo de su cuerpo.
    Pongo tanta fuerza ciento como mi traje normal se fortalece debajo de la armadura y le arranca la cabeza.
    Algunos cazadores que estuvieron disparándole comienzan a aplaudir.
    La mira acercada de mi pantalla me deja ver que ninguno de esos que están aplaudiendo, son miembros de mi equipo, ni del de Gama ni del de Fabián.
    -¡esos trajes si que son abrumadores!-grita el chavito al que rescate.
    -¿Cuántas veces necesitas ganar los cien puntos para obtener eso?-
    -yo … unas cinco veces consecutivas-
    -¿de dónde eres?-pregunta una joven chica que se me acerca acariciando.
    -del Distrito Federal soy el líder, y … chica tengo veinticinco y ya estoy comprometido con mujer y con un futuro hijo-respondo
    La joven se desanima y se medio aleja.
    -¡imbéciles!-grita Ismael por el audífono
    Los cazadores de tapan los oídos en un intento de disminuir el volumen del grito directo en sus orejas, vaya de verdad si comienza a molestar mucho.
    Varios gigantes siguen cayendo uno por uno en la zona el disco está manchado de sangre.
    -¡estamos en una de las armerías! ¡Destruyan todas estas armas!-vuelve a gritar Ismael
    Armas al menos armas y no más vidas de aquellos seres, todos comienzan a dispararles contra unas cajas y en las armas que están pegadas a la pared, las cajas explotan con las armas adentro, las que están colgadas en la pared caen al piso destrozadas o desintegradas.
    Pasan los minutos en silencio mientras que todos disparan como locos contra las armas, avanzamos cada cierto tiempo para seguir destrozando esa armería que parece no terminar nunca.
    No sé cuánto tiempo ha pasado desde que nos llamaron al estadio Azteca, y tampoco que planean conseguir atacando está base, digo puede que matar a algunos soldados y a cadetes sirva de algo, puede que destrozar algunas naves y dejarlos sin armamento no de la ventaja pero al final que, después de aquí que sigue, dudo que llevemos más de mil soldados muertos y algo me dice que el total de soldados ha de superar a todo el ejército de estados unidos.
    Seguimos disparando a todas las cajas, mi mente ya no está en esta batalla, está en la ciudad en donde está toda esa gente a la que dejamos desprotegida y en mis compañeros, si Raquel y mi hijo mueren aquí o si Raquel pierde al bebé y sin equipos médicos que la puedan ayudar, esto cada vez me está tensando más y más-
    Por fin después de largos minutos en los que me cuesta creer que ya no llegaran más soldados por fin tocamos con la pared.
    -muy bien misión finalizada, comienza la transferencia-
    La transferencia comienza y ahora si regresamos al estadio, pero no regreso exactamente a donde estaba, ahora me encuentro pisando el césped artificial de la cancha.
    -¿Tu eres el de la armadura?-pregunta el chico al que salve.
    -si soy yo- le respondo.
    -muchas gracias.
    Hay murmullos provenientes de todas partes, volteo a de un lado a buscar a mis compañeros y a Raquel, después de caminar varios metros viendo a los miembros de Kuxtal revisando sus cuerpos para asegurarse de que no tiene heridas y a otros miembros llorando por sus amigos muertos, algo me dice que dentro de poco estaré junto con ellos llorando.
    Veo a Carlos sosteniendo a Raquel, acelero mi pasó.
    -¡están bien!-le grito cuando llego.
    -si estamos bien-
    -¿y Hugo?-preguntó
    -no los sabemos-responde Raquel
    -no te hicieron nada- dice Carlos
    -Yo estoy bien dime Raquel que no fuiste transferido con el vientre atravesado-
    -tranquilo…- responde Raquel con esa bella sonrisa- me cortaron una pierna pero nos sangro casi nada gracias a Carlos
    -¿Y los demás?-
    -perdí de vista de vista a Hugo cuando nos transfirieron a ese hangar- dice Carlos mirando a todas partes
    -a mí me pareció ver a Morquexo siendo partido a la mitad por esos discos- me dice Raquel
    Volteo a todos lados no veo a nadie más, quiero saber dónde están Samanta y Diogo.
    -¡chicos!-grita Samanta
    Samanta llega corriendo desde las gradas, la chica salta y se acerca a nosotros.
    -¿están bien?-pregunta.
    Todos afirmamos con la cabeza en señal de aprobación ahora solo nos falta Hugo.
    En ese momento Hugo llega corriendo a nuestro lado, parece cansado pero lleno de energía muy alegre.
    -no puedo creerlo siento que voy a escupir fuego…
    .muy bien damas y caballeros la misión oficialmente ha concluido ahora el reporte- dice la voz de Ismael por los altavoces al mismo tiempo que se encienden las pantallas del estadio mostrando a Ismael en el podio,
    -muchos se sentirán furiosos por esta misión, pero sus esfuerzos serán recompensados ya que tenemos informes de que en una tarde ustedes por sus cuentas propias mataron a quinientos treinta soldados del ejército enemigo, ahora gracias a la unión de todas nuestras tropas hemos matado a más del doble, un total de mil trescientos quince soldados, además de destruir a más de cien naves enemigas y armamento como para otros mil soldados más, claro que con el sacrificio de unos ciento treinta y dos, pero aun quedando un total de trescientos treinta y seis podremos conseguir una indiscutida victoria, ahora el batallón se disuelve aquí pero los llamaremos más tarde, los transferiremos a la ciudad de manera aleatoria, pero primero el presidente tienen unas palabras que decirles-dice Ismael mediante las bocinas
    Ismael se retira del micrófono y es remplazado por el presidente que se pone al frente.
    -deberían estar felices y agradecidos de estar peleando por su país, por la nación que les dio un hogar y…
    Nadie prestaba a tención hubo más gritos por parte de los sobrevivientes, cuando el presidente dejo de hablar comenzó la transferencia y todo a mi alrededor desaparece, agarro de la mano a Raquel, Carlo y Hugo me agarran de los hombros y Samanta se aferra a Hugo y los cinco somos transferidos.
    Por un segundo tengo la estúpida idea de que llegaré junto con la gente a al que intenté proteger, en lugar de eso llegamos a… francamente es el último lugar donde creí llegar.
    Se trata del parqué hundido justo enfrente del reloj de césped donde fue mi primera misión, el reloj funcionaba las manecillas indicaban que ya eran las diez y cuarto de la mañana, el reloj ya había sido reparado desde hace varios meses.
    -¿Dónde estamos?-pregunta Raquel
    - del otro lado de la ciudad, en donde fui mi primera misión en Kuxtal-
    Mis amigos voltean a ver el lugar impresionados, parece que nunca habían estado aquí.
    -en serio-murmura Samanta
    Señalo a los números en el reloj.
    -los alienígenas mandrágoras estaban escondidos aquí- les digo
    -¿está esto muy lejos de donde está la gente, mis padres y los vecinos?-pregunta Raquel
    - sí y mucho, pero…- tengo la moto podremos llegar en poco tiempo si es que nada se interpone entre.
    -pero en la moto solo caben dos-dice Hugo
    Mierda es verdad, necesitamos ir los cinco y el transporte público no es una opción todo debe estar bloqueado.
    -habrá que darnos prisa- le digo a Raquel
    -por mí no hay problema yo debo dirigirme al centro mi mujer y mi hijo están ahí-
    -yo debo dirigirme a la Universidad los demás estudiantes me esperan.
    Hugo miro a todas parte, la verdad no sé qué hacer si nos dividimos corremos más riesgos de morir, pero cada quien tiene algo que proteger y todos parecen ser importantes, estudiantes, civiles, refugiados.
    Como debe actuar un líder, como debo actuar, que harían Rey, Gama, Fabián, Sanoj, o Kaiin en una situación como está, no sé qué hacer, por otro lado están Morquexo, Bertila y Diogo que no tengo idea de donde estén.
    -no nos queda de otra…- digo tras meditarlo un poco-… debemos separarnos todos esos objetivos a los que hemos ido a proteger son igual de importantes-les digo
    -podríamos llamar por teléfono- interviene de pronto Samanta sacando su celular, ella marca un número, segundos después Samanta cuelga y niega con la cabeza.
    -no hay señal otra vez-
    -para eso habrá que esperar a que anochezca – dice Carlos
    -para eso han de faltar fácilmente una ocho horas- dice Hugo
    -y seguro nos habrán mandando llamar al menos una vez más para entonces- les digo
    Es sentido común en este momento ya deben estar planeando el siguiente ataque, sería otra parte de la base otro hangar, otro depósito de armas o el comando central, lo que me pone a pensar que estará pasando en otros países… un momento el comando central, esos gigantes deben tener un líder político o militar al que podamos amenazar para que retire sus tropas y evitar otro ataque, pero como hacer algo así, pero como llegar a ese lugar, sería mediante transferencia, están las esferas pero dudo que podamos acercarnos al estadio Azteca
    -Kuxtal-susurró
    -¿Qué hay de Kuxtal?- pregunta Hugo
    -si seguimos así matando soldados de uno en uno nunca vamos a terminar y no veo como ese ataque a una base nos de ventaja, debemos acabar con el mal de raíz-
    -¿a qué te refieres?-pregunta Raquel
    -hablas de… que tienen un líder, dar un jaque maté al rey- interviene Samanta.
    -exacto tenemos que tomar prisionero a su líder y hacer que ordene la retirada sus tropas…-dice Hugo y comienza a caminar de un lado a otro sobre el césped.
    -¿Cómo quieres que lleguemos a la nave?-pregunta Carlos
    -simple mediante transferencia, Kuxtal nos puede transferir- respondo.
    -¿crees que podamos usar a Kuxtal?-pregunta Samanta
    -no perdemos nada con intentarlo- responde Raquel
    -bueno vi como dos sujetos manejaban las esferas con una laptop- dice Carlos.
    -pues robemos una computadora y vayamos al cuarto de la esfera rápido-digo adelantándome unos pasos me doy la vuelta para ver que se quedaron de pie con cara de incredulidad.
    -¡vamos la esfera no queda muy lejos!-
    -¿Qué hay de los secuestrados y de los civiles?-
    -estarán bien, con su base destrozada puede que no ataquen durante un tiempo, pueden que pasen a la defensiva, además no sirve de nada de ir a rescatar a los secuestrados ya que si los rescatamos solo serán secuestrados de nuevo o serán asesinados además de qué si se retiran terminaremos rescatándolos de todas formas- respondo
    Todos se miran unos a otros al final, comienza nuestra marcha y comenzamos a correr a velocidad hacia la habitación de la esfera.
    La calle está llena de cadáveres de gente mutilada por los discos filosos y gente achicharrada por los relámpagos.
    Pasamos corriendo por las calles de la ciudad, pasamos frente al metro bus, a autobuses destrozados, edificios derrumbados y otros cadáveres, no parece haber nadie vivo en kilómetros, corremos a toda velocidad entre calles y calles , nos detenemos en un tienda departamental nos metemos a una bodega y sacamos una laptop nueva del interior y otros accesorios de computadoras.
    Después de unas calles sacamos un automóvil nos metemos y es Carlos quien maneja, Raquel va en la parte de enfrente, de alguna manera no encontramos al enemigo, ni gigantes de robots.
    Algo me da mala espina, pero intento no pensar en eso quiero que esto termine lo más rápido posible.
    Llegamos a los edificios donde está la habitación, saltamos al balcón de la habitación de piso en piso por si acaso, llegamos a la habitación.
    Las luces están apagadas, asomo la cabeza por la ventana puedo ver a Kuxtal tranquilo y con sus compartimientos cerrados.
    Hay un silencio incómodo, aparte del cielo rojo que ya es incómodo de por sí.
    Samanta abre la puerta corrediza por un lado, vaya nunca se me había ocurrido abrir esa ventana.
    -espera tener que romperla- digo
    Entramos en la habitación, está más tranquila que de costumbre, las luces están apagadas, no veo sentido el encenderlas.
    Al llegar a la habitación veo la esfera negra, calmada y serena, cuando todos rodeamos a verla me aclaro un poco la garganta para hablar.
    -¡Kuxtal enciéndete!-gritó
    No pasa nada sacó mi radar y activo la armadura levantó el brazo listo para dispararle a esa cosa.
    -¡necesito que te abran o te abriré a la fuerza!-la amenazo mediante gritos
    Levanto el brazo cuando de repente la esfera abr5e sus compartimientos de golpe mostrando los rifles colgados en los tubos.
    -no tienes que gritar tanto- dice una voz masculina.
    El hombre desnudo sale del compartimiento al lado más cercano a la ventana, de ahí sale el hombre calvo que está dentro de la esfera, este no sale del todo de la esfera, solo asoma su cabeza que no tiene sus cables si su respiradero.
    -¿Kuxtal?-preguntó Raquel
    -si así quieres llamarme-
    Desactivo la armadura y vuelvo solo tener mi traje normal y bajo mis brazos.
    -Adivino empezó la guerra y el gobierno los quiere como marionetas.
    -si- respondemos todos
    -¿entonces qué quieren que haga?-
    -primero quítanos lñas bombas y si puede protégenos de las esferas del gobierno-
    -eso es fácil, un segundo los volveré a cargar.
    En ese momento comienzo a ser transferido llego a otra habitación vacía y luego reaparezco en la habitación, después es el turno de Hugo, después el turno de Samanta, después el turno de Carlos y ahora tocaba Raquel.
    -espera… ella está embarazada- le digo
    -tranquilo tu hijo no sufrirá daños- dice Kuxtal
    Raquel es transferida y reaparece en la habitación segundos después.
    -listo, ninguna otra esfera podrá transferirlos a menos que yo lo autorice pero el problema será cuando el gobierno se de cuenta, ya que intentarán llevarlos y si no logran transferirlos puede que acudan a la esfera maestra y contra ella no puede hacer nada.
    -¿la esfera maestra que es eso?-pregunta Hugo
    -es la esfera más poderosa que hay entre todas, así que para evitar eso debemos darnos prisa, ¿Qué van a hacer?- pregunta Kuxtal.
    -mira daremos Jaque Mate, iremos a matar a su líder militar y a su líder político lo tomaremos como rehén, de esa forma los obligaremos a destruir su nave- le explicó a Kuxtal
    -¿solo ustedes?-preguntá Kuxtal
    -no necesitamos ayuda para eso-interviene Samanta.
    -busquemos a los demás – dice Raquel.
    -Kuxtal puedes buscar a Zhen a Morquexo a Bertila y a Diogo y transferirlo aquí-
    -un segundo-
    Kuxtal se mete en la esfera pasan segundos y comienza la transferencia, Zhen comienza a llegar mediante la transferencia.
    Zhen mira con curiosidad el lugar parece estar muy intranquilo pero al verme parece tranquilizarse.
    -¿aquí otra vez?-
    -si pero no serás transferido por esos del gobierno, ahora solo faltan los demás- le explico a Zhen, le digo de nuestro plan y de lo que haremos
    -no puedo…
    Todos volteamos a ver al sujeto de la esfera este vuelve a asomar la cabeza con su cara inexpresiva.
    -¿Cómo que no puedes?-pregunta Hugo
    -no será que ellos…- Raquel se tapa la boca
    No puedo imaginarme lo que pasó entonces Rangel, Morquexo, y Bertila, no ellos no pudieron morir.
    -Morquexo está muerto creo que fue durante la invasión a ese campo militar.
    -¿y Diogo y Bertila también?-pregunta Samanta
    Pasan segundos en silencio, lo que me dice que están muertos y que no volveremos a verlos.
    -no es que no estén vivos, lo que pasa es que ellos… simplemente no están, no los encuentro-
    -¿Qué quieres decir?-pregunta Zhen
    -que no están, es como si no estuviesen en la tierra-responde Kuxtal.
    Hay un segundo de silencio, tenemos un tiempo límite hay que actuar deprisa.
    -Kuxtal sabrías identificar donde está el militar con mayor rango de esa nave-
    -no, tampoco sé dónde está su más grande gobernador-
    -¿que hacemos?- pregunta Hugo
    -La verdad es que no sé dudo que los del gobierno tengan información sobre su gobernante-
    -eso es falso, cuando fueron transferidos, alguien más fue transferido para extraer datos, en un disco y los ingresaron a esas esferas y los están analizando-
    -¿Kuxtal puedes copiar esos datos?-pregunta Hugo
    -Kuxtal si no puedes transfiéreme a mí a dónde están esas esferas- intervengo de sorpresa y todos voltean a verme.
    -¿para qué?-
    -para hacer una copia de ese disco- respondo
    -es peligroso- dice Carlos.
    -puedo hacerlo- respondo- si voy con miedo entonces capturar a su secretario de defensa será imposible, así que aquí voy.
    -no me queda de otra, ¿solo te transfiero a ti?-
    -si, dame veinte minutos- respondo
    -muy bien pondré la ubicación de esa esfera en tu radar y te transferiré el disco, te pasaré instrucciones por el radar.



    Mi condición:




    Alianza:



    Mi número:

    avatar
    Gama
    Leyenda
    Leyenda


    43 / 10043 / 100

    Nada

    Nada
    Resistencia
    Mensajes5115 Reputación195
    Dinero29100
    Puntos Gantz0 100 Puntos22 Vida
    100 / 100100 / 100
    950 / 999950 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    75 / 10075 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    125 / 999125 / 999
    Activado Nada

    Re: Kuxtal Catástrofe capítulo 4

    Mensaje  Gama el Jue Nov 19, 2015 12:57 pm

    Leifo y esperando el cap que sigue +1





    Objetivo: Sobrevivir






      Fecha y hora actual: Sáb Feb 24, 2018 7:08 am