Gantz Club


    Kuxtal capítulo 44

    Diogo Rangel
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado

    Kuxtal capítulo 44 Nivel Kuxtal capítulo 44 7
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-142 / 10042 / 100Kuxtal capítulo 44 Derecha-1

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1574 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-1100 / 100100 / 100Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 9990 / 999Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 9990 / 999Kuxtal capítulo 44 Derecha-1

    Traje
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-1100 / 100100 / 100Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 3000 / 300Kuxtal capítulo 44 Derecha-1

    Vehiculo
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 1000 / 100Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 5000 / 500Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 9000 / 900Kuxtal capítulo 44 Derecha-1

    Energia
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-1100 / 100100 / 100Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 9990 / 999Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Radar Nada

    Kuxtal capítulo 44 Empty Kuxtal capítulo 44

    Mensaje  Diogo Rangel el Jue Oct 22, 2015 10:56 pm

    La noche del último encuentro
    Han pasado semanas, la rutina se repite casi a diario, el trabajo, el entrenamiento, cada mes una pelea, el otro entrenamiento, la limpieza del hogar, salir con Raquel, tener sexo con Raquel, y esa noche la noche del diecinueve de noviembre, acompañar a Diogo a visitar a sus padres, al día siguiente no trabajaré así que puedo darme ese gusto.
    El horario de invierno acaba de empezar así que anochece a las seis de la tarde, eso es malo, ya que los vampiros salen a cazar muy temprano.
    Ya está oscuro y apenas son las siete y unos minutos, me encuentro sentado en las escaleras junto a Diogo que juguetea con la pistola en las manos.
    -cuidado con eso- le digo a Diogo-podrías terminar disparando.
    -el disparar no me preocupa, si no la reacción de los vecinos-responde Diogo dejando de jugar con la pistola
    -¿todavía no llega tu papá?-preguntó
    -no él llega más tarde, entrena en las mañanas y trabaja a medio día-responde Diogo
    -deberías mantener tu radar activo por si llega y te ve- le digo
    -tranquilo papá siempre llega haciendo un escándalo por todo el edificio sabremos cuando llegue
    Miro a todos lados las pocas ventanas de los departamentos que dan al exterior están apagadas de hecho aunque es la tercera vez que vengo las ventanas están apagadas, y en las tres veces siento como si ese lugar estuviese deshabitado.
    -¿vive mucha gente aquí?-
    -al principio vivían aquí pero comienzan a irse- dice Diogo-aunque los otros edificios están llenos.
    -bueno ¿Qué tal si jugamos algo?-
    -¿tu juegas?, para mí siempre has sido el líder que solo piensa en el combate la estrategia y la victoria- le digo
    -¿eso te parezco?-le pregunto
    -bueno nunca he visto que salgas con amigos, o que te diviertas, a menos que llames amigos al grupo-dice Diogo
    Nunca lo había visto, bueno la verdad es que desde la misión contra los matones traté de no encariñarme con los miembros de Kuxtal.
    -aunque veo que te llevas mejor con los miembros de otros equipos que con los de tu propio equipo, pero lo que no se es como era el anterior equipo-
    -¿de qué hablas si los conociste?-le preguntó
    -no, en el cementerio nos separamos y con los vampiros también y con el jinete fue una locura además solo hable con Ricardo-
    -Ricky-
    -buen… ¿crees que vengan los vampiros?, tengo que ir al baño- dice Diogo
    -pues ve yo te cubro- le digo
    -pero tengo que ir hasta la tienda…
    -¡correrle!
    Diogo sale corriendo por las escaleras tan rápido como puede y yo me levantó de las escaleras que ascienden.
    Pasan los minutos y Diogo no regresa vaya sí que debió ir hasta la tienda comercial, está poco más de una cuadra de camino.
    Suena mi teléfono, veo el número es desconocido oprimo el botón y contesto.
    -¿Hola?-
    -Ortega es importante…- dice una voz desconocida.
    -¿Quién habla primero?-
    -ah si soy yo Miguel Ángel es algo urgente estoy a punto de llegar a tu casa-
    -Ángel ¿Qué a mi casa?¿porqué?-
    -debo mostrarte un esquema ventas en general, y otras cosas es muy importante que lo veas-
    -¿esquema importante? Espera soy el monitorista del segundo grupo de la mañana, solo superviso a doce personas en la mañana les regaño y les motivo y doy los reporte de ventas para las comisiones, los esquemas de ventas son para los directores del plantel y los jefes del departamento, además ahora no estoy en mi casa.
    -¡tienes diez minutos para llegar!-me grita Arturo
    -disculpa no estoy a diez minutos de mi casa, y no es algo que puede esperar-
    -¡tú solo ve a tu casa!-
    Me cuelgan con brusquedad, Arturo es el monitorista de otro equipo el equipo de la tarde, nunca me habla hablado a mi celular solo para presumir de las ventas de su equipo y eso me recuerda, yo nunca le he dado mi celular y mucho menos mi domicilio.
    Suena otra vez mi teléfono, hago una mueva y veo la pantalla es de Diogo, respondo.
    -¿te sientes bien?-le pregunto.
    Escucho a Diogo respirar rápidamente, algo no va bien, es la respiración de alguien nervioso.
    -aquí… vino…yo-
    -¿Qué tienes?, Diego dime ¿Dónde estás? y voy por ti ahora-
    -En frente, de… la tienda, en la esquina por…la calle lateral, hay una puerta de con rejas negras y una casa azul estoy en el callejón de al lado… pegado a la casa.
    -voy para haya yo cuelgues…-
    Se escucha un sonido mudo y Diogo cuelga el teléfono.
    Salgo corriendo del pasillo y bajo por las escaleras corriendo cuando estoy en el segundo piso no pierdo el tiempo y salto por el balcón del pasillo.
    Diogo
    El chico había salido ya del baño y caminaba por la tienda, paso al lado de los compradores que llevaban la comida para preparar o ya preparada, el chico se fijó en una familia que tenía dos hijas una poco mayor que él y la otra de unos cinco años quizás.
    Las dos hijas compraron un libro de Harry Potter, ahora que lo pensaba ya había leído el primero y quería comprar el segundo, bueno tenía dinero porqué no.
    El chico se dirigió hacia la estantería de libros pero no estaba la colección completa faltaban el segundo el cuarto y el quinto, que mala suerte.
    Diogo salió de la tienda y del estacionamiento, no podía cruzarse todavía la calle los automóviles pasaban a toda velocidad sin consideración, tenía que esperar, hubo un claxonazo por parte de un automóvil que freno antes de atropellar a un hombre joven.
    Un poco más y tendrían un nuevo amigo en la habitación quizás no.
    El semáforo cambia por fin y ahora el chico atravesó la calle, cuando llego a la esquina de la cuadra, a oscuras y solo el chico comenzó a caminar por las casas la gente comenzaba a entrar a sus casas y los últimos niños comenzaban a meterse debido a la hora.
    Se sintió un viento extraño, seguido de pasos, Diogo se detuvo, por un segundo pensó en los vampiros, podrían estar ahí, el chico sacó lentamente la pistola la sostuvo con la mano izquierda y con la derecha sacó el radar listo para hacerse invisible, pero tenía que ocultarse por si acaso.
    Diogo volteo hacia atrás no había nadie, el chico comenzó a sentir como su corazón se aceleraba ya se estaba imaginándose cosas.
    Diogo comenzó de nuevo su marcha otra vez se siente una extraña presión encima de el.
    El chico vio como el líquido azul que sale de su guante chorrea el radar, de alguna manera el traje había muerto y él ni se había dado cuenta.
    Diogo levantó el arma, no había forma de que el traje muriese sin recibir ningún tipo de ataque.
    Diogo ni lo pensó comenzó a correr hacia el callejón que tenía al lado, paso hasta la mitad, apuntando con el arma donde estaba o donde podía estar el o la atacante.
    Con la otra mano sacó el celular y marco a Diego.
    -Diego…
    -¿Qué tienes?, Diego dime ¿Dónde estás? y voy por ti ahora-
    -En frente, de… la tienda, en la esquina por…la calle lateral, hay una puerta de con rejas negras y una casa azul estoy en el callejón de al lado… pegado a la casa.
    -voy para haya yo cuelgues…-
    -muy bien no lo haré… mi traje…
    Una cinta le tapó la boca a Diogo y otra mano le arrebató el celular al chico, Diogo sintió como lo jalaron hacia tras y con la que le quitó el celular lo agarra de la cadera y comienza a cargarlo.
    -ni lo intentes, no te ayudará, él no lo entiende, no entiende mi amor por ti- dice la voz de Gus.
    Gus sigue cargando a Diogo hasta llegar al final del callejón, que conduje a otra calle, donde había una camioneta con la puerta de atrás abierta y no había nadie dentro.
    Gus se metió junto con el chico en la parte de atrás de la camioneta, Gus lanzó al chico y con la otra cerró la puerta de la camioneta, no había ventanas, la parte de enfrente estaba tapada con un material que dividía la camioneta en dos y las ventanas de enfrente no se podían ver.
    Cuando Diogo cayo al piso de la camioneta, en automático intentó levantarse, pero Gus lo jalo hacia él.
    -necesito disfrutarse, yo te amo…-
    Diego
    Corro hasta llegar a las afueras del estacionamiento cruzo la calle y comienzo a correr por la acera, paso entre las casas hasta llegar al callejón, al lado de la casa azul de rejas negras sacó el celular y marcó el teléfono de Diogo.
    El tono de llamada del celular de Diogo suena en el callejón, lo encuentro al verla luz de que se encendió, miro a todos lados, donde puede estar y que le habrá pasado, miro hacia todos lados corro hasta el otro lado del callejón y salgo por la calle.
    No hay nadie, no puede ser, la calle no tiene casas solo paredes que son el reverso de las casas de la otra calle y enfrente negocios, un taller mecánico, una tienda y una estética que ya están cerradas, solo hay una camioneta que parecería ser de la perrera.
    -¡Diogo!-grito con todas mis fuerzas.
    Miro al piso ahí está la pistola equis de Diogo, me dirijo hacia ella, la pistola está al lado de la camioneta y justo debajo de la camioneta está un chorro del líquido azul del traje, y si estuviera adentro.
    Acerco mi oreja a la puerta logro escuchar un susurro.
    -…-ya te quité la ropa y el traje, te queda muy bien, tranquilo ese idiota que parece ser tu hermano no va a venir, dios te ves sabroso, no te resistas esto te va gustar…-
    No reconozco la voz pero reacciono enseguida, guardo la pistola en la otra guantera y agarro las manijas de las puertas de la camioneta con ambas manos y las jalo hacia atrás con fuerza.
    Las puerta salen volando hacia atrás, adentró está Diogo, sin ropa y Gus desnudo también encima del chico, saco ambas pistolas y le apunto a la cabeza.
    -¡apártate!-le gritó
    -…tu no entiendes…-
    -¡que te apartes o te mató!-
    Gus sonríe levemente mientras se levanta poco a poco de Diogo que está atado de manos y piernas.
    -ni lo pienses-le digo a Gus estirando su mano hacia atrás para intentar agarrar la pistola hache
    -tus últimas palabras-le rujo
    Gus se hace a un lado y agarra su traje mientras que susurra.
    -salvado por la campana.
    Gus comienza a ser transferido, su cabeza desaparece y luego su cuerpo, una vez que desaparece obviamente Hex lo mandó llamar a una misión.
    Me subo a la camioneta y le quitó la cinta, y comienzo a desatar a Diogo primero las piernas y luego las manos.
    Diogo se pone en cunclillas y se pone a llorar, le quitó la cinta de la boca y le pasó su ropa y su traje arruinado.
    -¿estás bien?, vístete.
    Diogo sigue llorando, no puedo creer que ese sujeto haya venido desde Guadalajara y haya investigado donde estábamos y todavía planeo el lugar del ataque, en el lugar perfecto, esa calle nadie escucharía ni vería nada y pudo haber matado a Diogo, ya que seguramente yo lo reviviría al ver que no regresó a la esfera y el chico no recordaría nada
    -Diego…
    Me subo más a la camioneta y Diogo se acerca más a mi lágrimas salen de sus ojos, le paso la mano por los hombros
    Diogo agarra su traje y comienza a ponérselo, sus manos le tiemblan mucho, comienza aponerse el pantalón con dificultad y luego se pone la camisa, los zapatos y los guantes.
    -ahora la ropa… no nos pueden ver con los trajes.
    Diogo intenta ponerse torpemente los pantalones de mezclilla y la camisa roja y la chamarra blanca, sin dejar de llorar.
    -¿Qué te hizo?-le preguntó
    -me quitó la ropa y comenzó besarme por todo el cuerpo y después… no se pero me dolió…mucho.
    -¡vámonos nos vamos a casa!
    Veo por debajo del piso de la camioneta la pistola hache de Gus comienza a desaparecer.
    Salgo de la camioneta y comienzo a caminar junto a Diogo por el callejón, no puedo creerlo, y que hacer, tenemos que regresar a mi departamento pero hacerlo involucra dejar a los Rangel desprotegidos, no creo que Gus vuelva atacar está noche, así que no podríamos quedar, la misión terminaría en hora y media, lo que me hace pensar en cuanto tiempo se hace de Guadalajara al Distrito Federal en automóvil, llegaría Gus a tiempo antes del amanecer para seguirnos al departamento, quizás Gama pueda frenarlo pero, no puedo llamarle ahora, está en Hex y dentro no tiene acceso a los celulares, tengo que estar al pendiente de mi celular y llamarle a Gama dentro de una hora y probar hasta que entre la llamada y decirle que frene a Gus.
    En ese momento escuchó un sonido en mi oído el sonido de cuando Kuxtal nos va a llamar, entonces la misión será compartida.
    Estamos a punto de salir del callejón hacia la otra calle, no nos detenemos ni si quiera cuando comienza la transferencia, llegamos a la habitación y nos detenemos en seco, Diogo sigue llorando.
    Suelto a Diogo este da unos pasos temblando antes de inclinarse en el piso.
    -¿mira ya estamos aquí?-mira dentro de poco iremos
    -¿se encuentra bien el chico?-pregunta la voz de un hombre mayor
    -cómo va a encontrarse bien acaba de morir- dice alguien más.
    -pero… no creo que acaba de morir, o que estemos muertos, yo aún siento mis respiración y mi pulso así como mi temperatura corporal.
    -eso no es real- son tus recuerdos- dice el anciano que habló por primera vez.
    Me agacho sobre Diogo, antes de voltear a ver a media docena de personas, todos nuevos miembros que no rodean, una pareja de ancianos, una joven poco más grande que Diogo, un hombre cuarentón calvo que parece maestro de matemáticas, una mujer de unos treinta años que trae lentes, zapatos de tacón y el cabello recogido con un chongo y un joven alto y muy flacucho de unos quince años que viste una camisa blanca, pantalones grises zapatos negros y un suéter azul oscuro.
    -¡Diogo!-exclama Samanta
    Samanta sale detrás de la esfera y va hacia Diogo con cara de preocupada y se agacha sobre Diogo.
    -¿Qué te paso?¿Que te hizo este patán?-
    -yo no le hice nada, fue Gus-
    Samanta se me queda viendo y se queda pensando unos segundos antes de volver a hablar.
    -¿Gus?, el tipo de Guadalajara que lo intentó coquetear-
    -el cabrón vino al DF, creo que desde que tuvimos la conferencia con Gama y los demás ya que sabe dónde hacemos guardia y donde atacar- le digo
    -¿lo violaron?-pregunta la mujer de treinta años.
    -es lo que intento averiguar-le digo y volteo a ver a Diogo- mira puedes contarme, confía en mi además ese cabrón no se saldrá con la suya.
    -tienes que decirnos- la mujer se agachó en el piso para ver a Diogo- porque si lo hicieron te podemos llevar en este momento al ministerio público y meterlo al bote por años.
    Volteo a ver aquella mujer, su tono de voz parece ser el de una abogada.
    -no, no puedo… no tengo papeles-
    -¿eres inmigrante Ilegal o algo así?-
    -no estamos muertos, pero…- volteo a ver a Samanta mientras que Carlos llega a la habitación, mediante transferencia
    -¿No les has dicho?-le pregunto a Samanta
    -les dije peor no nos hicieron caso-responde la chica
    -no nos hicieron caso ¿Quién más hablo?-le preguntó
    -Yo- responde Morquexo que sale de la habitación oscura con el traje puesto, seguido de Esteban y Cristian y del pasillo aparece Fiona.
    -llevamos minutos diciéndoles pero no nos creen.
    -¿Qué eso de matar extraterrestres?-pregunta el anciano.
    Comienza la transferencia otra vez y ahora llega Raquel.
    -¿ya estamos todos?-pregunta
    -si ya estamos todos el problema son los nuevo y Diogo.
    -¿y por qué lloras?-pregunta Raquel
    -¿murieron tus padres o algo así?-
    Volteo a ver a Morquexo de mala manera para que no diga nada aunque los Rangel estén bien, Diogo no lo está.
    -una palabra Gus vino e hizo lo que tenía que hacer.
    -lo atacaron ¿conocen a ese tal Gus?-
    -En parte ya había dado señales de querer acercarse a Diogo pero no lo creíamos capaz de esto-
    -debieron levantar el acta- repite la mujer.
    -no podemos el chico es una copia, un clon, el original está muerto no tiene documentos.
    En ese momento comienza a sonar la canción de la esfera, todos volteamos, incluso los nuevos, vemos hacia la esfera.
    -¿Qué es eso?-pregunta el joven larguirucho.
    -Kuxtal, nos revivió y ahora vamos a enfrentar a los extraterrestres que viven entre nosotros.
    4 v3r c4br0n3s sus v1d4s h4n ac4b4d0
    C0m0 v1v1r4n sus nu3v4s v1d4s d3p3nd3 d3 m1
    3S4 ES L4 T30RI4 4L MEN0w
    La pantalla de la esfera cambia la pantalla y aparece la fotografía del vampiro barbudo, lo que significa que es el siguiente objetivo, parece que por fin después de mese tendremos la batalla final con los vampiros
    -alíen capitán Oscar...- lee el chico larguirucho la esfera-
    -no entiendo lo que dice esa pantalla-dice la anciana
    -características, fuerte, veloz, despiadado… le gusta la sangre, las películas y el deporte, no le gusta la comida chatarra, los miembros de Kuxtal y los animales lindos, frase favorita… volveré
    Kuxtal abre sus tres compartimientos, con las armas, me quitó la ropa de encima quedándome solo con el traje puesto, ya todos con excepción de los nuevos están cambiados.
    -¡todos los que no tengan traje, pónganse los trajes que hay en los maletines! y tomen las armas, esto no es un juego, esto será una guerra- mi mirada se fija en la imagen de Oscar, ahí vamos Oscar nuestra inevitable pelea



    Mi condición:

    Kuxtal capítulo 44 Gx5sWs9



    Alianza:

    Kuxtal capítulo 44 EapQLZT


    Mi número:

    Kuxtal capítulo 44 MmrBQ8u
    Blad
    Blad
    Maton
    Maton

    Kuxtal capítulo 44 Nivel Kuxtal capítulo 44 4_3
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-121 / 10021 / 100Kuxtal capítulo 44 Derecha-1

    Katana

    Nada
    Nada
    Mensajes581 Reputación23
    Dinero1
    Puntos Gantz0 100 Puntos0 Vida
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-1100 / 100100 / 100Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-1200 / 999200 / 999Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 9990 / 999Kuxtal capítulo 44 Derecha-1

    Traje
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 1000 / 100Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 3000 / 300Kuxtal capítulo 44 Derecha-1

    Vehiculo
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 1000 / 100Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 5000 / 500Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-10 / 9000 / 900Kuxtal capítulo 44 Derecha-1

    Energia
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-1100 / 100100 / 100Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Kuxtal capítulo 44 Izquierda-1300 / 999300 / 999Kuxtal capítulo 44 Derecha-1
    Nada Bolsa de Sangre

    Kuxtal capítulo 44 Empty Re: Kuxtal capítulo 44

    Mensaje  Blad el Mar Oct 27, 2015 2:16 pm

    Leido y voy x el cap que sigue. +1
    (uso esta cuenta xq la tenia activada en el cel xD)





    Kuxtal capítulo 44 UyS11sS

    Kuxtal capítulo 44 EapQLZT


      Fecha y hora actual: Vie Ene 24, 2020 2:09 am