Gantz Club


    Avatar la leyenda de Burai capitulo 3

    Comparte
    avatar
    Diogo Rangel
    Experimentado
    Experimentado


    42 / 10042 / 100

    X-Rifle

    Nada
    Nada
    Mensajes1574 Reputación77
    Dinero98050
    Puntos Gantz0 100 Puntos4 Vida
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    100 / 100100 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    0 / 9990 / 999
    Radar Nada

    Avatar la leyenda de Burai capitulo 3

    Mensaje  Diogo Rangel el Lun Feb 02, 2015 11:26 pm

    Capítulo 3 Pasos en falso
    Varios niños con sus uniformes escolares corrían a toda velocidad por la calle, ninguno de ellos debía tener más de once años, de verdad estaban muy asustados, eran perseguidos por varios bloqueadores de chi y no les faltaba mucho para que estos los alcanzaran, la gente se apartaba al verlos en la ciudad toda la población estaban acostumbrados a ver arrestos a maestros de todas las edades y los niños no eran una excepción, cuando vieron que la calle estaba rodeada por más patrullas uno de ellos se desvió hacia un callejón y los demás lo siguieron, llevaban mucho tiempo siendo maestros y pese que todos tenían unos padres estrictos no pudieron evitar exhibirse en público frente a cien personas, entre ellos patrullas policiacas, ninguno de ellos pudo controlar el miedo, y correr de esa forma fue la mejor idea que les vino a la mente, una patrulla de la policía les cerro el paso para acorralarlos dentro del callejón la mitad se quedó mirando hacia enfrente y los demás miraban hacia atrás, de verdad estaban muy asustados, una niña la más pequeña de todos se escondió tras su hermano mayor, entonces uno de esos niños, dio un grito y golpeo con sus dos brazos una pequeña ráfaga de llamas salieron de sus manos y fue directo hacia los bloqueadores de chi que veían corriendo por detrás, ambos bloqueadores saltaron para evitar las llamas, algunos de los niños lo imitaron usaban sus controles para lanzar piedras pequeñas y ráfagas de fuego casi insignificantes el primer bloqueador de chi agarro al mayor de los niños le aplico un llave para torcerle el brazo le dio varios golpes en la espalda para tirarlo al piso dejándolo inmovilizado, uno de los niños dominado por el miedo se hizo a un lado y paso corriendo, uno de los bloqueadores de chi de la patrulla le disparó con la pistola de choques, el niño cayó al piso al instante mientras retorcía su cuerpo, mientras que los demás bloqueadores disparaban con sus pistolas o los golpeaban para inmovilizarlos.

    La gente pasaba ordenadamente en varias filas mostrando sus boletos para entrar, habían gastado una buena cantidad de dinero para un evento así, pero valía la pena, uno de los eventos más esperados de todo el año, sería transmitido en televisión por todo el mundo en vivo y en repetición varios canales quedarían encadenados para ver el evento narrado por diferentes comentaristas tanto masculinos como femeninos, la gente que no tenía televisión se reunía en las tiendas pobre donde con los poco ingresos compraban televisores pequeños, inclusive algunas escuelas no darían clase o dejarían salir temprano a los alumnos, eran los juegos acrobáti-combatibos, fuera de ser un horrible juego de palabras eran competencias anuales en donde hombre y mujeres no maestros entre los diecisiete y los treinta años eran puestos a prueba en diferentes competencias acrobáticas, carreras de obstáculos, peleas en diferentes estilos simples y mixtos, ahí más de quinientos competidores demostrarían sus habilidades antes jueces y ante todo el mundo, aquellos que consiguieran llegar a ser medallistas de oro plata u bronce o que llegaran a llamar la atención de los cazatalentos, podrían ser elegidos para entrar a entrenar con los bloqueadores de chi.
    Para Gavin Bai un chico que tenía veintiún años recién cumplidos un hombre joven de piel morena el cabello negro de casquete corto su cara se diferenciaba por su enorme nariz con mucha masa muscular de una altura de casi dos metros, estaba vestido con ropa ajustada de color amarillo con blanco con un número veinticinco grabado con su nombre en la espalda por detrás, tras la ceremonia de apertura donde todos los participantes y el público estuvieron de pie cantando el himno igualitario una vez cantado los participantes fueron al hotel para descansar para el día siguiente.
    Gavin participaría en tres competencias era el cuarto año consecutivo en participar, había perdido en las competencias anteriores por pequeños tropiezos o lesiones leves, pero a él no le interesaba la medalla de oro a él le interesaba el ingresar a los bloqueadores de chi, tenía fuertes motivos para hacerlo, la primera competencia en que participaría sería en la carrera de obstáculos, la competencia consistía en poner a ocho corredores en una pista llena de obstáculos más difíciles que había en el mundo, correrían contra reloj primero brincando de una en una unas pirámides giratorias, después columpiarse en unas cuerdas de una en una, seguido brincar en un trampolín para alcanzar una cuerda y subirla los obstáculos eran cada vez más y más difíciles.
    Los ocho jugadores ya estaban en posición uno por cada carril, la carrera se llevaría en un estadio en el exterior, la gente aplaudía con fuerza, mientras que los primeros ocho concursantes se ponían en posición, Gavin estaba en el tercer carril respiro profundo con una sonrisa falsa se dirigió al público que le admiraba, en su pueblo natal era muy reconocido por su habilidad, pero a él no le importaba esa gente tenía un propósito diferente, se colocó en posición en el carril los demás competidores lo imitaron, sonaron varios silbatos antes de que dispararan con un pequeño cañón dando inicio a la carrera, todos habían salido disparados a toda velocidad, Gavin moderaba un poco la velocidad para no cansarse tanto sabía que tenía que ahorrar fuerza para los obstáculos llego al final en las pirámides salto sobre le primera se sostuvo de la punta medio sentado mientras está giraba , cuando estuvo en posición salto a la siguiente pirámide, haciendo caso omiso a los ridículos comentarios, como era posible que le faltaran al respeto a esta importantísima competencia.
    Siguió subiendo la velocidad mientras que escuchaba sin prestar la atención a las burlas del primer competidor que cayo fuera del carril quedando fuera de la competencia, mientras que Gavin saltaba a una de las cuerdas sostenía una con cada mano paso la mano izquierda a la siguiente cuerda y luego la derecha, mientras que otro competidor caía por no haber alcanzo al siguiente cuerda el muy tonto estiro los brazos más de lo normal creyendo que alcanzaría la cuerda Gavin paso por encima del otro competidor columpiándose entre cuerda y cuerda llegando de nuevo terreno plano antes de seguir corriendo rebasando a otro competidor, mientras que un tercer competidor era eliminado por no alcanzar la cuerda, los comentarios de algunos presentadores estuvieron fuera de lugar, Gavin se detuvo tomo aire por unos segundos comenzaba a sentir el sudor en la frente y corrió hacia el trampolín saltando con ambos pies para elevarse en el aire y agarrar con ambas manos mientras subía por la cuerda, mientras que otro competidor perdió el equilibrio al llegar a la plataforma de arriba , el pobre cayó hacia atrás pasando rosándole la espalda a Gavin, mientras que el seguía subiendo hasta llegar a la plataforma.

    El día estaba bastante nublado lo cual indicaba que dentro de poco llovería, estaba tan nublado que Burai se deprimió bastante tras bajar de la motocicleta al bajar Rin se estiró por completo, mientras que Burai sacaba una cadena para atar la moto a un poste.
    -¿Por qué detenernos niño?, aún falta mucho para el anochecer aún podemos llegar a la costa-
    Burai volteó para responderle en lo personal no toleraba que lo llamaran niño, mientras sacaba el dinero de su cartera para contar las monedas.
    -no soy un niño, primor- en lo personal Burai no le encontraba lo lindo a Rin, no era bonita ni agradable, tenía bastantes granos en la cara era muy narizona- además porque no dejas de quejarte que no vez que no hay comida-dijo con las palabras arrastradas mientras que comenzaban a caminar por el estacionamiento no estaban muy lejos de la entrada a las tiendas de la planta baja.
    -¡¿Qué no hay comida niño tonto si por tu culpa se nos cayeron las provisiones?!
    Dos días antes
    Circulaban en la motocicleta por el desierto, los ojos de Burai presentaban ojeras debido a que estuvo toda la noche conduciendo, mientras que Rain se había quedado dormida en la espalda de Burai debido a que estaba muy al pendiente de la gasolina y de no sobre pasar el límite de velocidad que no se dio cuenta de cómo se habían empezado ajuntar los automóviles hasta que quedo al final de una fila en plena carretera, la gente tocaba el claxon como desesperada.
    Burai detuvo la moto frenando poco a poco mientras que Rin despertaba bostezando mientras estiraba las manos la chica, miro a todos lados.
    -ya llegamos chico aún recuerdo que hay dinero en juego, de que no llegamos a…
    Pero el chico no la soportaba, ya apenas un día y no la aguantaba, todo el día dando órdenes, Burai no sabía si era por ser la nieta del avatar, o porque se dio cuenta de lo caballeroso que intentaba a ser con las mujeres, primero salió con cargar todo el equipaje ahora salió con un apuesta de dinero que no tenían.
    Burai salió de la moto y fue a los demás automóviles para preguntar a los conductores el motivo de semejante tráfico, sin embargo todo parecía estar de muy mal humor así que no sin tener alternativa avanzó por la acera entre los automóviles para ver a un control policiaco estaban verificando todos as licencias de conducir mientras mostraban una fotografía bastante grande, el chico dirigió su atención a las patrullas encima de ella colgaba una pancarta con la fotografía de Rin y una recompensa bastante grande por ella.
    Sin pensarlo dos veces Burai se dio la vuelta y caminaba de regreso, lo mejor era no correr hacia la motocicleta, donde Rin ya había sacado la comida para el desayuno, tan pronto llego a la motocicleta, el chico le quito el sobre de salchichas y lo guardo en el maletero agarró la mano de la chica y le pidió que se subiera en la moto
    -oye…-
    -me lo agradecerás-
    Se montó en la moto y la arranco para salirse de la fila desviándose hacia afuera del camino, no era conveniente andar en sentido contrario, ni siquiera se puso el casco.
    -se puede saber qué te pasa-replicaba como casi todo el tiempo
    -un control de tráfico te están buscando-
    Siguieron por el pie de la montaña hasta salirse fuera del alcance de vista de la carretera, mientras bordeaban la montaña debía haber alguna forma de pasar de largo pero esa carretera rodeaba todo el valle sería casi imposible atravesarla sin ser detectados, entonces como pasar, hasta el momento les había funcionado el improvisar.
    Burai detuvo la motocicleta y bajo de ella, se recargo en una roca y se quitó las botas.
    -¿Qué haces?-
    -a los maestros tierra se les busca bajo tierra, aprendimos de los tejones topo y ellos son criaturas de la profundidad-
    Burai miro hacia el suelo pocas veces había practicado eso, pero el mejor maestro es la experiencia, así cerro los ojos golpeó fuertemente el suelo con su pie sintiendo el color en la planta acompañada con las vibraciones con su pie, era como si la oscuridad se iluminara pro unos segundos, sintiendo el peso de las rocas alrededor y de la motocicleta con Rin aún montada en ella, mientras sentía un agujero a pocos metros bajo tierra tal vez una zona perteneciente a una antigua mina.
    -hay un conducto cerca si nos abrimos paso a través de él puede que lleguemos a burlar la seguridad-
    -ah no, no de eso nada si es un túnel en este desierto puede que…
    -¿¡quieres que te atrapen quieren a tu padre y al avatar!?-
    Se pusieron a gritar hasta que Rin finalmente accedió, Burai abrió un agujero mediante tierra control antes, mientras que Rin conducía la motocicleta a través del camino
    -espero que estés seguro de esto-
    Una vez dentro Burai volvió a hacer tierra control para cerrar la entrada del piso, por unos segundos se quedaron completamente a oscuras, hasta que rin encendió la luz de la motocicleta, Burai volvió a golpear el suelo, aún no se había vuelto a poner los zapatos, volvió a sentir las vibraciones en el piso, con los ojos cerrados, el lugar estaba bastante grande el túnel tenía muchas ramificaciones, bastante curveadas.
    El chico volvió a abrir los ojos concentró su chi en ambas manos y extendió sus brazos hacia enfrente hacia una pared giro las manos y la pared se abrió.
    -Vayamos despacio si estos túneles parecen un laberinto- al ver la cara de Rin que torció la boca Burai añadió- ningún maestro tierra debe temer a un laberinto, si seguimos de frente llegamos en cuestión de nada a las afuera de la ciudad –
    Arrancaron en la moto debes en cuando deteniéndose para que Burai abriera la pared y siguieran avanzando, Rin aún seguía conduciendo avanzaban muy lentamente para no chocar de sorpresa con rocas o columnas.
    -bien después de está roca sigue derecho no hay nada que nos estorbe ya quiero salir- le dijo el chico mientras volvía a salir
    -qué bueno apestas- respondió Rin volvieron a arrancar- bien a toda velocidad.
    La moto volvió a arrancar mientras pasaban en línea recta, si eso no los alejaba del control policiaco nada lo haría Burai apostaba a que ya habían pasado por debajo de la carretera desde hace mucho solo faltaba salir había sentido una salida al exterior, cuando.
    -¡si veo luz de día!-
    La moto iba directo a toda velocidad, Rin acelero aún más para llegar al agujero de la salida cuando la cruzaron la moto queda volando en el aire, el chico no comprendió al principio lo que pasaba miro hacia atrás para ver que la entrada la amina estaba en el borde de una barranca bastante profunda, miro hacia enfrente y a los lado viendo que era un cañón.
    -que…
    La moto perdió velocidad debido a que Rin bajo la velocidad pensando en bajarse tal vez creyó que ya estaban en suelo firma mientras la moto caía en picada

    -De milagro sobrevivimos-le volvía a replicar Rin mientras que Burai agarraba los productos de los anaqueles, ignorarla era difícil pero no pensaba ponerse a sus órdenes trataba de agarrar lo más barato, ya que necesitaban dinero para más gasolina, después de caer al vacío y de recuperar el camino llegaron a una ciudad que los alejo muy al norte, ahora necesitaban redirigirse a la costa pero les faltaba mucho, al menos un día más de camino, la buena noticia al menos ya no tendrían que evitar a la policía de tránsito.
    Tan pronto terminaron de comprar regresaron a la motocicleta mientras que Burai dejaba las cosas en el porta equipaje, mientras que Rin sacaba el mapa para examinarlo.
    -bien si seguimos así…
    Otra vez iba a estar de jefa Burai respiró fuerte y miro a Rin, después miro alrededor para asegurarse de que no había nadie.
    -Rin no deberíamos ayudar a buscar al Avatar, en lugar de irnos a esconder como ratas…-
    La chica volteó a verlo con cara de pocos amigos con des a expresión de rencor en sus ojos.
    -mi padre dijo que el se encarga, debemos dar la alarma- contestó casi gruñendo.
    No le quedaba de otra, si por el fuera la dejaba ahí y se iba a hacer otra cosa de no ser por qué no tenía a donde ir, a regañadientes salieron a la calle necesitaban un lugar a donde poder dormir, aún faltaba mucho para que cayera la noche peor no conocían la ciudad, no estaban en una ciudad turística, lo cual haría difícil el que encontraran un motel sin que dijeran de cosas, así que pasaron al menos media hora buscando entre calles preguntándole a la gente al azar.
    Fue cuando ya casi llegaban al motel Burai detuvo la moto cuando el semáforo se puso en rojo, miro hacia atrás por el espejo de la motocicleta, viendo como una patrulla de policía pasaba a velocidad, también vio como Rin que seguía en el sidecar una botella de agua, Burai miro de reojo rezando para que Rin no los atacara, era una simple patrulla pasear por la ciudad era su trabajo, esperaba que Rin no tuviera la intención de atacarlos, sin embargo cuando la patrulla paso al lado de ellos, está no se detuvo al momento está se paso el alto y giro a la derecha para estacionarse a un lado, los oficiales bajaron del automóvil y sacaron sus armas para dispararle a alguien, se venían leguas de fuego control atacando también.
    -ni lo pienses-sugirió Rin.
    -de acuerdo.
    Burai aceleró en el moto y se paso el alto también giro la moto y fue directo hacia la calle estacionó la moto y bajo de ella, los bloqueadores de chi acorralaban a una mujer madura de unos cuarenta años, Burai dio un salto para hacer salir un columna de rocas y lanzársela a uno de lo oficiales que ni la vio llegar, las rocas lo golpearon lanzándolo contra el piso cayendo de cara, el otro oficial logro paralizar con su pistola de choques a la mujer, Rin se balanceo sobre si misma e hizo un movimiento de agua control usando el agua como látigo, golpeando la espalda del oficial, este solo e desequilibro un poco Burai hizo un movimiento con los brazos para hacer salir una columna del piso y golpear la entrepierna del oficial sacándole al aire, Burai volvió a golpear en el piso para sacar una roca y lanzarla al policía en la espalda tirándolo contra el piso.
    Burai corrió hacia la señora que estaba en el piso tratando de levantarse.
    -está bien, vayámonos este lugar no es seguro-
    -¡no! -La mujer gordita de baja estatura de cabello rizo de color naranja intentó zafarse de Burai tenía un aspecto desesperado.
    -no sin Boi-la señora que de por si estaba bastante alterada, tras decir ese nombre parecía estar a punto de un colapso nervioso, talvez ya ni razonaba si se quedaban ahí llegarían ahí más bloqueadores de chi, miro a todos lados desesperado como moverla de ahí, sin embargo Rin estaba insistiendo.
    -no sin mi hijo Boi, se lo llevaron- jaló del cuello de la chaqueta de Burai- los igualitarios todos les aplauden hasta que se llevan a un familiar tuyo, ni niño se lo llevaron está mañana y se llevaran está noche.
    Burai miro a Rin durante unos segundos y con un seña le indicaba que la cargaran entre ambos, pasaron varios segundos mientras que Burai espera que Rin captara el mensaje si lo decía en voz alta la señora armaría un escándalo, entonces fue cuando escucharon patrullas acercándose, sin pensarlo Burai la agarro de un brazo y Rin tal vez pensando lo mismo o interpretándolo, la agarro del otro lado y entre ambos la cargaron alejándose de ahí.

    Las primeras competencias acabaron con algo de suerte Gavin había logrado completar los tres circuitos, pero había llegado en tercer lugar llevándose una medalla de bronce para su localidad, sin embargo no salió como si nada en la última competencia había salido con una lesión en el hombro, le dolía bastante, pero terco iba a competir su interés por unirse a los bloqueadores de chi superaba su ambición por las medallas tanto era que mientras se preparaba dejó su medalla en los vestidores mientras salía a la siguiente competencia la de natación entraría en la categoría libre, ya habían acabado las primeras dos carreras de esa competencia, ahora le tocaba la tercera se colocaba en el segundo carril se puso en posición, junto con los demás sonó un disparo y los jugadores saltaron al agua.
    Está vez los comentaristas tenían un tono bastante diferente, sus comentarios no se burlaban de los competidores, entre el público había alguien tomando notas, una mujer bloqueadora de chi vestida de civil, tomando nota de los atletas para encontrar candidatos, alguien paso hasta los asientos de en medio molestando a la gente que había pagado la gente quedo bastante malhumorada la gente le puso el pie para evitar que siguiera pasando, sin embargo insistente paso hasta los lugares de en medio , sentándose junto a una mujer de cabello recogido tras un sombrero largo color amarillo con tono de café que combinaba con su gabardina y su falda con suerte no había nadie detrás.
    El hombre se sentó al lado de la mujer sus ojos estaba cubiertos por unos binoculares tenía una libreta recargada en las piernas su pluma estaba rasgando sin dejar de usar los binoculares.
    El hombre que llego vestido con pantalones de mezclilla y una gigantesca chamarra de piel, se trataba de un hombre gigantesco , tenía la piel como si estuviera quemada y la barbilla extremadamente larga tenía el cabello cortada a rape revelando su cabeza casi redonda que lo hacían parecen una taza con el asa rota debido a su nariz aplastada.
    El hombre se sentó en el asiento llevaba una botella desechable de refresco lo inclino un poco dejando caer unas gotas sobre la libreta de la mujer.
    -uuups, pero en serio Nadira deberías considerar el sentarte en la esquina-
    La mujer se quitó lo binoculares.
    -no importa somos más de veinte viendo y examinando- dijo la mujer seria.
    -el otro día se te fue el hijo del avatar que patética te viste- respondió con una sonrisa y poniendo un tono sarcástico con una voz demasiado ronca como si estuviera enfermo.
    - Kameo viniste solo para molestarme-volteó a verlo con su cara fría- o para que te recuerde que fallaste en el operativo en el cuál invadiríamos el templo aire del este, donde sabemos que se refugian los seguidores de Satto.
    -de hecho no- dijo sin dejar el sarcasmo- bien aquí para saber a quién me toca torturar este año-escuche que hay un competidor en esta piscina que se lastimo, y aun así no se detiene lo que estoy buscando-
    -que pasa ¿quieres un hijo igual a ti? se cómo miras a tus chicos-
    -No – agarro los binoculares sin permiso y los uso para ver a los competidores llegar a la meta.
    -solo quería ver si sobrevivirá al examen de admisión, está vez solo me trajeron tres entre ellos un fugitivo tuyo-.
    -de verdad en serio debo darte crédito pero… vaya min nuevo recluta ya perdió por poco queda en tercero…
    Vieron salir al oven que mientras ponía los pie fuera del agua este comenzó a tambalearse antes de caerse de vuelta al agua, otro de los competidores se lanzó apara ayudarlo y lo siguieron otros dos la herida ya había cobrado su pago, algunas persona se levantaron impactadas…

    Ya había anochecido pese a eso el calor del verano persistía mucho mientras que Burai y Rin se asomaban por un extremo habían acordado rescatar a Boi, con tal de tener a la señora tranquila se habían hospedado en un hotel, dejaron a la pobre señora ahí después de darle un tranquilizante, ahora se encontraban frente al centro detención de menores, al principio Rin se negaba era solo un niño travieso pero Burai le tenía que recalcar que dentro de unos meses habría un ataque a gran escala y necesitaban ayuda incluso los niños, cosa que Rin todavía desaprobó, tal vez la idea de Burai estaba mal, pero ya lo había prometido personalmente sabía que no podía hacerlo solo, necesitaba los poderes de Rin, se acercaron por un callejón en la misma calle asomando solo la cabeza podían ver la entrada trasera del edificio estaba desierta, Burai volteó a todos lados para asegurarse que nadie los veía, entonces salió del callejón y fue directo hacia ella, solo era una puerta solitaria con un foco encendido, Rin salió del callejón para ir tras Burai, el chico giro la muñeca para hacer metal control y girar la perilla, después dio un empujo con el hombro para abrir la puerta.
    Dentro solo era un pasillo vacía, las estaciones de policía no eran la gran cosa, a esa hora de la noche, no estaban tan llenas de gente Burai nunca había estado en una pero sabía que los prisionero por lo general estaban en el sótano, así que entre ambos corrieron por el pasillo para alcanzar las escaleras más cercanas y bajar al piso inferior.
    -aquí no es-
    Llegaron a un armario de limpieza, volvieron a subir pasaron por el pasillo, volvieron a bajar las escalera llegaron a un estacionamiento, volvieron a subir y fueron hacia las siguientes escaleras llegaron a los dormitorios al llegar al piso se escuchaban los ronquidos de los oficiales, tratando de no hacer ruido subieron lo más despacio posible hasta llegar de nuevo a la planta baja.
    -cuantos cuartos subterráneos hay- susurro con sarcasmo Rin mientras volvían a bajar, está vez llegaron a las celdas, la mayoría estaban vacías, la mayoría mejor decir todas.
    -¿seguro que es aquí?- preguntó Rin mientras pasaban por el quinto pasillo de celdas sin prisioneros.
    -quizá ya se los han lleva, pero por ley los retienen por varios días…
    -quizá los estábamos esperando- susurró una voz
    Ambos se voltearon del techo salto un bloqueador de chi este sacó una pistola de choques y le disparó a Rin dándole en e pecho, mientras que Burai daba una patada en el aire para hacer salir una roca que golpeo al oficial lanzándolo contra el techo mientras que de otro lugar llegó otro bloqueador de chi este golpeo a Burai en el costado el dolor fue muy fuerte, antes de poder reaccionar Burai sentí sus rápidos y veloces golpes en sus piernas estas parecía haberse debilitado sentía como su cuerpo se debilitaba mientras caía arrodillado, el bloqueador de chi lo golpeo en el torax y brazos se cayeron era como su estuviese debilitados no podía moverlo, y por último el bloqueador de chi lo golpeo en la base del hombro.

    Gavin abrió los ojos lo primero que sus ojos pudieron ver fueron unas luces blancas alumbrando el techo sentía algo en la cara y algo perforándolo en el brazo, intentó levantarse, mientras trataba de recordar lo que le había sucedido, había salido de la alberca y se había resbalado, miro el reloj las manecillas mostraban que eran casi las dos de la tarde, aún recordaba que tenía otra competencia aún.
    -yo que tu no lo hacía aún sigues grave- dijo un soldado que acababa de entrar al cuarto debía tener más o menos la misma edad que Gavin, estaba vestido de civil se sentó en una silla que estaba al lado, sacó del bolsillo una medalla pequeña de bronce y la puso en la mesita de al lado.
    -la dejaste en los vestidores-
    Gavin miro hacia un lado agarro la medalla por unos segundos y la dejo de nuevo ahí.
    -no la quiero…-
    -adivinare- el otro muchacho giro la silla y se sentó en ella sin voltearse en el asiento- quieres enlistarte con los bloqueadores de chi el sueño de todos los niños perezosos, que deciden no estudiar la universidad, o quieres vengar a tu papi o mami muertos asesinados en un incendio ocasionados por un maestro fuego y quieres ganarte la vida asesinando maestros
    Gavin solos e volteó a un lado y con un susurró dijo.
    -mis motivos no te importan-
    -entonces uno te quito a tu novia…-cada vez Gavin se mostraba molesto con aquel chico como era posible que la gente se entrometiera de esa manera en sus asuntos personales.
    -entonces que dices-
    -no tengo nada contra lo que quiero es eliminar al Avatar para siempre, sin importar quien se me ponga en medio.
    -es lo que más quieres, darías tu vida aunque nunca llegaras a enfrentar al avatar y probablemente llegues al final de tu vida-
    Gavin lo miro a los ojos, en lo personal no sabía por qué le estaba respondiendo de la manera fácil a aquel individuo, si casi nadie conocía su más grande ambición tal vez solo quería que le dejaran en paz entonces solo asintió.
    -felicidades, ya estás dentro del grupo que acredito para empezar a entrenar con los bloqueadores de chi-
    No podía creer lo que escuchaba aquel hombre le había ofrecido algo de verdad grande, no se lo esperaba de pronto recordó que los reclutadores se vestían de civil.
    -teniente Walter Curbage, se puso de pie y giro la silla mientras se retiraba.
    -tendremos que esperar varios día a que te recuperes después te pondremos a prueba ya después hablamos de eso.


    Se encontraba frente a un gigantesco árbol rojizo que tenía un agujero en el centro, el agujero estaba tapado por una energía dentro se podía ver una sombra en su interior que se movía de un lado a otro a ambos lados se encontraban dos pilares luminosos que se alzaban metros y metros de altura, se escuchó algo al lado mientras volteaba a ver a tres personas luchando un maestro agua peleando contra un maestro tierra y un maestro fuego, después fue como si el piso lo moviera a otra parte en uno de los pilares ahí estaba una chica recargada sobre el pilar.
    Burai abrió los ojos se encontraba tirado boca abajo en el piso un piso bastante frío y duro tardo bastante tiempo en darse cuenta de que era un piso metálico sus manos estaban atadas a su espalda, veía todo borroso se escuchaban pasos alejándose de él, mientras que intentó levantarse pero su cuerpo estaba muy pesado, apenas podía mover la cabeza, sus piernas tampoco respondían bien su visión fue regresando mientras que intentó voltearse, no podía algo en sus pies lo mantenía en la misma posición , al intentar girarse sus pies no lo obedecían si seguía forzando así podría lastimarse las rodillas.
    Apretó sus manos intentando juguetear con los dedos al parecer si podía moverlos, después girar las muñecas podía girarlas solo un poco, talvez podía hacer tierra control, apretó su mano con fuerza concentrando su chi, si su control metal funcionaba podría salir de ahí pero, no pasó nada.
    -pierdes tu tiempo- dijo una voz ronca, a un lado Burai por instinto miro hacia enfrente esperando ver a un oficial armado viéndolo con maldad, pero enfrente de él no había nada.
    -a tu derecha-
    Burai volteó su cabeza intentando ver un poco más alto viendo a su lado a un hombre bastante anciano tenía una barba gris de candado y estaba rapado casi por completo, tenía unas ropas blancas perfectamente limpias, parecidas a las batas que usaban cuando iban a operar a la gente en los quirófanos, el chico miro por un segundo hacia abajo el también vestía de la misma manera, Burai pensó que de no ser porque raparon a ese hombre ya sería completamente calvo.
    Cuando Burai volteó el pobre hombre dio una leve risita.
    -no recuerdo la última vez que vi a otro joven maestro tierra en estás celdas, temo que la ocasión merita una excelente presentación soy Bolin.
    -Burai, pero no te acostumbres me iré de aquí dentro de nada- dijo poniendo de nuevo atención en concentrar su chi.
    -ni lo intentes más, este grupo del celdas están hecho de platino sólido, ningún control puede atravesarlo o moverlo, y los zapatos que traes puestos están pegados al piso y pesan más de cien kilogramos en una hora habrás muerto si sigues así.
    Talvez tenía razón dejo de concentrar su chi, sin dejar de ver al anciano, su mirada parecía triste como a punto de llorar.
    -pero no creo que…- tosió- que dures mucho aquí, por lo general matan a los maestros, pero yo tendré la muerte más humillante, porqué no me sacrifique por mi libertad, no me mataron pensaban que los llevaría al Avatar-
    Burai no sabía si sentir pena o asco de aquel tipo rindiéndose de aquella forma la muerte no sonaba tan mala, aquel debía ser el último de los amigos del Avatar Korra, pero en las noticias habían hablado de que había muerto hace años, demostraba todas las teorías de mentiras que mencionaban en los noticieros, pero no explicaba que hacía ahí.
    -pero yo no sé nada del Avatar, para que…-en ese momento Bolin volteó a un lado y volteó de nuevo hacia él, Burai se volteó y se escucharon pasos y en cuestión de segundo paso un guardia con paso decidido, pasaron unos segundos en los que ambos estuvieron en sielncio, debido a que no podía levantar la cabeza para ver el rostro del guarida, cuando este salió del pasillo y dejaron de escucharse sus pasos volvió a voltear la cabeza.
    -decía porque estoy aquí-
    El anciano miro hacia abajo.
    -los juegos en lo que reclutan bloqueadores de chi, reclutaron a unos veinte nuevos, y para probarlos los harán pelear uno a uno contra maestros, cada año lo mismo-
    Aquellas no eran buenas noticias iban a usarlo como conejillo de indias si de casualidad vencían todos los bloqueadores de chi en práctica todavía tendrían que luchar contra los demás que estuviesen presentes y seguramente no sería el primer grupo que saliera victorioso, Burai giró la cabeza hacia enfrente al parecer no había nadie más, lo cuál le recordó a Rin donde estaría, la identificarían ya como la nieta del Avatar, la usarían como rehén para atraer a Chen-Ho.
    Se abrieron las puertas dos soldados entraron uno de ellos saco una llave y abrió la reja, dejó pasar al otro soldados, Burai levanto la mirada para verlos, sus caras eran idénticas por un segundo creyó que estaba viendo doble, cuando estuvieron cerca del ambos se agacharon y uno de ellos dijo casi susurro.
    -ni lo pienses-
    Burai pensó que se referían a hacer algún control entonces sintió como soltaban sus esposas dejando por fin sus brazos libres cuando de pronto sintió presión en el cuello después de un horrible dolor mientras que todo se volvía oscuro otra vez, lo cual solo duro un parpadeo, mientras que volvía abrir los ojos y tanto la luz como los colores volvían mientras sentía muy pesado el cuerpo y como todo se movía, antes de darse cuenta de que lo estaban arrastrando por un piso blanco miro hacia arriba todo el pasillo estaba más o menos igual tanto el techo como las paredes, parecía más un hospital psiquiátrico, parecía que el cuerpo no le reaccionaba en lo más mínimo abrió y cerró los puños podía usarlas, pero parecía que el cerebro no le reaccionaba sin pensarlo pregunto en voz baja donde estaba Rin a lo que una voz seria y madura contesto de manera brusca.
    -a la nieta del Avatar se la llevaron a una prisión no sé dónde, tu mientras tanto servirás para otro propósito morirás pero tu muerte servirá para los nuevos reclutas tengan experiencias reales.
    Fue como si un interruptor se accionara para encender una bombilla en el cerebro de Burai, sus palabra parecían que se despertara por completo lo que acaba de decir era que lo llevarían al centro de reclutamiento para que algún recluta de los nuevos peleara con el lo primero que pensó Burai fue en zafarse pero antes de reaccionar el soldado que lo arrastraba sujetándolo del cuello de la camisa lo lanzó hacia una habitación el lanzamiento fue con tanta fuerza que voló hasta que se volteo para poder aterrizar con las manos antes de oír como cerraban una puerta con muchas fuerza, por el sonido era una puerta de seguridad, cuando el chico se reincorporo vio a al menos otros veinte maestros tal vez más hombres y mujeres de todas las edades vestidos de la misma manera estaban asustados se les veía en los ojos la habitación tenía bancas parecía la sala de espera de un hospital, solo que no había ventanas.
    Era una habitación bastante grande dentro también estaban varios soldados, y en el centro un gigantesco circulo esa debía ser el campo de batalla.
    En ese momento entraron dos soldados más seguido de otros veintitantos aspirantes, y al final otros guardias más, de los últimos guardias todos estaba armados con las pistolas de toques que tenían levantadas a apuntándoles, uno de ellos fue hasta los maestros y agarro tirándole de la mano a un niño debía tener seis años, el bloqueador de chi, enmascarado miro a los aspirantes y señalo a uno, los aspirantes no tenían máscaras.
    -tu Ken Odaiwa, si quieres unirte debes demostrar que tanta sangre fría tienes matando a este niño.
    El aspirante dudoso miro a otro de los bloqueadores uno de ellos asintió.
    -hazlo lo maestros nunca mostraron piedad con nosotros así que nosotros tampoco lo haremos mátalo-repitió enérgicamente.
    El aspirante miraba nervioso, Burai busco con la mirada sin voltear la cabeza intentando ver que alguien más hiciera algo pero, las cara de los maestros estaban asustados, los muy cobardes no darían un paso para ayudar al pobre niño, porque, era un niño no tenía la culpa de nada mientras miraba hacia abajo no podía ser no podía quedarse, así pensaba repetidamente Burai mientras miraba hacia abajo, sentía como su enojo invadía todo su cuerpo mientras apretaba sus dientes, el niño pequeño miraba con terror y lágrimas en los ojos, Burai no lo podía aceptar dio un grito que llamo la atención de todos mientras seguía mirando hacia abajo sus ojos brillaron durante un segundo, mientras alzaba la cabeza levantó las manos y dio un grito apretando las manos mientras empujaba con todas su fuerza y sin explicación la otra parte del cuarto que daba a la calle fue expulsado junto con la mayoría de los bloqueadores de chi hacia la calle, no entendí que acababa de pasar, Burai miro a los demás maestros entre ellos una mujer cuarentona de cabello riso y pelirrojo se puso de pie antes de gritar.
    -¡que esperan! Salgamos-
    Parecía que estaba hecha para ser una líder ya que todos se pusieron de pie y comenzaron a ir a la pared recién caída y saltaron a la acera de afuera solo era un piso de altura, mientras que un hombre ya más grande que la mujer agarró al pequeño niño de cinco años, Burai se arrodillo sentía como si hubiese gastado toda su energía en eso, pero fue demasiado su cuerpo no respondía, intento levantarse pero cayó al piso, sus pies no respondían, tenía que reaccionar debía irse pero como y había prisa.
    -vengan todos
    -no me puedo mover-
    Mientras hablaba sintió como unas manos los sostenían de la cadera mientras y lo medio levantaban para empezarlo a arrastras hacia la salida, una vez ahí la mujer lo agarro del otro costado y entre las dos personas saltaron fuera mientras lo arrastraban.
    -no estás muy pesado-
    Ya había anochecido aun siendo de noche el calor primaveral se sentía muy placentero, puso la planta de pie descalzo en el piso, primero el izquierdo, luego el derecho pero aun se le dificultaba caminar, pero al menos ya avanzaban más rápido , salieron de un callejón directo a la calle secundaria, ya habían perdido de vista a todos.
    Detrás de ellos se escuchó como un objeto muy sado cayó en el piso, mientras seguían avanzando por la calle mientras que Burai seguía recuperando energía avanzaba más rápido, mientras Burai volteaba hacia atrás veía como el hombre más grande que debía existir, más de dos metros de alto y pesado más de ciento veinte kilogramos traía puesto un traje grueso y gris o quizá era de color negro o verde oscuro y se acercaba hacia ellos.
    -cuidado ahí…
    Los tres saltaron hacia los lados, para evadir la embestida de aquel hombre, este se detuvo en seco casi de manera perfecta, Burai se levantó traía un paliacate en la cabeza mientras se volteaba su respiración parecía la de un toro.
    -ustedes no se van-
    Una ráfaga de fuego salió de atrás Burai volteó a ver a la otra persona que le ayudo era un chico pelirrojo de cabello cortado a rape el chico era de la misma complexión era de más o menos la misma edad que el, Burai miraba a ver aquel hombre ni se inmutaba con las llamaradas de fuego, no eran muy potentes.
    -ese es tu mejor tiro vamos- decía tranquilamente con una voz atronadora, parecía la voz que le pondría a un toro en una caricatura
    Burai no podía quedarse viendo se coló en posición movió sus brazos como si estuviera hundiendo sus manos en agua y sacándoles de nuevo para lazar rocas de concreto contra aquel hombre, pero este comenzó a golpear las rocas con sus manos, junto ambas manos e hizo que se alzara un pilar de rocas y lanzárselo, aquel hombre se cruzó de brazos mientras el pilas de tres metros de alto salía a toda velocidad hacia el lanzándolo contra el piso.
    -ahora o nunca- dijo la mujer mientras se volteaba y levantaba con las manos.
    No esperaron a que lo dijera dos veces se dieron la vuelta y corrieron por la calle hacia a la venida principal.
    -tu no hiciste nada- le reclamo el otro chico a la mujer mientras atravesaban la avenida, directo a las demás calles sin saber a dónde ir debían seguirse moviendo
    -no soy maestra niño me arrestaron porque soy del grupo de los resurgistas-
    -me da igual quien seas, ¿estás con nosotros o no?-
    -depende están dispuestos a…
    Burai no logro escuchar lo que dijo la mujer ya que en ese momento sonaron patrullas policiacas, no estaban muy lejos eso significaba que iban tras ellos, entonces todo se oscureció durante un segundo, antes de ver como un cuerpo enrome y pesado cayo justo enfrente de ellos, era aquel hombre gigante que los había atacado antes.
    -es en serio …
    Burai soltó una palabrota como era posible habían corrido bastante y se habían alejado ya mucho de la calle como los pudo alcanzar tan rápido, seguía siendo humano para empezar.
    Sentía como su respiración aceleraba a un ritmo preocupante, la aparición de este tipo le asustaba sentía como su cuerpo se paralizaba el miedo lo invadía poco a poco el otro chico, comenzó a lanzar ráfagas de fuego, aquel hombre levantaba las manos para detener las llamaradas, en sus manos traía unos gruesos guantes que debían pesar al menos unos diez kilogramos cada uno que lo protegieran del fuego.
    -niños les falta mucho para vencerme, vamos denme su mejor tiro-decía un tono de burla.
    Burai pensaba en retroceder y huir pero ese tipo los alcanzaría en tres pasos
    Se escuchó un rugido, Burai pensó que fue aquel hombre pero, otro cuerpo pesado cayo detrás del hombre y se abalanzó sobre su hombro, el hombre profirió un grito, el otro chico dejo de lanzar llamas de fuego, el hombre agarro a lo que tenía atrás y lo volcó contra el piso, hacia ellos el animal cayo de pie, era un toroligre adulto, había atacado a aquel hombre por la espalda al lanzarlo había caído un charco de sangre en el piso, estaba débil, era el momento, Burai dio un paso hacia enfrente y levanto sus brazos de nuevo y empujo hacia enfrente para sacar de nuevo un pilar de concreto que golpeo al hombre con más fuerza.
    No se quedaron a ver se dieron la vuelta y comenzaron a correr, apenas habían dado media docena de pasos cuando el toro ligre se puso ante ellos y dio un rugido antes de postrarse como si quisiera que lo montaran.
    Se miraron los tres durante un segundo y ni lo pensaron comenzaron se montaron en el mientras cabalgaban a velocidad alejándose, mientras Burai estaba hasta atrás sujetándose de la mujer, miraba con curiosidad, aquel animal sin duda alguna era de los que criaban en su casa.

    -¿Capitán ya se siente mejor?-pregunto uno de los soldados una vez que recogieron a Kameo y lo llevaron a la enfermería, pero tras una leve curación aquel hombre se puso de pie, mientras caminaba.
    -tienes lo que te pedi- dijo casi gritándole a su secretaria.
    -si señor según esto el maestro que provoco esto según lo que encontramos tiene un permiso de conducir falso se llama Owen Riulu, un nombre falso sin duda la identificación es falsa, pero investigue que se resistió a un arresto en la carretera ciento nueve al descubrir que era maestro tierra-
    -¿y eso dónde queda?-
    -Al sur los dos policías fueron calcinados dicen que fue el chico, pero los de criminal mismo no les creyeron
    -quiero ver la cinta-
    -Si señor-
    La mujer salió a toda prisa de la habitación mientras que Kameo se quedaba pensando pasaron varios minutos hasta que volvió al secretaria con la cinta de video y la inserto en la videograbadora, Kameo le pidió que se fuera y una vez que se marchó comenzó a ver el momento en que se derrumbó la pared, y fue en ese momento cuando… vio algo raro, siguió viendo el momento en cámara lenta durante varios minutos hasta que le puso pausa en una parte mientras veía al maestro tierra, vio algo interesante en su rostro no podía ser.
    avatar
    Gama
    Leyenda
    Leyenda


    43 / 10043 / 100

    Nada

    Nada
    Resistencia
    Mensajes5115 Reputación195
    Dinero29100
    Puntos Gantz0 100 Puntos22 Vida
    100 / 100100 / 100
    950 / 999950 / 999
    0 / 9990 / 999

    Traje
    75 / 10075 / 100
    0 / 3000 / 300

    Vehiculo
    0 / 1000 / 100
    0 / 5000 / 500
    0 / 9000 / 900

    Energia
    100 / 100100 / 100
    125 / 999125 / 999
    Activado Nada

    Re: Avatar la leyenda de Burai capitulo 3

    Mensaje  Gama el Mar Feb 03, 2015 3:20 pm

    Ya lo leí. Me Está gustando mucho espero El siguiente cap :) +1





    Objetivo: Sobrevivir






      Fecha y hora actual: Lun Dic 10, 2018 1:16 pm