Gantz Club


    Kuxtal catástrofe capítulo 2

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1574 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Kuxtal catástrofe capítulo 2

    Mensaje  Diogo Rangel el Miér Nov 11, 2015 11:33 pm

    Capítulo 2 En la noche
    Una vez más le disparo con los súper brazos a otro gigante, un rayo le desintegra el hombro y su brazo izquierdo cae al piso chorreando sangre y el otro rayo hace un agujero enorme en la barbilla y en el cuello, su cuerpo cae al piso, camino hacia el y le desintegro la cabeza, su cuerpo ha caído junto con el de su compañero al que derribe desintegrándole la cabeza, y más haya otro soldado al que Raquel lo derrotó con la pistola hache.
    Son casi las ocho de la noche ya anocheció, pero hemos avanzado muy poco, la verdad es que siendo noventa y tantas personas podríamos avanzar más rápido pero entre las noventa personas hay cerca de veinte ancianos y otras cincuenta personas son hombres y mujeres con problemas de obesidad que no podrán correr mucho y después vienen familias con niños que no podrán correr por mucho tiempo, y aunque ya han pasado dos horas casi apenas hemos avanzado la distancia que en automóvil recorreríamos en cinco minutos, la casa de los familiares de Raquel aún está lejos y con suerte queda muy cerca de las afueras de la ciudad, en el camino nos hemos encontrado con otros cinco gigantes, los celulares no sirven, ni la radio ni el internet.
    -¿deberíamos ir al metro y escondernos?-pregunta un joven estudiante de preparatoria por décima vez algunas personas lo apoyan pero otras le reclaman,
    -niño piensa en estos momentos el metro debe estar lleno de gente que quiso esconderse, si es que la policía lo ha mantenido abierto.-le dice una joven poco más grande
    -y si de casualidad los gigantes lo descubren y se ponen a brincar sobre de él podrían provocar un derrumbe será nuestro fin- le dice una mujer más grande.
    Seguimos avanzando, no sé cuánto falta para llegar a la casa de los familiares de Raquel, espero que no mucho, Raquel cada media hora me dice cuanto falta.
    Ya son las ocho, estamos en una zona algo peligrosa a mi parecer, en el piso hay cadáveres y gente partida a la mitad, discos enterrados en el pavimento, usando la armadura del traje sacó los discos de la tierra y lo quitó para que los automóviles puedan pasar sin problemas.
    Salimos de esa avenida y llegamos a la subida de una colina, la gente está muy cansada, los escuchó, ya no estamos tan lejos de la salida del Distrito Federal solo nos faltan unos veinte minutos caminando a esa velocidad pero para salir de la ciudad puede que nos tome toda la noche, si es que nada se interpone, algo me dice que la carretera debe estar infestada de gente.
    Miro a todo el mundo la mayoría de esas personas están agotadas y así solo nos retrasaremos aún más.
    Volteo hacia arriba y no he pensado en que más ha pasado, doy un salto hacia el tejado para asomarme, puedo ver el lugar y la ciudad, aunque ya oscureció distingo varios incendios a los lejos, algunos edificios derrumbados y a lo lejos veo algo que se mueve parecen gigantes caminando pero estos son más grandes, entonces vendrán gigantes más grandes.
    Raquel aterriza a mi lado tras haber saltado a mi lado, ella me sonríe levemente.
    -¿ocurre algo?-
    -¿me prestas la cámara fotográfica?-le peguntó
    Raquel saca una cámara fotográfica digital, la agarró, la enciendo y la pongo en la opción de fotografía girando una ruedita que tiene, apuntó hacia dónde está ese gigante, acercó más y más la visión para ver mejor, la acercó al máximo veo la imagen algo borrosa y sacó la fotografía.
    Giro la ruedita y la pongo en modo de visualizador de imágenes y veo la imagen aún no se distingue bien, así que acercó la imagen, y veo la imagen de se gigante.
    -¿es ese gigante?-
    -es más grande que los demás-respondo.
    Veo la foto no entiendo bien lo que es, parece un enorme esqueleto de metal que tiene cabeza en forma de un martillo, la verdad no lo entiendo que extraño mecanismo debe ser.
    -mira-
    Le pasó la cámara a Raquel para que pueda apreciar la foto de se robot que comienza a caminar, en ese momento por encima de nosotros, pasa un avión gigante por encima de nosotros seguidos de otros treinta aviones del mismo tamaño seguido de unos aviones moderadamente más pequeños que parecen jaulas, estos pasan tan rápido que tomarles una foto es completamente inútil
    Miro hacia abajo en la calle hay uno de esos aviones diminutos que parecen jaulas y alrededor de ellos veo a extraterrestres de extrañas formas empujar a un grupo de unas treinta personas dentro de esas cajas, las cajas se cierran y está comienza a volar.
    -¡que son esas cosas!-
    Veo como la caja se lleva a unas treinta personas comienza a volar hacia el cielo a quien sabe dónde.
    -creo que se están retirando- dice Raquel
    Bajamos de un salto a donde están los demás esperándonos.
    -¿Qué sucedió?-pregunta un hombre padre de familia de unos cuarenta años
    -se están retirando-les digo
    Mi respuesta se propaga en seguido de aplausos muy fuertes que muestran la alegría de esas personas que ha conseguido salvarse.
    Respiro profundamente no puedo creer que esas personas se sientan ya a salvo tan fácilmente, si debo ponerles un pequeño correctivo.
    -¡escuchen se están retirando porqué es de noche y seguramente volverán en la mañana!-
    El pánico cunde y la gente deja de aplaudir y se quedan callados casi como al principio.
    -¿Qué hacemos?-
    Volteo a todos lados debemos pensar en que vamos a hacer podríamos aprovechar para comer algo y descansar y ponernos en marcha mañana al amanecer a la cinco de la mañana.
    Volteo a ver a Raquel le susurro mi idea, y ella afirma.
    -¡bien descansaremos aquí no nos podemos dar el lujo de ir a un hotel o a las casas!-grita Raquel
    -comamos algo si sienten que faltan alimentos busquen tiendas y agarren todo lo que puedan-añado- y a dormir lo más pronto que puedan salimos a las cinco de la mañana.
    El grupo se divide en partes algunos se sientan a comer otros salen a agarrar comida de las tiendas de autoservicio de las tiendas ojox que están cerca.
    Vamos al baño comemos algo y la gente se pone a dormir, apenas son las ocho y cuarto por un lado me quiero poner en guardia pero quiero dormir algo y sé que Raquel también, revisó mi celular parece que la señal ya volvió, aprovecho para marcarle a los chicos si es que están vivos.
    Samanta contesta el teléfono.
    -Diego que bueno me estaba preocupada-
    -¿Qué tal todo?-
    -mira Samanta estoy casi a las afueras del Distrito Federal en el norte con Raquel y Setenta personas ¿Dónde estás tú?-
    -En el sur en la ciudad Universitaria, estoy cuidando a los estudiantes-
    -¿Has estado bien?-
    -si tranquilo con la pistola ye transferí a dos gigante y usando el modo invisible del traje y la pistola conseguía derribar a un cuarto.
    -¿Solo esas dos pistolas?¿Porqué no llevaste los rifles?, recuerda Samanta está vez no podemos morir Kuxtal ya no nos va a transferir-y a revivir menos-
    -lo sé pero use el modo invisible, además saldremos de la ciudad estamos elaborando un plan …oye tengo que marcarle a alguien más okey si te marco mañana temprano.
    -muy bien cuídate por favor le llamaré a Diogo-
    -si yo voy a hablar con mis papás-
    Cuelgo el teléfono y ahora le marco a Diogo, el teléfono suena pero no contesta, miro de reojo a Raquel que también usa su teléfono y está hablando por el, quizás con sus familiares.
    Diogo no contesta, quizás el no haya recuperado la señal en su teléfono, o quizás… no el tiene que estar bien, no pudo haber muerto.
    Vuelvo a insistir pero la llamada no entra, quizás sea mejor esperar así que le marco a Carlos, pasan varios segundos antes de que el conteste.
    -me alegra saber que aún estás vivo-responde Carlos
    -¿Dónde estás?-
    -bueno mi mujer, mis suegros, mis sobrinos, mis cuñados y la familia de mi hermano junto con mi madre y otras trescientas personas más o menos, además de unos ochenta soldados que no sé porque confían tan rápido en mi ¿Qué tal tú?-
    -bueno acabo de hablar con Samanta ella está en CU sola con algunos universitarios y saldrán de ahí está noche espero-
    -¿Está sola?-pregunta Carlos.
    -si está sola-
    -¿En CU está no está muy lejos de aquí quizás pueda llevar a este grupo a donde están de esa forma estarán más seguros?-
    -bueno me gustaría ayudar, pero estoy del otro lado del DF- le digo
    -¿Raquel está contigo?- le preguntó
    -si está aquí, ahora tengo que llamar a los demás está bien, intenta marcarle a Diogo le llamaré a Hugo-
    -si escucha estoy junto con militares y estoy escuchando las transmisiones quieren reunir a toda la gente posible militares policías civiles en el zócalo para montar un frente.
    -¿Qué les has dicho de Kuxtal?-
    - me han preguntado mucho hasta el cansancio y bueno les he dicho que pertenezco a una división especial-
    -buena mentira le respondo
    -también han encendido la radio y la televisión pero no se está emitiendo anda en televisión abierta y en internet se están emitiendo noticias que una nave del tamaño de una ciudad se está moviendo por todo el mundo, el impacto ha sido general-
    Se escucha a través del teléfono como mandan llamar a Carlos.
    -te necesitan Carlos tienes que ir a ayudar-
    -es cierto si averiguo algo más te marco-
    Cuelgo el teléfono ahora le marco de nuevo a Diogo, no contesta, lo intentó de nuevo ahora el teléfono no tiene señal dice que está fuera de la zona de servicio.
    Vuelvo a usar el teléfono ahora le llamo a Hugo no contesta tampoco, pero su teléfono suena ocupado.
    -Diego-me dice Raquel y volteo a verla-voy ir a casa de mis familiares está a solo dos cuadras que aquí no tardare ni diez minutos-me dice.
    -muy bien yo haré guardia y debemos dormir un poco los dos y comer algo, en especial tú.
    Raquel se vuelve a ir no sin antes darnos un beso leve en la boca y se retira con sus papás.
    Pasa otra media hora antes de que los demás vuelvan con comida, carritos de súper mercado, no sé si eso alcanzara para muchos días, pero si es una cantidad abundante de cosas Raquel y sus padres también vuelven con otras veinte personas más y una camioneta, comenzamos a preparar las cosas, metemos medicamentos, comida, colchones y cajas en los automóviles y las camionetas, repartimos la comida, a mí me toca una ensalada de las que puedes prepararte en el súper mercado con jamón y todo también me tomo uno de esos tés helados que venden en las tiendas de autoservicio, Raquel se niega a comer un poco más tiene que hacerlo pero no quiere que la comida escasee, siendo ya cien personas puede que no nos dure mucho y quien sabe cuánto durará la guerra, seguramente mañana necesitaremos encontrar otro vehículo quizás un camión escolar sería mejor que estos autos.
    Después de cenar sacamos cobertores y nos cubrimos con ellos, han encendido fogatas y linternas para alumbrarnos, sin saber muy bien como pero me duermo casi en seguida de acostarme junto con Raquel compartiendo el mismo cobertor.
    Carlos
    Carlos le había colgado a Diogo el teléfono, se encontraba en el mismo zócalo donde se habían refugiado miles de personas, la mayoría civiles más del ochenta por ciento, el resto estaba dividido, mayormente policías y granaderos y una pequeña cantidad de no más de trescientos soldados, desde hacía unas cuatro horas habían comenzado los ataques contra la ciudad, gracias a Carlos toda esa gente se pudo salvar, había pasado casi una hora desde que las tropas se habían retirado, entonces todo el mundo comenzó a moverse, retiraron varios cadáveres y los apartaron lejos, el frente no solo cubría el zócalo sino que también cubría tres cuadras alrededor, los incendios estaban siendo apagados por cubetazos de las aguas negras de las coladeras, la gente se las ingeniaba para conseguir comida y agua, los restaurantes fueron los primeros en ser saqueados
    Carlos en ese momento se encontraba cargando varias placas de acercó y las colocó en el empedrado junto con otra docena.
    -¿estará listo esto para mañana?-preguntó un militar
    Habían colocado varias placas como si fueran una vaya enorme una detrás de otra y por encima de otras hasta el momento las placas ya debían tener fácilmente unos seis metros, no era nada fácil rodear toda esa zona tan rápido, aún con bastante mano de obra si era imposible que este al día siguiente.
    Carlos les había dicho que confiaran en el para mantenerlos tranquilos pero aún si la vaya cubriera más de cien metros si solo estaba el sería imposible poder defenderla incluso si todo el grupo estuviera ahí sería imposible, maldita sea si Kuxtal reviviera ala menos una de cada cien personas muertas esa tarde en esa zona y tuviera cada quien un traje ya podrían tener una buena defensa de esa zona y resistir y si revivieran una de cada veinte personas en todo el mundo y tuvieran las armas ya podrían hasta armar un efectivo contrataque.
    Carlos terminó de colocar las cosas y bajo al piso de un salto, mientras que la policía repartía comida al azar, al algunos les tocaba Sándwiches, a otros bolsas de papás fritas paquetes de palomitas, tazas de café, agua de sabores o latas de refresco.
    El trabajo parecía inacabable, mucha gente ya estaba agotada y no aguantarían mucho, sin saber muy bien porqué Carlos se acercó a una tienda de campaña militar donde estaban reunidos los soldados que se turnaban para llevar la comunicaciones.
    -¿alguna novedad?-preguntó Carlos
    -bueno el presidente sigue vivo, pero no puede llegar aquí, casi toda la marina fue derrotada, la policía militar fue dividida mandarán refuerzos para acá a los Pinos para resguardar al presidente, también mandarán refuerzos a la cámara de diputados.
    -¿y para acá?-pregunta Carlos sabiendo la respuesta que probablemente sería que no
    -no ha habido respuesta, el ejército y la policía no tienen suficientes elementos para cubrir tantos puntos importantes-
    Aunque la respuesta hubiera sido que sí Carlos sabía que esas máquinas de guerra de nada servirían, pero al menos era bueno tener esperanza.
    La buena noticia es que hay otro soldado como tú en Los Pinos y a defendido bien la zona.
    A la mente de Carlos aparecieron las caras del resto de sus compañeros a toda velocidad, entonces está cayo en Ismael, puede que el haya ido a defender al Presidente claro era soldado del ejército Mexicano.
    -¿Y en el resto del país?-
    -bueno en todas partes se han visto sujetos con esos…- el soldado vio a Carlos de abajo hacia arriba-…con esos uniformes y han ayudado mucho, el colegio militar de la fuerza aérea en Jalisco se ha convertido en un fuerte gracias a un grupo de cuatro soldados gracias a usted
    Eso era un alivio significaba que en todo el país él no era el único que luchaba, quizás si podrían sobrevivir a este exterminio.
    -¿Qué noticias hay de otros estados?-
    -en Veracruz han hecho un frente en la costa con todo y barcos, en Acapulco han hecho algo similar, en Cancún la mitad de lo que pueda de la población se ha ido a esconder en la rivera maya.
    Ismael
    El joven soldado negro se encontraba en la casa de los pinos donde más de dos mil soldados se habían refugiado en el lugar, permitieron la entrada a algunos civiles pero para ayudar con más de setecientos heridos ubicados en las afueras de la casa en tiendas militares, los médicos militares, doctores y enfermeras civiles hacían lo posible para curar a los soldados, el piso de esas carpas y las sábanas estaba cubiertas de sangre, había soldados mutilados y seriamente heridos.
    Ismael estaba vendándole el brazo a un soldado cuya cara estaba bañada en sangre.
    -Sargento…- le habló el Coronel a Ismael-… el Presidente quiere hablarle
    Ismael termina de vendarle el brazo al soldado.
    -volveré más tarde le dijo Ismael al soldado antes de salir de la tienda.
    Ismael siguió al Coronel
    Pasaron a través de las rejas de entrada hacia los jardines de la casa, donde algunos soldados habían montado tiendas para establecer comunicaciones con otros pelotones.
    -¿Para que me quiere el presidente? Ya le di explicaciones de lo que está pasando y del origen de este traje y está arma-
    -es algo más importante usted ha logrado derribar a una docena de esos gigantes, cosa que nadie ha podido hacer-
    -también ya le dije que hay otros como yo pero son civiles se enfocarán más en proteger a sus familias y amigos, no vendrán a luchar a este frente solo por proteger al presidente y menos a tomar la ofensiva de un enemigo que no se sabe dónde está su base
    Pasaron por un pasillo largo cada tres metros había una guardia de dos soldados que saludaban al Coronel a cuando este pasaba al frente de ellos.
    Por fin llegaron a una de las habitaciones no era un despacho, era una sala.
    El Coronel e Ismael saludaron pero el presidente poniéndose de pie les dijo de manera cortante.
    -no es momento de cordialidades, Coronel dígame ¿ya hay noticias del Secretario de la Defensa Nacional?-
    Ismael y el Coronel bajaron el saludo militar
    -ninguna señor, hemos recibido solo informes de otros oficiales de rangos menores-
    -la primera vez que se le necesita y no está, ahora Coronel ya he escuchado los informes…, solo platicar no servirá de nada, ya sé que tampoco hemos tenido contacto con el Presidente de Estados Unidos ya que su país está a punto de ser vencido… si ellos ya fueron vencidos… entonces nosotros también.. o quizás no…- el presidente volteó a ver a Ismael-es hora de tomar una buena ofensiva.
    -permiso para hablar señor- interviene Ismael
    -hágalo con libertad-
    -no somos parte de un ejército bien equipado y preparado la mayoría son civiles ni si quiera el auto proclamado líder del equipo del Distrito Federal es un militar, es un boxeador no profesional, ha tenido buenos logros y es el más fuerte ene se grupo y es alguien de admirar, viéndolo al lado el resto de los demás miembros cuya mayoría son adolescentes y niños y alguno que otro hombre adulto y eso se repite en todos los estados de la República-
    -comprendo lo que me quiere decir Sargento pero hace unos minutos llego este hombre con una maravillosa propuesta-
    Ni habían visto que sentado en el sillón del Presidente estaba un hombre moreno y calvo vestido de ejecutivo acompañado de una mujer pelirroja vestida de ejecutiva.
    -Estás personas dicen que han formado parte de la gente que dirige esas esferas negras de las que usted no habló-
    -nunca las había visto señor- dijo Ismael fingiendo sorpresa al ver a los dirigentes de las esfera Mexicanas, ya los conocía Octavio se los había mostrado con anterioridad.
    -Este hombre sabe cómo controlar esas esferas y a los soldados y ha sugerido concentrarlos a todos en un ataque contra los extraterrestres-
    -pero señor… no puedo dejarlo solo… van a volver-
    -tranquilo Sargento-interviene la mujer.
    -el ataque será a las nueve horas de mañana, a esa hora las naves habrán comenzado el ataque lo que significa que la base se habrá debilitado, pero dejaremos aquí a otra docena de soldados como usted-dice el hombre
    -Mi plan es el siguiente- interviene él presidente- se le subirán cuatro rangos ahora ya tiene el rango de Primer capitán y con eso usted va a liderar el primer ataque contra la base enemigo.
    -señor puedo preguntar ¿por qué no nos unimos a otro países? Entre todos los soldados de traje negro del mundo podríamos derrotarlos fácilmente-
    -simple quien gané está guerra dominará el mundo- responde la mujer
    -y precisamente estoy a la mitad de mi gobierno, si gano está guerra podré quedarme más tiempo-
    -¿Qué atacaremos primero?-



    Mi condición:




    Alianza:



    Mi número:

    avatar
    Gama
    Leyenda
    Leyenda


    43 / 10043 / 100

    Nada

    Nada
    Resistencia
    Mensajes5115 Reputación195
    Dinero29100
    Puntos Gantz0 100 Puntos22 Vida
    100 / 100100 / 100
    950 / 999950 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    75 / 10075 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    125 / 999125 / 999
    Activado Nada

    Re: Kuxtal catástrofe capítulo 2

    Mensaje  Gama el Jue Nov 12, 2015 5:45 pm

    leiod y esperando con ansias el cap que sigie +1





    Objetivo: Sobrevivir






      Fecha y hora actual: Mar Ago 14, 2018 9:56 pm